Compartir
Publicidad
Publicidad

GP de China 2010: Análisis técnico de Shanghai International Circuit

GP de China 2010: Análisis técnico de Shanghai International Circuit
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De un circuito durísimo para mecánicas y frenos como Sepang, saltamos a otro el próximo fin de semana. La Fórmula 1 llega al Circuito Internacional de Shanghái para disputar el GP de China, cuarta cita de la temporada, y en Racingpasión como es habitual damos nuestro habitual repaso y análisis técnico al circuito. El tercer circuito más largo y rápido del calendario tras Monza y Spa, superando los 200 km/h de velocidad media por vuelta.

Claro está siempre que no llueva, algo que tiene toda la pinta de repetirse este año. Y es que si una característica y gran dificultad tiene de por sí el circuito de Shanghái son tanto la primera curva "del caracol" como el tremendo y peraltado curvón 13 que precede a la larguísima recta trasera de 1 km, ya vimos en 2009 la dificultad añadida que entrañan con el asfalto completamente cubierto de agua. Se hace casi imposible seguir a otro monoplaza por la nube que levanta sus neumáticos, y cualquier insinuación de más sobre acelerador o volante cuesta muy cara a los pilotos.

Será el sexto año que la Fórmula 1 ruede por sus 5,451 km de pista con 16 curvas podríamos decir que a izquierda y a derecha a un 50%, aunque serán los neumáticos izquierdos los más castigados sin duda, a los que les tocará el apoyo más fuerte y crítico en varios puntos clave del circuito.

La curva "caracol" que se va cerrando y acentuando su desnivel en bajada, el curvón peraltado previo a la recta de atrás a más de 230 km/h y las lentísimas curvas 6 y 14 son clave y serán el mayor castigo para los neumáticos izquierdos de los monoplazas en el transcurso de las 56 vueltas que tendrán que dar al circuito. Las curvas 1 y 14 son además dos embudos y clarísimos puntos de adelantamiento. En la primera siempre suele haber más de una escaramuza tras la salida, y en la segunda la fortísima frenada tras superar los 320 km/h en la larguísima recta supone un muy atractivo reto para los pilotos más kamikazes.

Croquis FIA Shanghai International Circuit

Por esas fuertes frenadas, también son aquí especialmente importantes los frenos, que tendrán que aguantar unos grandes esfuerzos a la par que el piloto una buena dosis de Gs (y no hablo de pipas). Además suelen tener un ligero problema en la recta de atrás, pues entre el rápido curvón y la recta de 1 km, los frenos suelen enfriarse a la perfección, lo que conlleva que al llegar a la frenada para la curva 14 el carbono y las pastillas estén bien fresquitos. Ojo este año que los monoplazas van con más de 180 kg de combustible encima... la inercia de la mano de esto puede jugar malas pasadas nunca mejor dicho.

Es un circuito que a pesar de su velocidad resulta un tanto imprevisible. No sería el primer año en el que contra pronóstico más de un equipo comprueba como su monoplaza hace sus mejores stints con el compuesto más blando de los disponibles. En lo que no resulta imprevisible tampoco es que a pesar del gran consumo, lo normal es hacer una carrera con dos paradas (este año serían dos cambios de neumáticos sólamente).

También hay que buscar un buen equilibrio aerodinámico. Los mejores monoplazas deberán poder alcanzar y superar los 300 km/h con holgura y celeridad, pero también responder entre las redondas, rápidas y amplias curvas enlazadas/dobles que adornan este tilkódromo. El récord actual está en un 1:32.238 de Michael Schumacher en 2004 que se antoja inalcanzable, mientras que la pole de 2009 la logró Sebastian Vettel en seco en 1:36.184. Como la carrera de 2009 fue en mojado, la vuelta rápida de la misma quedó en 1:52.592 por Rubens Barrichello y su ex-Brawn GP. Así que no habría que correr mucho para ver tiempos en torno al 1:43 a poco que respete la lluvia.

Hablando de tilkódromo, también es el sexto año que esperaremos ver un poco más de animación en las inmensas gradas que rodean el faraónico circuito obra de Hermann Tilke. Y es que hay que recordar que la mayor parte del público asistente se suele concentrar en la recta principal y tribuna, quitando algún alma en pena que opta por una de las demás gradas del circuito (más baratas también) que en total pueden albergar la friolera de medio millón de personas.

Sitio oficial | Formula 1, FIA

En Racingpasión | GP de China 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos