Compartir
Publicidad

Bandera a cuadros: Gran Premio de Mónaco

Bandera a cuadros: Gran Premio de Mónaco
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cinco de seis para Jenson Button. El último piloto con unas estadísticas similares a las del británico fue un tal Michael Schumacher, en la que sería una temporada de dominio absoluto para Ferrari: la de 2004. Schumi llegó a acumular en aquel 2004 un impresionante 12 de 13 en los 13 primeros Grandes Premios de la temporada, y entonces sí, a partir del momento en el que el título estaba en el saco, pudieron llegar dos victorias para el segundón Barrichello. ¡Cuántos parecidos razonables!

En el muro de aquella Ferrari arrolladora estaba un Ross Brawn con cinco años menos de experiencia que el actual, pero que ya tenía muy claro que siempre tiene que haber un piloto número 1 en una escudería. En Brawn GP, que definitivamente han demostrado tener un supercoche que es mucho más que un doble difusor al límite de la legalidad, pues ganan en pistas rápidas, lentas, en seco o en mojado, no hay duda que el elegido es Button, y es que el británico se lo está poniendo bien fácil a los encargados de tomar la siempre delicada decisión.

Me está sorprendiendo muy positivamente que Jenson Button tenga tan claro en cada una de las carreras cuál es el momento clave para que no se le escape la victoria, y lo más importante, que no le tiemble el pulso para nada al ejecutar a la perfección la acción oportuna en cada uno de esos instantes. En Mónaco su momento crítico podía haber sido la salida, pero Jenson la ejecutó a la perfección, cerrando casi por completo las opciones (reales) de victoria de Kimi Raikkonen. También ese primer stint con superblandas tenía su punto de riesgo (véase el ritmo de Barrichello), pero la conducción fina de Jenson minimizó sus consecuencias pese a la mayor carga de combustible que varios de sus rivales.

Esas opciones de victoria de Kimi las terminó finiquitando, aparentemente sin intención, el escudero de lujo: Rubens Barrichello. El brasileño logró adelantar a Kimi en la salida, dejando en evidencia el uso del KERS en Mónaco. Si no vale para la salida, ¿para qué cargar con 50kg adicionales por las tortuosas calles del Principado? ¡Claro hombre, para adelantar en alguna de las dos pseudo-rectas! Pues tampoco: Kimi Raikkonen, pudiendo rodar probablemente unos 3 segundos más rápido que el Brawn GP con superblandas destrozadas de Barrichello, y con el extra de potencia puntual del KERS, no pudo sacarse de delante a Rubinho, dilapidando en esas agónicas vueltas cualquier opción de plantar cara a Button. Hoy por hoy, el KERS es más un lastre que otra cosa, y equipos como BMW, principal defensor del KERS en su momento, han destrozado su temporada por darle mayor importancia de la que al final está teniendo.

Kimi Raikkonen empieza a ver la luz

Volviendo a Ferrari, y pese al KERS, el ritmo del nuevo F60B fue tan bueno como lo que se esperaba tras aquellas primeras sensaciones que nos dio el coche en Barcelona, aunque esta vez sin errores estratégicos que empañaran el fin de semana de la Scuderia. No hay duda que tarde o temprano llegará alguna victoria. Y hablando de victorias, ¿qué narices pasó con Toyota? Ver a los dos BMW caer en la Q1 es triste, pero por desgracia para los alemanes y sus muchos simpatizantes, es algo que empieza a no sorprendernos, pero que los dos Toyota caigan a las primeras de cambio… Por el bien del futuro de esta escudería, esperemos que esto sólo haya sido un desliz y que no sea el inicio de la montaña rusa a la que nos tiene acostumbrados el equipo japonés.

Otro de los temas del Gran Premio de Mónaco tiene que ser sin dudarlo el bajón de Red Bull. Siendo Mónaco un circuito totalmente aparte y del que no se pueden extraer conclusiones de rendimiento, podemos darle el beneficio de la duda y pensar que el RB5 sencillamente no está pensado para serpentear por las calles monegascas, pero habrá que seguir de cerca si la implantación del nuevo difusor ha hecho más mal que bien a la rediseñada zaga del RB5. Lo que es evidente es que hasta ahora Vettel calificaba muy arriba siempre siendo el más cargado de los primeros, y en Mónaco no pudo firmar un buen tiempo con el monoplaza más descargado de la parrilla. Y yo aún iría más allá: ¿es Mónaco el trazado ideal para introducir un difusor que tiene su máximo beneficio en curvas rápidas? La solución a todo esto la tendremos en Turquía.

Finalmente, me gustaría destacar el hecho que Fernando Alonso haya sido el piloto más rápido en pista durante buena parte de la carrera, aunque fuera precisamente en el momento en el que las posiciones ya estaban repartidas si nadie cometía ningún error. Este año está siendo muy duro, y la recuperación milagrosa que vimos en 2008 se verá dificultada por el hecho de que los que ya están arriba no son los de siempre, y los de siempre también tienen que ir escalando poco a poco. Eso sí, está claro que cada vez habrá más monoplazas pegándose tortas por los pódiums, y aunque el Mundial esté ya medio decidido, la segunda mitad de temporada puede ser interesantísima.

Lo sé, me olvido de la preciosa y agresiva conducción de Nico Rosberg, del gran papel de Force India, del enésimo incidente con Nelsinho de por medio o de la complicada carrera de los McLaren, pero para ser una carrera “aburrida”, creo que le hemos sacado ya bastante suco, ¿no creéis?

PD: A partir de ahora, bajo la serie de posts con título “Bandera a cuadros”, iré compartiendo con vosotros lo que me pareció el Gran Premio a grandes pinceladas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio