Compartir
Publicidad

Jean Alesi y la decisión con cabeza en lugar de corazón

Jean Alesi y la decisión con cabeza en lugar de corazón
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después del repaso al futuro que Gilles Villeneuve pudo haber tenido de no haber sucedido lo que el destino quiso que sucediera en un fatídico día de Zolder, ahora llega el momento de revisar otro "y si..." de la Fórmula 1. Se trata de una historia sobre lo que pudo haber sucedido si Jean Alesi hubiera elegido con la cabeza en lugar de hacerlo con el corazón cuando tuvo la encrucijada delante de sus ojos. Dos caminos y solo una elección posible.

Jean Alesi tuvo en sus manos la posibilidad de irse a Williams, como compañero de equipo de Riccardo Patrese, en 1991. Pero Nigel Mansell dejaba Ferrari de forma sorprendente y ello llevó a que Jean Alesi aceptara una oferta sorpresa de la casa del Cavallino Rampante. Para él, era un sueño cumplido. De sangre italiana, "Giovanni" Alesi sería el nuevo piloto de la Scuderia como compañero de equipo de Alain Prost en 1991. Pero, ¿qué hubiera pasado si el francés no se hubiera echado atrás en su decisión? Frank Williams se comportó como el caballero inglés que es y le liberó de un contrato ya firmado para que persiguiera su sueño, pero...

Tras la retirada de Nigel Mansell, la Scuderia Ferrari se encuentra con un problema. La elección de un segundo piloto que pueda acompañar a Alain Prost. Jean Alesi ha destacado en 1990 pero ya está bajo contrato con Williams, que rápidamente se ha asegurado los servicios del prometedor piloto francés. Será compañero de equipo de Riccardo Patrese. En cuanto a Ferrari, no les queda más remedio que recurrir a otro italiano, Ivan Capelli, para 1991. Aunque es veterano, aún parece ser rápido, a tenor de lo demostrado con el Leyton House en algunas carreras.

Jean Alesi Williams FW14 1991

La caja de cambios del Williams-Renault es una pesadilla y se rompe en las dos primeras carreras, pero Alesi demuestra sus capacidades y en San Marino se sube al podio por primera vez con su nuevo equipo. En Mónaco, dos semanas más tarde, le disputa de nuevo la victoria a Ayrton Senna, como en 1990 con el Tyrrell. Es la confirmación de algo que ya se sabía. Alesi es un piloto de futuro. La primera victoria llega, curiosamente, en el circuito Gilles Villeneuve, en Montreal... aunque cuatro años antes de cierto evento de un... mundo paralelo.

Alesi está encantado, y durante las cinco siguientes carreras no se baja del podio, obteniendo tres victorias seguidas en un verano mágico. Después de un abandono en Spa-Francorchamps, siguen tres victorias más con un Williams FW14 que es superior al McLaren de Ayrton Senna. Pero el talento del brasileño no se puede subestimar y en un final apoteósico con diluvio universal en Adelaida incluído, gana el piloto de McLaren. No han sido tantos puntos, y la combinación del fiero piloto francés y el Williams-Renault parece implacable.

De cara a la temporada de 1992, el equipo puede estar aún más reforzado. A Renault le entusiasma el concepto de un piloto francés campeón del mundo con un motor francés y están trabajando muy duro. En Ferrari, las cosas son complicadas. Alain Prost es echado de mala manera e Ivan Capelli apenas consigue un podio, aunque mantiene el volante para 1992. Su compañero de equipo es, en una decisión a todas luces polémica, Stefano Modena, quien obtuvo un destacado podio en Canadá.

Jean Alesi Williams FW14B

La elección de dos pilotos italianos en Ferrari no convence a todos, pero no hay demasiadas opciones entre las que escoger para un equipo que no levanta cabeza. justo al contrario que Williams, que empieza la temporada de 1992 por todo lo alto, con seis victorias seguidas de Jean Alesi. Es ese inicio el que vale el título, ya que a medida que avanza la temporada, algunos abandonos hacen que pierda puntos que debería haberse llevado. El francés es campeón del mundo con nueve victorias y en Renault las sonrisas son tan amplias que no caben en las caras de los mandamases.

Jean Alesi está en una forma espléndida y puesto que McLaren pierde a Honda y Ferrari parece no levantarse, Williams no tiene ningún rival para la próxima temporada. Al menos en principio. De hecho, Ferrari vive el enésimo cambio de pilotos ya que Ivan Capelli ni siquiera termina la temporada. Nicola Larini, piloto de pruebas del equipo, pasa a ocupar el número 27, mientras que Gerhard Berger intenta traer algo de cordura a un equipo que está completamente perdido.

La temporada 1993 supone un nuevo paseo para Jean Alesi, que con ocho victorias se corona campeón por segunda vez consecutiva. El talento de Ayrton Senna le pone en apuros en más de una vez y le llega a sacar los colores, pero está claro que tiene un talento innato y una velocidad espectacular que ha sabido aprovechar hasta llegar a ser el único piloto a quien nadie se atreve a comparar con Senna. Algunos dirán que es solo gracias a la poderosa alianza Williams-Renault, mientras que otros afirman que tiene lo que merece.

Jean Alesi Williams FW16B 1994

El año siguiente debe disipar todas las dudas sobre quien es el mejor piloto de la actualidad. Frank Williams se atreve con un super equipo digno de los años 80 con Nigel Mansell y Nelson Piquet. A Jean Alesi, actual campeón del mundo, se le une Ayrton Senna. Pero las cosas no salen como deben. La Fórmula 1 se tiñe de negro en Imola y al equipo le resulta particularmente difícil superar la pérdida. El título de constructores no es consolación alguna, y con un Williams que debería haber dominado, al final el título de pilotos es para Michael Schumacher, de Benetton.

Campeón contra bicampeón, con Renault como juez. Evidentemente, no faltan las polémicas con un piloto francés en Williams y un alemán en Benetton, y muchos que acusan a la marca del rombo de favorecer a Williams. 1995 acaba siendo un año electrizante con duelos espectaculares entre los dos mejores pilotos del momento; Michael Schumacher y Jean Alesi. Damon Hill tiene también un papel destacado, tras haber vuelto a Williams reemplazando a Ayrton Senna, quien de hecho tomó su volante en el equipo británico. Al final, el título vuelve a ser para el alemán, aunque no por mucho. Ambos están ahora igualados en número de títulos.

Precisamente por ello, el mundo del deporte del motor se lleva una relativa decepción cuando Schumacher decide irse a Ferrari. Parecería que Alesi tenía más posibilidades de ir al equipo de sus amores, pero está cómodo en Williams y sabe que en Ferrari quizás no podrá seguir ganando. La decepción tiene una razón muy simple. Priva a los aficionados de todo el mundo de ver la revancha de Alesi, puesto que con Ferrari, Schumacher no será candidato al título. Al final, la Fórmula 1 tiene que conformarse para 1996 con una lucha interna en Williams, con Jean Alesi que se impone a un respondón Damon Hill, que se va del equipo tras ver que su compañero es amo y señor de la escudería.

Jean Alesi Williams FW18 1996

En Williams, Jacques Villeneuve entra en lugar del británico, y supondrá un desafío para Jean Alesi, quien se ve envuelto en una lucha a tres bandas por el título con su compañero de equipo y con Michael Schumacher, que ha conseguido transformar al equipo Ferrari en una escuadra capaz de luchar por ambos títulos. Las luchas son feroces pero justas entre tres pilotos agresivos y con hambre de triunfos. Al final, se decide todo en Jerez y Alesi gana su cuarto título, que al final resultará ser su último entorchado. Está a punto de vivir la caída del equipo que le ha dado sus triunfos.

A partir del año siguiente, con un Williams-Mecachrome que no está a la altura, Jean Alesi va perdiendo fuelle poco a poco, y aunque obtiene algunos podios en 1998 y 1999, el equipo es poco más que una sombra de lo que fue. A las puertas del nuevo siglo y con 35 años, decide colgar el casco. Durante un breve periodo de tiempo considera el paso a Jaguar, un equipo con recursos y que supondría una relativa garantía de éxito, a sus ojos. Pero al final, la prudencia pesa en este caso. Tras once años en la categoría reina, nueve de ellos en Williams, ha llegado el momento de hacerse a un lado.

Los números son de escándalo, y con 48 victorias, se alza como el segundo piloto con más triunfos de la historia... hasta el momento. La historia le recordaría como uno de los pilotos que elegió su destino de la mejor forma posible, entrando en Williams en su juventud, creciendo a la vez que el equipo y aprovechando tanto su madurez como la de la asociación Williams-Renault para ser uno de los pilotos con más éxitos. Alesi gana sus cuatro títulos en seis años, gracias a un equipo técnico excelente y a la estabilidad que tienen al seguir su primer piloto con ellos durante tanto tiempo.

Tras retirarse, Alesi confiesa que estuvo a punto de firmar por Ferrari en 1991. A fin de cuentas, era su sueño de infancia, ser piloto de la Scuderia, y admite que no haber estado en el equipo italiano es de lo único que se arrepiente. Algunos se preguntan si hubiera sido capaz de replicar sus éxitos en Ferrari, un equipo que anduvo perdido hasta la llegada de Michael Schumacher. Con un campeón como Alesi, seguro que todo habría sido distinto... ¿o no?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos