Compartir
Publicidad
Publicidad

Martini: sinónimo de competición

Martini: sinónimo de competición
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A partir de hoy mismo, se podrá disfrutar en el madrileño parque del Retiro la exposición de Martini Racing. Un pequeño repaso a la historia de esta marca tan asociada al mundo del motor. A lo largo de la historia del automovilismo de competición, algunas marcas han sido sinónimo de competición. Marcas que se han convertido en mecenas de un mundo que no se caracteriza por sus bajos costes.

En este grupo de marcas podríamos situar a la petrolera Gulf sobre todo en Le Mans, a la tabacalera Marlboro con su amor hacia la F1 y más actualmente a la encargada de darnos alas, Red Bull. La marca austriaca patrocina todo aquello que pueda ir muy rápido. F1, rallyes, Dakar, Nascar, DTM, WTCC... Pero quizás la marca más emblemática de la historia, para gustos los colores, pueda ser Martini.

El vermú italiano ha estado asociado, entre otros, al mundo de la Fórmula 1, al Mundial de Rallyes, a la resistencia y al DTM. Categorías en las que se ha encargado de patrocinar a los equipos más punteros que se encargaban de unir su nombre al nombre de los ilustres vencedores. He aquí un repaso a la historia de la marca mediante los coches que han lucido sus colores y su logotipo a lo largo de los tiempos.

En el mundo de los rallyes Martini es sinónimo de Lancia. El Delta HF Integrale, el 037 y el efímero Delta S4 no se entienden sin el azul y rojo de Martini. Más cercanos en el tiempo, a comienzas del siglo XXI la marca se asoció a Ford y la pudimos ver en los WRC de Carlos Sainz y Colin McRae.

En el mundo de la resitencia el abanico se amplia. El Porsche 917K, aunque este sea más conocido por su decoración Gulf, vistió sus colores. Al igual que lo hicieron sus hermanos pequeños, el 935, el 911 SC, el 908 o el 936, con el que Jackie Ickx venció en las míticas 24 horas de Le Mans de 1976. Aunque como no, en estas competiciones Lancia también lució sus colores. El Lancia Beta Montecarlo, el LC1 y el LC2 son los mejores ejemplos aunque no sean recordados por sus victorias.

En la F1, Martini se unió al nombre de Brabham. Mientras que el BT44 mantuvo los colores que todos conocemoes, el BT46B de la era turbo, cambió el blanco característico en el fondo por el rojo. Al igual que lo hicieron los exóticos Tecno de comienzos de los 70. Colores que también pudieron verse en el Alfa 155 GTA del DTM. En la actualidad, el logo de la marca puede verse en la "nariz" del Ferrari F2008. Quizás una posición que para nada hace justicia a la historia de la marca en el mundo de la competición. El dinero manda.

En Racingpasión | Martini Legends Vía | 8000vueltas.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos