Compartir
Publicidad
Publicidad

Lewis Hamilton pidió disculpas a Charlie Whiting

Lewis Hamilton pidió disculpas a Charlie Whiting
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mentira tiene las patas muy cortas. Y que McLaren se ha estrellado intentando colársela a un viejo zorro como es Charlie Whiting es un hecho. Para colmo con manipulación incluída de su ojito derecho Lewis Hamilton muy implicado con la escudería británica por el apoyo que ha recibido de ella desde sus comienzos en la competición, lógico por otra parte. Tengo sentimientos encontrados: por un lado pienso que bajo conocimiento, la mentira es también del último que participa en ella. Pero amigo, si en ello depende mucho tu sueño o sustento, y en un momento dado el principal responsable es otro, la tentación de utilizarla es muy fuerte. ¿Cuántas veces pasa ésto en la calle?

En Sepang, consciente del patinazo que ha pegado McLaren, con su piadoso consentimiento (pues la conversación por radio le contradice, y para bien), Lewis Hamilton pidió disculpas a Charlie Whiting en privado. Pienso que es muy probable que fueran disculpas sinceras, pero ahora es Whiting el que sospecha que no es más que otro movimiento con hilos movidos desde Woking. No es para menos, han dado razones suficientes para no creerse de ellos ni media palabra. ¿Estará empezando a pagar Lewis Hamilton el haber sido tan mal adoctrinado para la F1 por McLaren y sus mentores?

“El domingo (en Melbourne) me sentí muy incómodo con la conducta de Lewis. Estaba claro que estaba mintiendo. Luego, el jueves (en Sepang) estaba haciendo lo que le dijeran que debía hacer. Diría que el hecho de que en Sepang me pidiese disculpas lo resume todo. Vino y me pidió que hablásemos en privado. Me dijo que quería disculparse por todo lo que había hecho y que no volvería a hacer… ese tipo de cosas”.

Con lo de Australia, lo veo así: Lewis Hamilton accedió a una mentirijilla piadosa en favor de su equipo, aconsejado por el mismo justo en cuanto se bajó del coche. Y siendo piadosa o no, ahora el responsable principal es McLaren, pero a Lewis le ha perjudicado más que otros acontecimientos anteriores. Probablemente, por la experiencia que le han aportado, pensaría que no tendría represalias importantes en caso de salir la jugarreta mal. Pero ahora las tiene.

El británico no es santo de mi devoción, bajo mi punto de vista fue endiosado y coronado antes de tiempo, con favor y beneplácito de Bernard Ecclestone y la FIA. Nadie se preocupó de dar un tirón de orejas cuando tocaba (a él, al equipo y hasta la propia FIA y organización a sí misma) para dejar bien claros puntos de la competición que por lo visto, o no los conoce o se los han tratado con mucha ambigüedad e indiferencia.

Si a Hamilton le han mal-enseñado que así son las cosas, ¿dónde están esos responsables? Porque lo que ahora nadie puede evitar es que aunque quiera el británico rectificar su conducta, ya está pagando por ello. Ahora si tiene que rodar más de una cabeza por el asunto, la de Lewis Hamilton puede ser una, la de un buen piloto (manos tiene).

Y de mientras, para eludir verdaderas responsabilidades con la excusa de protegerlo, valen prácticas de lo más rastreras. Hasta usar el color de piel de un piloto sirve para escurrir el bulto. ¿Seguirán los responsables que consintieron según qué actos del binomio McLaren-Hamilton mirando a otro lado y poniendo fantasmas como escudos? Mucho me temo que sí.

Vía | GPUpdate

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos