Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de Canadá 2012: decisión atrevida, reacción inexistente

Mi Gran Premio de Canadá 2012: decisión atrevida, reacción inexistente
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué tendrá el circuito Gilles Villeneuve de Montreal, que cada una de las carreras que se disputan sobre su asfalto se transforman en un tesoro para las videotecas? Nuevamente, tuvimos una carrera estratégica realmente bonita e interesante, culminada con la victoria del que faltaba: Lewis Hamilton. Ya han ganado 7 pilotos distintos en 7 carreras, y se sigue esperando la victoria de Lotus, o incluso Sauber; que visto lo visto en Canadá, ¿quién pondría la mano en el fuego a que no llegará en el Valencia Street Circuit?

Aunque, como viene siendo habitual esta temporada, pasaron muchísimas cosas en las que podría entretenerme en mi particular análisis del Gran Premio de Canadá, en esta ocasión no puedo resistirme a poner nuevamente el foco en la ya sobradamente discutida estrategia de Ferrari. Esta vez la Scuderia se atrevió a hacer lo que no hicieron en Mónaco (mantener a Alonso en pista), y el resultado final fue decepcionante. Pero, ¿fue realmente una estrategia equivocada? Sí y no. Vamos a analizarlo al detalle.

Desde una óptica puramente resultadista, es más que evidente que la estrategia en su conjunto no fue acertada, pues de estar luchando por la victoria con Hamilton, Alonso finalizó agonizando para mantener la quinta posición final ante un Nico Rosberg que pasó bajo la bandera de cuadros a tan sólo 4 décimas del monoplaza del asturiano. Pero, personalmente, no soy de quedarme únicamente con el resultado final, pues hay que entender qué nos llevó hacia él para no repetir errores. Diseccionando la estrategia de Ferrari con Alonso, y evitando ser quinielista del lunes, creo que la decisión inicial de mantener a Alonso en pista pudo no ser un error, aunque una vez apareció la temida degradación en las castigadas gomas blandas de Alonso, la falta de reacción fue lo que sentenció la carrera del piloto español.

Cabe decir, a todo esto, que Ferrari clavó la estrategia de Alonso en su primer, y al final único, pit stop. Ferrari aguantó al asturiano en pista hasta que Lewis Hamilton marcó un primer parcial interesante. El resultado: adelantamiento en boxes a Vettel y Hamilton. Soberbio. Cuando paró Hamilton por segunda vez, Alonso también estaba marcando mejores parciales que Lewis en la vuelta de salida del de McLaren (que además había perdido unos valiosos segundos en su parada). Ferrari hizo bien en mantenerlo en pista una vuelta más. Pero Hamilton ya tenía las gomas a punto, y Fernando no paraba. En ese punto no tengo claro si la estrategia ya era intentar aguantar hasta el final buscando la victoria, como parece ser que explica Ferrari, o marcar a Vettel al más puro estilo Abu Dhabi 2010.

Fernando Alonso y Sebastian Vettel

Fijaros que una misma ejecución de estrategia, mantener en pista a Alonso, puede interpretarse como agresiva o conservadora en función del objetivo que hubiera detrás de la misma. Sin entrar a valorar el objetivo de la decisión, a partir de ese punto Ferrari peca de conservadora una vez queda claro que la victoria no es posible, e incluso se olvida de marcar a Vettel cuando éste sí hace su segunda parada. Supongo que Ferrari pensaría que era imposible que en las 7 vueltas que quedaban, Vettel le recuperara unos 17 segundos, y Pérez otros tantos, pero viendo los tiempos por vuelta a esas alturas, y sabiendo que en Canadá, con el DRS alcanzar es pasar, fue sin duda un fallo de bulto.

Pero hay algo que desde mi punto de vista agrava aún más esa falta de reacción de Ferrari: tenían a Massa en pista con unas gomas blandas con 7 vueltas más que las de Alonso, ya que había parado en la vuelta 12, por la 19 Alonso. Y esta vez, Massa sí era una buena referencia, ya que trompo aparte, estuvo rodando en unos muy buenos tiempos. Cogiendo a Massa como conejillo de indias, se puede decir que empiezan sus problemas con las gomas en la vuelta 54, en la que marca un 1.18.995, para ir subiendo hasta 1.20.1 en la 57. En la vuelta 58, Massa hace su parada para quitarse de encima ese juego de blandas que le había durado 46 vueltas, manifestando degradación evidente en las 4 últimas. Puedes pensar que Alonso ha rodado en aire más limpio que Massa (que tampoco, ya que Massa hace casi todo su segundo stint a 2-3 segundos de Grosejan, aunque es cierto que en las primeras vueltas del mismo tuvo que adelantar hasta a 4 coches), o incluso que Alonso cuida mejor las gomas que Massa, pero por si las moscas, hay que estar alerta con las gomas de Alonso a partir de la vuelta 61 (que será la vuelta 42 desde su parada, la misma en la que Massa empezó a acusar la degradación sin vuelta atrás).

Hay una lectura incluso más agresiva y atrevida de lo que sucede en esa vuelta 58. En el momento en el que Massa tiene que entrar por degradación de sus blandas, Ferrari podría haber entendido que Alonso vería replicado el problema en las suyas, y podrían haber decidido meter ya a Alonso para que la sangría de tiempos no fuera mayor más adelante. En ese momento, la plaza con Grosejan estaba ya perdida por poco (unos 2 segundos), e incluso Alonso con gomas nuevas podría haber apretado al francés que llevaba unas gomas con 37 vueltas ya a sus espaldas. En esa vuelta, Pérez no era rival para Alonso, ya que aunque venía rápido, se hubiera quedado unos 10 segundo por detrás del asturiano. Pero Vettel seguía en pista, y supongo que en ese punto ya no pensaban en cederle una posición. Aunque si hubiera parado Alonso, viendo los tiempos de los que habían parado antes, Vettel hubiera parado inmediatamente casi con toda seguridad.

Romain Grosjean

Antes de lo esperado, en la vuelta 57 (recordad que hablábamos de la 61), Fernando Alonso empieza a marcar cronos más lentos progresivamente de manera preocupante, rodando ya en 1:19 en la vuelta 62. En esas vueltas que Alonso empieza a sufrir, Felipe Massa con las gomas frescas está rodando en 1:17 bajos, igualando los cronos de Pérez. Son 2 segundos por vuelta más rápido, que previsiblemente irían en aumento a medida que la degradación de las gomas de Alonso fuera irremediablemente a más. Si Alonso hubiera parado, tirando ya muy largo, en la vuelta 63, todavía hubiera salido por delante de Sergio Pérez. Alonso no paró, pero Vettel sí se mete a boxes en la 63. En Red Bull ven claro que rodando entre 2 y 3 segundos por vuelta más rápido que Alonso, en 5 o 6 vueltas compensan los poco más de 15 segundos que se pierden en Montreal por hacer una parada (entrar a boxes te ahorra la última chicane del circuito y la primera). Ferrari tampoco reacciona a esta parada de Vettel, y el resultado es de sobras conocido. En general, creo que Ferrari no tiene muy claro a qué está jugando una vez ven que ganar con una parada no va a ser posible. Empiezan jugando a ganar, pero luego no tienen claro si se defienden de Vettel, siguen en pista a lo que salga, o qué. Faltó reacción. Faltaron ideas claras. Faltó convicción.

La parte positiva de todo esto, es que Ferrari ha hecho un master de degradación de neumáticos en Canadá. Este error no les volverá a ocurrir, espero. Y aún mejor: ha quedado claro que el F2012 ya es un coche competitivo. En un circuito donde velocidad punta, tracción y estabilidad en frenada son elementos fundamentales para ser competitivos, Ferrari ha demostrado que los que hasta ahora eran sus puntos flacos han quedado superados. Con este coche, Alonso sí puede disputar el título, y eso es lo que tenemos que llevarnos de Canadá.

Aunque hay que tener claro que tampoco vale decir que la estrategia correcta era la de 2 paradas y la de 1 era mala. Pienso que había que intentarlo. Grosjean y Pérez hicieron una estrategia a una parada y ¡vaya si les funcionó! El piloto francés, que por fin lo bordó con un resultado, aguantó con tiempos muy competitivos las 49 vueltas que rodó con las blandas. Y qué decir del carrerón que se marcó Sergio Pérez, que incluso vio frenado su ritmo por Kimi Raikkonen en una fase de su largo primer stint (41 vueltas con las blandas). Es más que evidente que el gran pecado de Ferrari fue no reaccionar a tiempo. Vaya, o reaccionar sin el atrevimiento con el que se tomó la decisión de ir a ganar.

Sin tiempo para mucho más, nos leemos por aquí después de Valencia, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos