¿Debería Fernando Alonso devolver su victoria en Singapur 2008?

¿Debería Fernando Alonso devolver su victoria en Singapur 2008?
Sin comentarios

A lo largo de la historia, los campeones de las múltiples y variadas disciplinas deportivas han forjado sus méritos en la pista, la piscina o el circuito. A pesar de que es en el campo de juego donde importa que se vea la grandeza de cada uno, a fin de cuenta son deportistas, a veces es fuera de ellos donde pueden pasar de ídolos deportivos a deportistas con mayúsculas.

Para justificar mi punto de vista voy a poner un claro ejemplo. En junio del pasado año, Michael Johnson, el mejor atleta de 400 metros lisos de la historia y de 200 hasta la llegada del tifón Usain Bolt, decidió devolver su medalla de oro de 4×400 de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. La razón fue sencilla. Antonio Pettigrew, uno de los cuatro integrantes de aquel equipo, admitió haber tomado sustancias dopantes en aquellos JJ.OO (además de en los 4 años anteriores). Además tanto Calvin Harrison y Jerome Young, otros dos de los integrantes, también habían sido suspendidos por uso de sustancias ilegales.

Sé que no gané esa medalla de un modo legal y es algo sucio. Aunque es difícil se la devolveré al Comité Olímpico Internacional porque no la quiero. Me siento engañado, traicionado y defraudado

Aunque se trate de deportes totalmente diferentes se pueden sacar ciertos paralelismos con lo ocurrido con Fernando Alonso, Renault y Nelsinho Piquet durante el Gran Premio de Singapur de 2008. Johnson, al igual que Alonso, no conocía nada de lo que pasaba a su alrededor. Ambos hicieron lo máximo en pos de su objetivo final pero sin saber que para obtener su victoria se estaban favoreciendo de las trampas de sus compañeros.

Al conocer todo esto, Johnson decidió devolver la medalla. En el caso de Fernando Alonso, lo sucedido en Singapur 2009 no se podía cambiar. Las reglas impiden rearbitrar una victoria en la Fórmula 1 y la decisión de la FIA de sancionar a la escudería Renault no implica cambiar aquellos resultados, aún conociendo que Renault F1 admitía el accidente premeditado.

Pero ahí es cuando entra el GRAN deportista, y con ello no digo que Alonso no lo sea (simplemente creo que en esta ocasión no lo ha sido). No hace falta que te digan que devuelvas una victoria. Lograrlas requiere un esfuerzo por lo que renunciar a ellas tiene que ser duro. Pero tampoco hay que ser ciego al modo en que se obtuvo. Simplemente una iniciativa propia que engrandecería a Fernando Alonso.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio