Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de Europa 2012: el sueño de una tarde de verano

Mi Gran Premio de Europa 2012: el sueño de una tarde de verano
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La sensación casi mística que se produce cuando piloto y coche se hacen uno, y cabalgan con paso firme de la mano del destino, esquivando todos los obstáculos que se interpongan entre ellos y la gloria, es algo que podemos vivir en Fórmula 1 una vez cada muchos años. Ni que decir tiene que vivir ese momento histórico con nuestro piloto como protagonista, es algo que difícilmente olvidaremos, por muchas más victorias que estén por llegar.

Sí, hoy toca poner a Fernando Alonso por las nubes. Acostumbro a ser muy comedido en mis valoraciones, pero cuando toca aplaudir a alguien por haberme hecho feliz, aunque sea durante apenas unas horas, lo hago gustosamente hasta que me sangren las manos. En los tiempos que corren, la capacidad de hacer feliz a la gente es un valor que no debe pasar por alto bajo ningún concepto.

Si nos paramos a analizar al detalle todos los factores que propiciaron la inesperada victoria de Fernando Alonso en el Valencia Street Circuit, el listado seguramente sería largo y complejo. Pero sea como fuere, en Valencia vivimos una de esas carreras que parecen seguir un guión preestablecido para que el prota de la peli acabe casándose con la guapa, dejando por el camino a ligones cachudos que la tuvieron en su mano en algún momento.

No hay que confundirse. Alonso no hubiera ganado, probablemente, si hubiera pasado la Q2 y hubiera usado sus dos juegos de blandos que Ferrari había reservado para luchar por la pole en la Q3. Alonso no hubiera ganado, probablemente, si Vergne no se tira contra Kovalainen para provocar la aparición del Safety Car. Alonso no hubiera ganado, seguramente, si no hubiera montado los dos juegos de blandas en los dos primeros stints de la carrera, permitiéndole montar con el Safety Car las medias hasta el final. Alonso no hubiera ganado, seguramente, si Grosjean y Vettel no hubieran abandonado por problemas en el alternador. Alonso no hubiera ganado, probablemente, si Raikkonen hubiera adelantado antes a Hamilton en el tramo final de carrera. Pero la clave determinante y fundamental en esta carrera: Alonso no hubiera ganado si no hubiera salido a ganar desde que se apagaron los semáforos. No recuerdo un Fernando Alonso tan agresivo como el del domingo pasado, considerando que es un campeonato en el que su especialidad, minimizar riesgos, será fundamental. Pero el pasado 24 de junio era el día que la historia de este deporte tenía reservado para Alonso, y si una cosa tiene el asturiano, es que nunca deja escapar una oportunidad.

Fernando Alonso adelanta a Romain Grosjean

Fernando Alonso protagonizó adelantamientos al límite como si fuera consciente de que estaba escribiendo la historia en cada metro que apuraba la frenada, en cada palmo que luchaba una posición por el exterior, en cada milímetro que le separaba de tener un toque y abandonar. Vale que los astros se alinearon para facilitarle la victoria final, pero que nadie dude que Alonso puso todo lo que estaba en su mano, y un poquito más, para estar en el lugar adecuado cuando el destino lo requirió. Tengo la suerte de haber seguido al detalle la carrera de Alonso desde la Euro Open Movistar del 1999, su debut en monoplazas, y me atrevo a decir que habiendo visto todas sus carreras, y las que me quedan por ver, el pasado domingo vi la actuación más emotiva de Alonso en un monoplaza de toda su carrera pasada y futura. Ojalá me equivoque, pero me temo que esta será para siempre su carrera más recordada, por multitud de cosas tangibles, y otras tantas intangibles, y no por ello de menor importancia.

Cabe recordar que el Valencia Street Circuit es un circuito en el que una vez dada la salida, solo había que estar atento a la posible entrada de un Safety Car por si la cosa se ponía algo interesante. Pero este año la carrera fue realmente bonita, con multitud de adelantamientos y lucha en pista. El DRS aportó ese punto justo que equilibra el debate entre defensores y detractores del sistema: generaba la posibilidad de llegar en paralelo a la frenada tras su activación, pero el que quisiera adelantar tenía que jugársela a tope en la misma. Vimos adelantamientos con y sin DRS, y me atrevería a decir que todos ellos fueron preciosos. En serio: no recuerdo un adelantamiento “feo” o “artificial” de la carrera del domingo. Eso, sin duda, se lo debemos a la tremenda igualdad de esta temporada 2012. Y para muestra un botón: Mark Webber, que acabó 4º a las puertas del podium, había sido adelantado en una fase previa de carrera por un ¡¡¡Caterham!!! ¿No es eso genial?

