Publicidad

Las salidas son el punto débil de Mercedes

Las salidas son el punto débil de Mercedes
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

La perfección no existe. Todo el mundo, al final, tiene ese talón de Aquiles sobre el que sus rivales pueden concentrar todos sus esfuerzos para asestar el ataque definitivo. Y en el caso de Mercedes, está quedando bastante claro desde hace unos Grandes Premios que su punto débil son claramente las salidas.

Mucho se comentaron los problemas que estaba encontrando especialmente Lewis Hamilton con el nuevo embrague introducido en el Gran Premio de España. Desde entonces, sus salidas empezaron a ser notablemente malas, perdiendo la posición con Nico Rosberg en varias de ellas. En ese tramo de la temporada vivimos el resurgir de Nico, con 3 victorias en 4 carreras.

Pero llegaron embragues nuevos en Silverstone para solucionar los problemas en las salidas, y casi se puede decir que la cosa ha ido a peor. En el Gran Premio de Reino Unido vimos como al apagarse el semáforo los dos Williams se colaban en el liderato de la carrera, mientras que en el último Gran Premio de Hungría fueron los Ferrari los encargados de dejar en evidencia a los Mercedes en el momento de la salida.

Toto Wolff dice que el problema es inadmisible

Mercedes Gp Hungria F1 2015

Es cierto que Ferrari estrenaba en Hungría la última versión de software de salida que funcionó a las mil maravillas, pero más allá de eso, la evidencia de las desastrosas salidas de Mercedes ya ha hecho estallar al mismísimo Toto Wolff, que ha tildado la situación de "inadmisible", aunque sin saber identificar con claridad el problema: "Son varios factores. Es muy difícil calibrarlo adecuadamente".

El problema añadido, además, es que parece que Mercedes sufre especialmente en las carreras en las que hay un cambio repentino de guión, y verse en una posición de bloqueo sin poder marcar el ritmo que les proporciona ese coche en aire limpio es una muy evidente. Hasta la fecha, los errores de Mercedes han venido casi todos en esas circunstancias, y el de las salidas es un punto que deben resolver cuanto antes si quieren minimizar los sustos.

O quizás ni haga falta, porque a partir del próximo Gran Premio, el de Bélgica en Spa-Francorchamps, estarán prohibidos los sistemas automáticos de salida, dando más protagonismo a los pilotos. La duda será ver si eso mejora o empeora la situación en Mercedes. La respuesta, en tres semanas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios