Compartir
Publicidad

Nico Hülkenberg y 2014: ¿se repite la misma historia?

Nico Hülkenberg y 2014: ¿se repite la misma historia?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No queda tan lejos aquel Gran Premio de Brasil de 2010 en el que Nico Hülkenberg sorprendió y consiguió la pole position para Williams cinco años después de la última. El equipo de Grove no estaba en sus mejores momentos, de hecho estaban en decadencia. Estrenaban motor Cosworth y habían dado asiento a un debutante que llegaba con la vitola de campeón de GP2... junto al experimentado Rubens Barrichello. Tan solo un Gran Premio después de aquella excelente clasificación en Interlagos, Hülkenberg estaba fuera de la Fórmula 1.

Pastor Maldonado llegaba con el dinero de PDVSA a la escuderia de Frank Williams. Barrichello era insustituible, por lo que Nico marchaba. Firmó con Force India como tercer piloto para 2011 y rodó algunos viernes, pero nada comparado con ser piloto titular. A ese puesto volvió en 2012 para acompañar y superar a Paul di Resta, pero el objetivo de estar en la senda de Ferrari le llevó a Sauber en este 2013 en el que el equipo suizo está pasando por difíciles problemas económicos que le obligado a subastar uno de los asientos a Sergey Sirotkin para la próxima temporada.

La temporada de Nico está siendo buena, muy buena, sobre todo después del último cambio en los neumáticos Pirelli. El monoplaza se comporta mejor que a principio de temporada, cuando se comía los neumáticos. El avance no es solo visible en el coche de Hülkenberg, si no también en el de Esteban Gutiérrez, que ha conseguido llegar a la Q3 en los dos últimos Grandes Premios.

La situación de Hülkenberg, que ha sido capaz de acabar quinto en Italia y cuarto en Corea con un coche inferior a Red Bull, Ferrari, Lotus e incluso Force India, recuerda a la que vivió en 2010. Williams necesitaba dinero en aquel momento y abrió las puertas a Maldonado para 2011; Sauber a día de hoy también y, en 2014, podría contar con Gutiérrez y Sirotkin en su alineación para así salvar su mala situación económica. Nico tendrá que buscar asiento en una parrilla en la que no sobran y en la que se necesita un respaldo de patrocinadores que no tiene.

Con Kimi Räikkönen en Ferrari y si Lotus elige a Massa, a Hülkenberg le quedarán pocas opciones más que luchar por continuar en Sauber o buscar cobijo en Force India, siempre y cuando Sutil o Di Resta se marchen. Esta es la situación a la que ha llegado la Fórmula 1. Sin dinero, a casa, o en sus mejores sueños, a otra competición...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos