Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo que le faltó a Massa para ser campeón en 2007 fue...suerte

Lo que le faltó a Massa para ser campeón en 2007 fue...suerte
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Si echamos la vista atrás, y cogemos diarios deportivos de la pretemporada pasada, no deberíamos extrañarnos en absoluto de ver como eran muchos los que apuntaban a Felipe Massa como el máximo candidato a proclamarse Campeón del Mundo en 2007. Su maduración al lado de Schumi, su conocimiento de Ferrari, su conexión con la familia Todt... Todos los elementos estaban dispuestos para que Kimi no pudiera superarlo.

Un año después, el campeón es Kimi, aunque Massa cree haber detectado el motivo de su derrota. El brasileño piensa que su “única debilidad” en la temporada pasada fue que tuvo “menos suerte” que el finlandés Kimi Raikkonen. Tampoco duda en afirmar que espera que sus compatriotas entiendan “que hubiera sido campeón del mundo el año pasado si mi coche hubiera sido más fiable". Mucho cuidado, que ni mucho menos voy a lanzarme a la yugular de Felipe por estas palabras. No le falta algo de razón. Siempre he considerado a Massa un piloto rapidísimo cuando todo está en sus sitio. Pero cuando algo se desajusta, la cabeza del brasileño le juega malas pasadas.

Estoy seguro que el año pasado Massa llegó a Melbourne con mentalidad de campeón. Pero su coche se rompió en la Q1, arruinando las opciones de Felipe. Sin esa desafortunada avería, Massa hubiera conseguido la pole y hubiera ganado el Gran Premio, y su cabeza en Sepang hubiera seguido programada para la victoria, y no para cometer absurdos errores en su lucha con Hamilton. El chip de Massa cambió demasiado pronto esta temporada, y eso puede achacarlo a la suerte. Pero vaya, los campeones son esos pilotos que saben sobreponerse a todo. Y Massa, de momento, no ha aprendido a hacerlo.

Vía | Marca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos