Lewis Hamilton, pole o nada

Lewis Hamilton, pole o nada
Sin comentarios

El piloto británico de McLaren tampoco ha aprovechado esta vez la ocasión de callar las bocas de todos aquellos que lo descartan automáticamente de la victoria siempre que no salga desde la pole position. Los números son aplastantes: de sus 5 victorias, en las 5 partió desde la primera plaza de la parrilla de salida. Así pues, sigue la maldición de Hamilton, que sin pole, no logra ganar una carrera.

De todas formas, creo que hoy tampoco hubiera ganado ni saliendo desde la pole, porque el ritmo mostrado por los Ferrari ha sido sencillamente estratosférico, y me atrevería a decir que incluso en este Gran Premio, BMW ha estado por encima de McLaren en tiempos por vuelta, siendo Kubica el único capaz de acercarse mínimamente a los cronos que vuelta tras vuelta iban marcando los bólidos rojos. Así pues, Hamilton cierra un fin de semana en el que Kovalainen ya le ha superado en clasificación y carrera por primera vez. La salida de Hamilton hacía pensar que el piloto británico sería capaz de llegar al podium rápidamente, ya que escaló desde la 9ª posición de la parrilla hasta la 5ª en un plis, y apretando al Red Bull de Webber en las primeras vueltas, pero Lewis no fue capaz de quitarse al australiano de delante en el tramo inicial de la carrera, y eso condenó la remontada del británico. Hamilton veía como los tiempos de Webber eran a menudo más rápidos que los suyos, y además era consciente que Jarno Trulli venía por detrás con el Toyota rodando por instantes también más rápido que su MP4-23. Parecía claro que el británico iría más largo que sus dos vecinos de carrera, y así fue.

Pero una desastrosa primera parada en boxes, en la que tendría que haberse quitado de encima a Webber para rodar con pista libre, le condenaron a salir no sólo con Webber en sus morros, sino también con Trulli por delante del de Red Bull. Hamilton se quedó casi todo el segundo stint enganchado nuevamente a la estela de Webber sin poder adelantarlo, mientras Trulli ponía tierra de por medio, y se garantizaba salir en la segunda parada por delante de Lewis.

Ganarle la plaza a Webber tampoco iba a ser un problema, pero tendría que vigilar muy de cerca a Heidfeld, que se le había enganchado rápidamente detrás en ese segundo stint. Unas últimas vueltas sin Webber delante, que ya había entrado en boxes para su segunda parada, bastaron para abrir el hueco necesario con el BMW de Heidfeld para conservar su 5ª plaza final, e incluso le permitieron apretar en el tramo final a Jarno Trulli demostrando que su ritmo era mucho más rápido (marcaba continuamete 1:36 bajos y 1:35 altos) del que podía haber puesto en práctica en su complicada carrera en Sepang.

Nuevamente, Lewis Hamilton no se ha desenvuelto demasiado bien entre el tráfico, pese a demostrar que era de los más rápidos sobre el trazado malayo. La asignatura pendiente de Lewis sigue siendo ganar sin marcar la pole.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio