Compartir
Publicidad
Publicidad

Lewis Hamilton se comió el rojo

Lewis Hamilton se comió el rojo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

¡Madre mía la que ha montado Lewis Hamilton en Canadá! Seguramente sea uno de los semáforos más decisivos del calendario de la Fórmula 1, y seguramente por eso Kimi Raikkonen y Robert Kubica se tenían bien aprendida la lección, pero parece que Lewis Hamilton ya no se acordaba de lo que pasó aquí mismo el año pasado.

Todo empezó en una entrada masiva a boxes del grupo de pilotos que se estaban jugando la victoria. Aunque el orden de entrada fue Hamilton-Kubica-Raikkonen, los más ágiles en la parada fueron los mecánicos de BMW y Ferrari, y eso hizo que Kubica y Raikkonen salieran en paralelo por el carril de boxes, hasta pararse ante el semáforo en rojo que indicaba que el pelotón todavía estaba pasando por la recta. Pero, por desgracia para Kimi, serían los únicos en darse cuenta del semáforo.

Un Lewis Hamilton pasadísimo, nervioso por verse superado por dos pilotos en una carrera que tenía muy bien encarada, vio el semáforo en rojo "demasiado tarde", y se tragó el Ferrari de Kimi sin tiempo para nada. El resto ya es historia: Kimi señalándole el semáforo como si fuera un guardia urbano a punto de ponerle una multa, Hamilton apartando las cámaras que lo perseguían en su box, y un escueto "lo siento por Kimi si he fastidiado su carrera, pero estas cosas pasan".

A la postre, este incidente ha sido clave para la primera victoria de Robert Kubica, y para qué engañarnos: llevaba tiempo mereciéndosela, y por lo tanto, ya está bien.

Declaraciones Hamilton | Autosport

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos