Compartir
Publicidad
Publicidad

Red Bull llega a la madurez

Red Bull llega a la madurez
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Quizás sea una sensación o quizás haya algo de verdad. Si más allá de los resultados puros y duros analizamos la carrera, nos damos cuenta de que ayer Red Bull dio un gran salto de madurez como equipo. Tras dos años luchando en los primeros puestos, en el Gran Premio de China demostró que saben actuar sin el mal de altura que a veces afecta a los recién llegados. El año pasado lo vivimos. Su mala gestión hizo que, casi, tiraran el campeonato de pilotos.

¿Y por qué digo todo esto?. Sus dos pilotos vivieron situaciones complicadas a lo largo de la carrera y las saldaron con suficiencia. Comenzando por quién peor lo tenía, Mark Webber se tiró un cuarto de la carrera sin poder mejorar la decimoquinta posición. A pesar de ello, en Red Bull desecharon las tácticas suicidas de estas situaciones, paradas tempranas o alargar los stints al máximo, para dejar madurar la carrera.

Ver como el australiano superaba a los pilotos en las últimas vueltas, a los Schumacher, Alonso, Massa, Rosberg y Button, fueron algunos de los mejores momentos de la carrera. Su tercera posición fue su premio y con un par de vueltas más, alguna vuelta menos en el fondo del pelotón o una mejor Q1, le hubiera convertido en un serio aspirante a la victoria.

Y si lo de Mark Webber fue un carrerón, tampoco podemos olvidar que a pesar de la segunda posición puede saber a poco tras el comienzo de temporada, Sebastian Vettel salvo un buen puñado de puntos. El alemán dilapidó su pole en una mala salida. A partir de ahí le tocaba luchar contra los dos McLaren. Solventó el papelón y con ayuda incluida de un confuso Button, volvió a recuperar la posición de privilegio. Hasta ahí lo normal. Los problemas llegaron cuando fueron conscientes de que su estrategia a dos paradas no iba a ser suficiente.

Lewis Hamilton llegaba desde atrás como un tiro cuando las gomas de Vettel ya no tenían el grip suficiente para aguantar la posición. En esos momentos, Sebastian Vettel pidió un cambio de neumáticos, una acción que le hubiera mandado a la sexta posición. Su equipo era consciente de ello y le pidió que siguiera adelante. Esas peticiones que se hacen a la desesperada pero conscientes de que es lo mejor. Vettel aguantó un asalto a Hamilton, nada más. Pero pudo salvar una segunda posición que sabe casi a victoria.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos