Bruno Senna, el legado del más querido

Bruno Senna, el legado del más querido
Sin comentarios

Ayrton Senna, tricampeón mundial de Fórmula 1 y una de las leyendas más queridas de la historia de este deporte, declaró a finales de los 80 tras plantearse seriamente abandonar el campeonato: "Correr, competir, lo llevo en la sangre, es parte de mí, es parte de mi vida”. Desde entonces, esa frase ha titulado libros, discos, documentales, artículos... Pero este fin de semana se confirmó que lo de Senna circulaba realmente por su sangre: su sobrino Bruno, hijo de su hermana Viviane, logró su primer triunfo en GP2 en el Circuit de Catalunya, subiendo al escalón más alto del podium de Montmeló, el escalón que Ayrton no logró pisar en sus 3 participaciones en el trazado catalán.

Y es que Ayrton ya había ensalzado en más de una ocasión las cualidades técnicas de su querido sobrino: “si creéis que soy bueno esperad a ver a mi sobrino”. No es de extrañar, ya que Bruno entrenaba junto a Ayrton con karts, y se permitía el lujo de ganarle a menudo. Bruno Senna, nacido el 15 de octubre de 1983 en Sao Paulo, tenía unas cualidades innatas para la conducción, y su tío Ayrton, que se percató enseguida, no dudó ni un instante en enseñarle todo lo que estuviera a su alcance. Lamentablemente, Ayrton Senna falleció aquella maldita mañana de 1994, y con su muerte también se apagó el fuego que ardía en el interior de Bruno: la familia Senna se desvinculó por completo de la competición, truncándose la carrera del prometedor Bruno.

Todo cambió el día que Bruno se dirigió a su madre y le expresó su deseo de convertirse en piloto de carreras. De esto hace cuatro años, allá por 2003, nueve años después de la muerte de su tío. Viviane accedió a los deseos del joven Bruno, y se puso en contacto con uno de los grandes amigos de Ayrton, Gerhard Berger, que no dudó ni un instante en llevar la carrera deportiva del sobrino de su gran amigo, pese a ser consciente que nueve años sin competir podían suponer una barrera difícil de superar.

El principio fue más duro de lo previsto, pero Bruno fue evolucionando a pasos agigantados. En 2004 participó en las 2 últimas citas del campeonato británico de Fórmula BMW, consiguiendo salir desde la primera línea de parrilla en la segunda carrera en la que se subía en un Fórmula BMW. En Macao, prueba urbana por excelencia, consiguió finalizar segundo por delante de muchos pilotos con mucha más experiencia en la competición. En 2005 dio el salto a la prestigiosa Fórmula 3 británica, cuna de tantísimos pilotos de Fórmula 1, sobre todo hace unos años, y sorprendió a todo el mundo con tres poles y tres podiums. En 2006, todavía en la Fórmula 3, ya fue capaz de conseguir victorias, logrando una excelente tercera plaza al final del campeonato.

Esos años sin competir hacen que la carrera de Bruno se vea obligada a evolucionar a un ritmo frenético si quiere llegar a lo más alto, y este año ya está compitiendo con Arden International en las GP2 Series. Y por lo visto, el sobrino del más grande sigue creciendo carrera a carrera, y no sería de extrañar que lo veamos subido a un Fórmula 1 en poco tiempo. Sería precioso volver a ver el nombre Senna escrito al lado de una bandera brasileña sobre un monoplaza de Fórmula 1.

Vía | Sport Más información | Web Oficial Bruno Senna

Temas
Comentarios cerrados
Inicio