Romain Grosjean

En otro orden de cosas, es tremendamente sospechoso que tanto Vettel como Grosjean abandonaran por problemas con el alternador, según ha confirmado Renault, en momentos muy similares de carrera, justo tras el periodo de Safety Car. Se viene comentando que el motor Renault podría disponer de algún sistema para seguir soplando en retención, y en esta situación de calor extrema y periodo de Safety Car, durante el que la refrigeración es lógicamente muy inferior, se han dado dos abandonos similares. Habrá que estar muy atentos a las conclusiones que se extraigan una vez analizados los problemas al detalle, porque pueden ser indicativas. Además, que nadie pierda de vista que Red Bull parece haber encontrado algo que les da un ritmo estratosférico a una vuelta y en momentos puntuales de la carrera, como sucedía en 2011. Si se confirma este paso adelante en el rendimiento del RB8, el rival de Alonso para el título será Sebastian Vettel sin duda alguna. Una mejora de medio segundo de un GP a otro no está al alcance de casi nadie.

La victoria de Lotus sigue resistiéndose, y aquí volvió a estar muy cerquita. Creo que la tuvo Romain Grosjean si no llega a abandonar. El ritmo del Lotus al final de carrera hubiera sido presumiblemente mejor que el del Ferrari de Alonso si tenemos en cuenta lo visto, por ejemplo, en Canadá. De hecho, el impresionante y magistral adelantamiento de Alonso a Grosjean en la resalida se tornó en más determinante de lo que pareció en un primer momento, por dos motivos. El primero, que probablemente Grosjean se hubiera escapado de Alonso de haber estado delante suyo; y el segundo, que Alonso pudo rodar en aire limpio esas primeras vueltas después de que se marchara el Safety Car. Quién sabe si 3 o 4 vueltas detrás de Grosejan en esa fase le hubieran supuesto sufrir una caída definitiva de sus gomas al final de carrera. Volviendo a Lotus, también la pudo tener Kimi Raikkonen, pero le faltó la determinación que sí demostró Alonso para adelantar a Lewis Hamilton a tiempo, y en esa fase no solo permitió que Alonso se mantuviera a una distancia cómoda, sino que acabó de trotar sus gomas a la estela de un Hamilton sin ritmo. De todos modos, llegará, que nadie lo dude.

No me gustaría cerrar este análisis sin comentar las buenas sensaciones de Force India en carrera. En Canadá Paul Di Resta se dejó ver un rato, pero desapareció inexplicablemente, pero aquí en Valencia, los dos monoplazas cogieron puntos, algo que el equipo necesitaba urgentemente. También fue todo un placer volver a ver a Michael Schumacher de nuevo en el podium. Sin haber bordado todavía un GP completo, va dejando pildorazos en pequeñas dosis. Si es capaz de unirlos todos algún fin de semana, ¿por qué no podríamos tener su segunda 1ª victoria? Jenson Button acabó más contento que en carreras anteriores, pero sin dejarse ver en los puestos que se le supone con un McLaren. Hamilton, pese a tener evidentes problemas de ritmo, estaba firmando una carrera decente minimizando daños hasta que llegó Maldonado. Para mí, el accidente es claramente culpa del venezolano, pero tal y como estaban las gomas de Lewis a esas alturas, no le veo sentido a defender con tanta dureza esa posición en un cuerpo a cuerpo que solo podía traerle problemas, como acabó pasando.

Sé que me dejo nuevamente infinidad de cosas, pero las importantes espero haberlas sabido transmitir con toda la emoción que las recibí. Eso es lo que verdaderamente importa de esta carrera: lo que quedará escrito sobre ella en algún rinconcito de nuestro interior. Nos leemos por aquí después de Silverstone, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Foto portada (sin frase) y adelantamiento Alonso-Grosjean | Galería “Apoteósico Alonso”, de El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos