Compartir
Publicidad
Publicidad

Gran Premio Austria Fórmula 1: una de cal y una de arena (carrera)

Gran Premio Austria Fórmula 1: una de cal y una de arena (carrera)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque Williams salía en primera línea de parrilla, la amenaza de Rosberg desde la tercera posición hacía que la victoria de los de Grove fuese complicada. Lo que sí que no se esperaba era un doblete de Mercedes, sobre todo teniendo en cuenta que Hamilton partía noveno.

Y esa es, precisamente, una de las partes positivas a destacar de un Gran Premio que no ha sido el más divertido del año. La actuación de Hamilton ha demostrado que el británico tiene aún posibilidades de remontar en el campeonato para pelear por el título con Rosberg, que también ha tenido un buen día. En la primera vuelta ya estaba quinto, detrás de Fernando Alonso, y su ritmo hizo el resto para llegar a la segunda posición. Se ha quejado de haber perdido mucho tiempo en boxes, al menos dos segundos, y a punto ha estado de adelantar a Rosberg al final de carrera. La distancia definitiva - tras levantar el pie - ha sido de 1.9 segundos.

Fernando Alonso también ha destacado en carrera hoy gracias a una estupenda quinta posición. Realmente no había más que rascar, pues los Mercedes y Williams estaban intratables. El español ha admitido que había perdido potencia en el motor eléctrico, lo que no ayudó a la hora de superar a alguno de los Williams. Al final de la carrera acabó cerca de Massa, lo que es positivo para el de Ferrari.

Tras Alonso acabó un Sergio Pérez que fue capaz de remontar desde la decimosexta posición de parrilla, después de ser sancionado tras el Gran Premio de Canadá. Buena temporada la que está cuajando el mexicano.

alo_austria.jpg

La de arena de esta carrera es para los Williams por haberse centrado demasiado en subir al podio y no copiar la estrategia de Mercedes. Quizá si hubieran entrado a boxes justo tras Rosberg en la primera parada y hubieran cubierto el rendimiento del alemán Bottas podría haberle superado. Tampoco tuvieron un buen día los Red Bull, con problemas en la unidad de potencia y de Vettel y sin rendimiento en el monoplaza de Ricciardo.

Más allá de esto, Kimi Räikkönen tampoco ha tenido un buen fin de semana. Hoy salía en octava posición y la décima plaza no le ayuda en una temporada que no está siendo nada buena para él. El finlandés se quejó tras la carrera porque "Ferrari me llamó en un mal momento". Aunque eso no justifica una décima plaza, cinco posiciones por detrás de su compañero de equipo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos