Fernando Alonso se va de Malasia con un punto

Fernando Alonso se va de Malasia con un punto
Sin comentarios

Ya estábamos avisados de que la posición natural de Fernando Alonso en caso de que todos los monoplazas punteros acabaran la carrera estaría entre la 7ª y la 9ª plaza, puntuando en algunas carreras, y quedándose al filo de los puntos en otras. Ese es el precio que hay que pagar con un monoplaza que, aunque hoy no ha funcionado mal del todo, se tiene que pelear con un grupo realmente numeroso de pilotos, donde unas pocas décimas te retrasan 4 posiciones en un momento.

La salida del asturiano no ha sido nada buena, ya que en la primera curva se ha ido largo y ha visto como se le colaban unos cuantos monoplazas en la segunda de izquierdas. Salía el 7º, y a las primeras de cambio se veía en una incómoda 9ª plaza, viéndose superado por la buena salida de Kovalainen y las extraordinarias salidas de Hamilton (de 9º a 5º) y Coulthard (de 12º a 8º). Y aún gracias que aguantó esa 9ª posición por el desastroso comienzo de Heidfeld, que bajó desde la 5ª hasta la 10ª plaza. No es de extrañar que para Alonso, "la salida fue el punto clave, perdí demasiadas posiciones". Y montando gomas blandas, Alonso iba a mostrarnos bien pronto lo que iba a ser la constante en esta carrera: intentar seguir el ritmo del BMW de Heidfeld, e ir dejando atrás al Red Bull de Coulthard. Aunque para llegar a esa situación, tuvimos que pasar por un extraordinario transitorio en el que estos tres monoplazas llegaron a rodar por un momento en paralelo disputándose una frenada espectacular. En esa ocasión, el alemán se llevó el gato al agua, quitándose de encima a los dos monoplazas propulsados por los motores franceses.

Sin embargo, Alonso no se rindió fácilmente, y en una bonita pelea de trazadas con David Coulthard, acabó pasando al piloto escocés al ganarle la posición para la frenada de la curva 2. Un adelantamiento precioso, de esos que uno se trabaja con la cabeza. A partir de ese momento, el primer stint de Alonso fue de lo más cómodo que un piloto puede tener: el piloto que llevaba delante, Heidfeld, se iba escapando del asturiano, mientras que el que iba por detrás, Coulthard, se iba quedando poco a poco. Ni presionaba ni era presionado, y así llegó la tardía primera parada a boxes en la vueta 22.

Al regresar a pista con su juego de gomas duras, el panorama seguía siendo el mismo: Heidfeld por delante y Coulthard por detrás. Pero con una gran diferencia: Fernando protagonizaba en ese stint sus mejores vueltas de toda la carrera, aguantando en todo momento el ritmo del BMW de Nick Heidfeld (que seguramente se vio perjudicado por llevar delante a Hamilton, que a su vez era taponado por Webber). Nick rodaba alrededor de 5 segundos por delante del asturiano, sin poder abrir ese hueco e ningún momento. Coulthard, sin embargo, seguía alejándose del español vuelta a vuelta. Y entonces, llegó la última parada en la vuelta 41, en el mismo momento que hacía la suya Heidfeld.

La buena noticia: había rodado en los mismos tiempos que el BMW con la misma carga de gasolina y las mismas gomas. La mala: al volver a pista se coló entre Alonso y Heidfeld el incómodo Red Bull de Mark Webber, que realizó una buena carrera estorbando a todo lo que llevaba por detrás, pero cogiendo al final dos buenos puntos, que es lo que cuenta. También hay que saber conducir a la defensiva, por supuesto. Y al final, un puntito para Fernando Alonso, que pese a meter toda la presión que pudo a Webber, no logró robarle esa 7ª posición que le hubiera aportado un punto adicional. Pero tampoco hay que olvidar que si Massa no hubiera abandonado, hoy el piloto asturiano no hubiera cogido ni ese punto.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio