Compartir
Publicidad

Previo 24 horas de Le Mans 2009: de cuando el prestigio no se hace, si no que se forja

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Viendo el cartel de una prueba como la que se va a celebrar el próximo fin de semana, o vídeos e imágenes como los que acompañan a este post no puedo evitar esbozar una sonrisa. Me hace recordar irremediablemente a toda competición que, o quiere tener y hacer una reputadísima historia en tiempo récord casi a cualquier precio, o bien que aun teniendo mucha historia sus dirigentes no parecen demostrar el tacto necesario como para mantener lo que tienen entre manos. Eso cuando no recurren al recurso cutre de desprestigiar a otra competición de palabra.

Este fin de semana, a la vuelta de la esquina como quien dice se celebrará la 77ª edición de las 24 Horas de Le Mans. 77 años disputándose una carrera pero ¡qué carrera! 77 años repitiendo un mismo formato, una carrera al año de 24 Horas de duración con un altísimo número de participación. Aunque eso sí, 77 años no de forma ininterrumpida. Pero desde que en 1923 se disputara la prueba sobre la que se levantaría esta leyenda, como se suele decir ya ha llovido.

El próximo fin de semana veremos otra edición de una prueba que a pesar que ha tenido sus horas bajas, sigue demostrando que es todo un referente. Sinónimo de alta tecnología, de resistencia, de aguante, de trabajo en equipo, de impredecible, de improvisación, de saber pilotar, de saber conducir, de actualidad y a la vez de tradición. Una prueba que irremediablemente ha tenido que irse adaptando a los tiempos, pero siempre luchando por mantener su más pura esencia.

Una prueba en la que todavía podríamos ver una imagen como la de ver terminar un piloto su carrera empujando su coche los últimos metros que le quedan hasta la meta. Difícil de imaginar hoy, pero podía pasar antaño, y puede pasar ahora. Una prueba la de las 24 Horas de Le Mans que siendo una única carrera al año siempre ha sido rival directa de la Formula 1. Eso no es casualidad ni capricho. Como tampoco es que podamos ver en ella tal variedad de fabricantes, algunos con tanta historia como las 24 Horas si no más.

Es una prueba que es historia en sí misma. Que siempre deja infinidad de imágenes y detalles que quedan grabados año a año. Como el que veremos este año con ese gesto del presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo dando el banderazo de salida. Un gesto que significará algo en un futuro no muy lejano. Dos larguísimas historias de competición que tras muchos años se vuelven a encontrar. O la participación de Aston Martin en la categoría máxima tras muchísimos años sin tomar parte en ella. O la posible llegada en próximas ediciones de otros viejos rockeros y algún equipo y proyecto nuevo que siempre aparece.

Una prueba por la que han pasado innumerables modelos y engendros de competición diferentes, tan admirables como temibles. Dando igual que hayan triunfado o dejado de triunfar. Todos han ido dejado su sello y recuerdo en esta prueba. Desde sus comienzos con coches de calle y GTs de la época, hasta hoy en los que vemos los GTs más avanzados de hoy en día. O unos prototipos que se atreverían a tutear los tiempos que marcaban aquellos Porsche 917K o los Grupo C de los 80 y 90 en una pista que era aún más rápida que la actual, lo que da a pensar con las brutales diferencias entre ellos lo que eran y son esas mecánicas. Una prueba que ha visto crecer y triunfar en competición a muchísimas marcas aún en activo y a otras que están en letargo o en el recuerdo.

Una prueba que trae cada año algo especial a la hora de seguir y disfrutar de esta carrera de larga duración. Una prueba en la cual el simple motivo de participar o simplemente acabar sea en la posición que sea sabe a mucho más que ganar en cualquier otra competición. Una prueba en la que igual se ve tecnología bastante más racional (dentro de lo que cabe) por lo que debe de aguantar la mecánica en sí. Por lo que significa el que corran vehículos más carenados que con ruedas al descubierto. Una prueba en la que se llegaron a ver GTs que corrían tanto como los prototipos. Una carrera que durante años y años vuelve, se espera y se recuerda.

Llega las 24 Horas de Le Mans y para mí y mucha gente no es igual ni lo mismo a otras competiciones o incluso a algún otro evento. No es una carrera más. Es la carrera, sin más. Que año tras año despierta la ilusión por lo nuevo, por los que llegan, y por los que se van. Por los que siguen y por los que ya no están. Con un escenario y ambiente que irremediablemente invitan a recordar, imaginar y rebuscar sobre imágenes y gestas pasadas para sorprendernos viendo imágenes desgastadas por el paso del tiempo con un escenario y espectáculo no tan diferente al que vivimos ahora.

Llegan con las 24 Horas de Le Mans una competición de las más puras que nos quedan en el panorama actual. Que podría ser mejorable, por supuesto. Pero una competición que todavía da pie a los imprevistos. A un fallo que puede hacer que un equipo literalmente se derrumbe o que saque lo mejor de sí mismo en las horas venideras. Lo mismo se aplica a los pilotos. Una estrella consagrada en otra competición puede ver como aquí muerde el polvo literalmente. Así como pilotos casi acabados o mediocres han sacado a relucir lo mejor de sí mismos.

Llega una competición en la que una salida de pista sin consecuencias o un pinchazo no significa que ya está perdida la lucha en un 95% de posibilidades. Incluso con resultados visiblemente peores y de mayor destrozo. Tanto con un resultado como con otro será lo mismo: sigue siendo la leyenda y realidad de una prueba de prestigio que no para de forjarse año tras año.

Un detalle de lo que muy pocas competiciones pueden presumir. Casi diría que Le Mans no lo presume, al revés, transmite más bien discreción mientras su historia sigue. Para no perder costumbre algo me dice que la edición que está a punto de empezar y las más próximas serán memorables. ¡Y espero no equivocarme! Desde las 15:00 del sábado hasta las 15:00 del domingo será un tramo horario diría que casi sagrado para mí durante ese día al año. Una carrera durante la cual en no pocas ocasiones mientras la sigo realmente me da igual quién va primero y quién va el último, y simplemente la disfruto.

Sitio Oficial | 24 Horas de Le Mans.
Vídeos | acolemans, duncan319 y Porsche911GT1

En Racingpasión | Previo 24 horas de Le Mans 2008 > Previo 24 horas de Le Mans 2009

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio