Publicidad

Mike Coughlan confiesa toda la verdad

Mike Coughlan confiesa toda la verdad
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Creo que estaría muy bien dar voz al responsable de haber metido a McLaren en este histórico “fregao”. Digo yo que el ex-diseñador jefe de McLaren, Mike Coughlan, tendrá muchas cosas que contar acerca del caso de espionaje, y os aseguro que muchas de sus confesiones son de lo más interesante de todo este caso. Aquí van, pues.

Así empezó todo: "Stepney contactó conmigo por primera vez el 1 de marzo de 2007 para hablarme de su insatisfacción por la dirección que había tomado su carrera, de su frustración al ver que en la estructura de Ferrari se promocionaba más a Mario Almondo que a él. Pero no fue hasta la mitad de marzo cuando me pasó información".

Según relata el ex-diseñador jefe, los primeros e-mails entre Stepney y él sólo alertaban de dos irregularidades del Ferrari: el suelo flexible y el separador del alerón trasero. El primer e-mail que recibió Coughlan en este sentido, se lo reenvió a Martin Witmarsh, director general de McLaren, y éste le “ordenó mostrarle la información a Paddy Lowe”, director de ingeniería de la escudería británica. Cuando McLaren denunció a la FIA el fondo flexible del Ferrari, Coughlan empezó a sentir que se estaba metiendo en un lío, e incluso llegó a instalar un cortafuegos en su ordenador para no recibir más información de Stepney. Pero la primera vez que Coughlan le dijo a Stepney que no más, fue en el aeropuerto de Barcelona, el 28 de abril. Pero la curiosidad pudo con todo: "Me metí en su coche y me pasó un montón de documentos para que les echara un vistazo. Fue estúpido, pero me pudo la curiosidad y me los llevé a casa. No los miré ese fin de semana".

Coughlan también confiesa el encuentro entre él mismo y Stepney con el responsable de Honda, Nick Fry, para negociar un contrato con el equipo japonés, en horas muy bajas. Y explica el momento en el que enseñó esa información a Jonathan Neale, director administrativo de McLaren: "Al final de la conversación le mostré durante unos segundos unas cuantas imágenes del material que me había proporcionado Stepney. Reaccionó con sorpresa y me dijo que yo no debería tener esos documentos y que McLaren no tenía nada que hacer con ellos".

Pero Coughlan, nuevamente, sintió la atracción de ese dossier de 780 páginas que daba las claves del Ferrari, y reconoce que lo leyó, "pero nunca de forma detallada. No lo estudié ni lo leí completo. Poco a poco me sentí agobiado por poseer tal información, así que creí conveniente destruirla, aunque decidí guardar un disco con una copia por si Stepney quería recuperarlos".

Y aquí está la escena que me hace más gracia de la película: la mujer de Coughlan llevando los documentos a una imprenta y quemándolos posteriormente: "Mientras yo estaba en EEUU, mi esposa fue a una tienda y copió todo en dos CD".

Y cierra, cómo no, con un arrepentimiento que vamos a pensar que es sincero: "Pido perdón a Ferrari y me arrepiento del daño que he causado a McLaren y a mi mujer. Pero puedo asegurar que McLaren no se ha beneficiado ni ha usado ningún material para sus coches relacionado con este caso".

Vía | El Mundo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios