Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué nos deparará Turquía?

¿Qué nos deparará Turquía?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Calienten los motores. El GP de Turquía ya está aquí. Se oyen las primeras voces y aparecen las primeras polémicas. Para comenzar, ayer miércoles, los pilotos de Mclaren no aparecieron en la rueda de prensa oficial de la FIA. Posiblemente una de las mejores ideas que hayan tenido desde la escudería de Woking en los últimos meses. Cincuenta periodistas, recordando, metiendo el dedo en la llaga y buscando las cosquillas de ambos pilotos no creo que sea la mejor forma de comenzar un fin de semana de carreras y mucho menos de tratar de sellar la paz o al menos cerrar filas en pos del bien común.

En estos momentos todo lo sucedido en el GP de Hungría, a pesar de que quedará en nuestra retina, en la de Alonso, en la de Hamilton y en la de Dennis, es agua pasada y de cara al mundial los puntos ya están repartidos. Es una nueva batalla en una guerra que no esta ganada por nadie. Ni Hamilton puede descuidarse, ni Alonso debe pensar que no es posible. Los pilotos de Ferrari estén distanciados en la clasificación pero un par de bueno resultados, a falta de seis carreras, te pueden colocar en el lugar perfecto para aspirar a todo. Quizás puedan pescar en el río revuelto que es Mclaren. El resto de pilotos parece que sólo pueden aspirar a algún tercer puesto furtivo, más provocado por errores y descuidos de los cuatro de arriba que por sus méritos. Aunque sacaría de este saco a los pilotos BMW. Temporada chapeau la suya aunque una victoria sería la guinda perfecta. Complicado pero no imposible.

En cuanto a escuderías, tampoco Mclaren puede descuidarse. Tras el affair húngaro las distancias fueron recortadas y nada hace presagiar que Ferrari da algo por perdido. Más bien todo lo contrario. Por detrás todo seguirá más o menos como hasta ahora. Con BMW, cómodamente posicionada en la tercera posición, Renault navegando, más que nunca, en una tierra en la que nadie quiere estar y el resto luchando por la difícil tarea de volver a casa con algún punto en el zurrón.

Sigo suspirando por que Williams saque la cabeza algún día de estos, el podium de Wurz en Montreal, aunque un regalo del cielo, me sabe a poco y Rosberg no acaba de llegar a donde dicen que promete. El material tampoco ayuda, pero no pierdo la esperanza. De Honda y Toyota, casi mejor no hablar. Temporada para olvidar para los primeros que difícilmente cambie en Turquía y para los segundos un 2007 de arena.

Massa tendrá difícil repetir victoria, pero no imposible, y tampoco creo que al líder de este año le regalen unos valiosos puntos, como los regaló Montoya hace dos. Turquía es un trazado moderno, pensando en el espectáculo, otra cosa es que lo haya. Anchura de pista considerable, escapatorias que permiten que los errores se queden en eso, meros errores, altas velocidades y varios puntos de adelantamiento, un buen cóctel para darnos un fin de semana entretenido. Esperemos que el espectáculo sea en la pista, porque el otro entretiene pero llega a cansar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos