Publicidad

Macau, última parada del WTCC

Macau, última parada del WTCC
Sin comentarios

Si existiera la justicia divina el título de este año hubiera sido, directamente, para Yvan Muller. La forma tan amarga de perderlo el pasado año fue hasta cierto punto cruel. El francés y Andy Priaulx llegaron empatados al frente de la clasificación a la prueba asiática. En la primera de las carreras Muller dominaba y Priaulx sólo era noveno. El título parecía decidido hasta que la bomba de gasoil del SEAT León TDI decidió dejar de funcionar. Abandono de Muller, un punto para Priaulx y pole para él en la segunda de las carreras. Carrera sin demasiada historia. El británico dominó y refrendó su tercer título mundial consecutivo.

Pero este año las cosas son muy distintas. Los catorce puntos de ventaja de Muller sobre su compañero Tarquini se antojan como más que suficientes como para que este año no se le escape el título, ni siquiera con percances. Además la igualdad en los lastres de todos los máximos favoritos, tanto al título como a la victoria en cada una de las carreras, hace que todo se iguale y de un poco más de ventaja al francés. Pero si hacemos caso al estado de forma de unos y otros los números hablan por si solos. En las últimas citas la ventaja no ha hecho más que incrementarse poco a poco gracias a la regularidad de Muller.

Aunque no podemos olvidar las características especiales del trazado de Macau. Un circuito que reúne a partes iguales zonas de alta velocidad intercaladas con ángulos y una zona especialmente revirada y ratonera. Un circuito que sin lugar a dudas puede hacer sombra al mismísimo Mónaco. Si lo anterior no es suficiente hemos de sumarle la primera curva, Hotel Lisboa. Un embudo en ángulo recto, que recuerda la mítica primera curva del trazado urbano de Alcañiz, en donde muchos tratan de entrar a la vez y pocos suelen salir indemnes. Las montoneras en la salida son habituales por lo que sería una pena que los candidatos al título se dejaran allí todas sus esperanzas.

Por detrás la lucha estará centrada por ver quien se alza con el tercer puesto en el campeonato. Robert Huff, Rickard Rydell y Andy Priaulx se encuentran en un abanico de seis puntos por lo que el triplete SEAT en el campeonato está, en este caso, algo más complicado. La irregularidad de estos tres espadas puede depararnos casi cualquier cosa.

En cuanto al resto de títulos. El de marcas fue a parar a SEAT en la pasada cita de Okayama. Primer éxito de la marca española tras varios años poniendo toda la carne en el asador para conseguirlo. La importancia de tener una plantilla de pilotos de reconocida valía (incluso con la aportación de Tiago Monteiro) ha quedado demostrada.

Por último, el Trofeo de Independientes se decidió antes de tiempo con la renuncia, en protesta por su sanción, de Stefano D'Aste a participar en la prueba de Macau. Título para un español llamado a cotas mayores en este campeonato, Sergio Hernández.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios