La Fórmula 1, ¿aburrida?

La Fórmula 1, ¿aburrida?
Sin comentarios

Casi recién aterrizado de Mónaco, y tras haber vivido un fin de semana de carreras muy completo, me disponía a contrastar cuáles eran las opiniones acerca de la carrera de este fin de semana. Venía totalmente desconectado de lo que se decía o dejaba de decir en España acerca de lo que para mí fue un carrerón de Fórmula 1, pero me sorprendí bastante cuando una de las palabras más repetidas en comentarios y noticias era “aburrida”.

No sé exactamente qué necesitamos para considerar una carrera de Fórmula 1 divertida o interesante. ¿Más adelantamientos? Hombre, pues estaría muy bien, no lo niego. Pero la Fórmula 1 no sólo son adelantamientos. El que pretenda ver una carrera con multitud de adelantamientos se está equivocando de categoría. Que no vea Fórmula 1. Mejor que siga con atención la GP2, el Mundial de Turismos, cualquier copa monomarca... pero que no critique las carreras de Fórmula 1 porque no le ofrecen lo que busca. El problema no está en las carreras de Fórmula 1. El problema está en que busca cosas dónde no las hay. A menudo uso el símil con otros deportes tan bien considerados como el fútbol. Sinceramente, que en partidos de 90 minutos se vean habitualmente 1 o 2 goles, ¿no resulta aburrido? Los goles son al fútbol lo que los adelantamientos a la Fórmula 1. El verdadero aficionado al fútbol disfruta con muchas cosas en un partido: las tácticas, las defensas, los regates... Pero si no hay goles no disfruta menos. Evidentemente, prefieres ver un partido con 5 goles que un 0-0, pero que un partido sea aburrido o no lo determinan muchos factores. Y la Fórmula 1 es lo mismo. Poder disfrutar de 22 monoplazas rodando al límite por un circuito, luchando contra el crono, contra ellos mismos, contra un piloto que, aunque esté a más de 10 segundos de ventaja, puede ser un rival directo en esa carrera debido a las estrategias, y un largo etcétera, para mí es más que suficiente. Si además podemos disfrutar de luchas más directas y adelantamientos pues mejor que mejor.

No nos equivoquemos, parte de la magia y de la magnitud histórica de los adelantamientos en la Fórmula 1 radica esencialmente en la poca frecuencia de los mismos. Volvamos a los goles. Un gol en un partido de handbol no es lo mismo que uno en un partido del fútbol. En el handbol los jugadores al marcar no hacen piñas, ni se vuelven locos, ni se están casi 1 minuto celebrándolo. El motivo es sencillo: en un partido de handbol se pueden ver más de 30 goles, en uno de fútbol rara vez más de 3 o 4. Yo me quedo con el “caviar”, el tener esos pocos adelantamientos selectos e imborrables, como el de Mansell a Senna en 1991 a final de recta en Montmeló, con los dos monoplazas escupiendo chispas, o el de Alonso a Schumacher en 130R hace un par de años, sin ir más lejos.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio