Compartir
Publicidad

Desastroso inicio de Ferrari en Melbourne

Desastroso inicio de Ferrari en Melbourne
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde luego, a quien le digas que los favoritos para llevarse este año la corona de pilotos y constructores antes del Gran Premio de Australia era Ferrari... Menuda carrerita que han protagonizado los pilotos de la Scuderia. Se decía que el único punto flaco del F2008 podía ser la fiabilidad, pero que en velocidad, estaban por encima del resto. Pues ni en fiabilidad ni en ritmo de carrera han superado hoy a los McLaren, aunque Kimi estuvo bien cerca de dar la sorpresa.

La carrera de Felipe Massa, que estaba llamado a ser hoy el puntal de Ferrari tras el problema de Kimi en la sesión de clasificación de ayer, se ha empezado a estropear en la primera curva, cuando peleando la posición con el MP4-23 de Heikki Kovalainen, ha perdido el control de su monoplaza y ha golpeado la barrera de protección. Pasadita por boxes para cambiar el morro, pero sin poder cargar combustible al estar en pista el primer Safety Car del día. Pero ese no iba a ser el último incidente del brasileño en Melbourne, ya que le esperaba David Coulthard en la vuelta 25 para cerrar la trayectoria de Massa cuando el de Ferrari ya le había ganado el interior. Por suerte, Felipe pudo continuar adelante, mientras el escocés se despedía en ese accidente de la carrera. Pero el colofón final para Felipe llegaba en la vuelta 29, en pleno periodo de Safety Car, cuando el motor del F2008 con el dorsal 2 decidió dar por finalizada la carrera. Un desastre.

Felipe Massa

Sin embargo, Kimi Raikkonen, que de entrada lo tenía más complicado y debía protagonizar una remontada épica, pareció poder cumplir con su tarea durante una buena parte de la carrera. Cargado hasta arriba para llevar a cabo una estrategia a una única parada, Kimi realizó una salida increíble, pasando por meta en 8ª posición ya en la primera vuelta, tras salir el 15º en la parrilla. Pero a partir de aquí, su carrera empezó a complicarse al tener que ir detrás del también cargado Honda de Barrichello. Kimi rodaba en tiempos de 1:30 cuando el líder, Hamilton, no hacía más que marcar vueltas rápidas en 1:28 y 1:27.

Y lo peor de todo: cuando Kimi se disponía a hacer su primera y única parada en boxes, el accidente entre Massa y Coulthard (no podía ser otro) obliga a salir al Safety Car, fastidiando por completo la estrategia de Kimi, que de haber llegado a entrar en esa vuelta hubiera podido luchar por la victoria. Tras la marcha del Safety, Kimi intentó un optimista (e innecesario) adelantamiento a Heikki justo antes de entrar a hacer su parada, y visitó la escapatoria por primera vez al entrar muy largo. Una tanda de 30 vueltas con las gomas blandas, y cargado de combustible hasta arriba, no daba para mucho más.

Kimi volvió a pista el último, por detrás de Timo Glock, y su presión al debutante de Toyota acabó con el segundo error de pilotaje de Kimi en la carrera, al pisar con su rueda trasera la hierba y protagonizar un trompo. Pero el finlandés volvió a la carga, sabedor que era el único que no tenía que volver a parar. De nada sirvió, pues cuando ya todos habían parado a hacer el último repostaje, un fallo en el motor de su F2008 dejó a Kimi fuera de batalla cuando rodaba 7º. Suerte que al final consiguió el puntito de la exclusión de Barrichello, porque desde luego, si Kimi llega a entrar a hacer su parada una vuelta antes, lía una bien groda sin duda alguna.

Ahora bien, la vuelta más rápida de Kimi se quedó a casi medio segundo de las de Kovalainen y Hamilton, e incluso fue más lenta que la de Heidfeld, dato que debe hacernos pensar sobre si realmente los Ferrari son los más rápidos en carrera. Las respuestas, el próximo fin de semana en Malasia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio