Compartir
Publicidad

Análisis técnico del Circuit de Catalunya

Análisis técnico del Circuit de Catalunya
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Y llegó el GP de España! La quinta prueba del Campeonato del Mundo de F1 es el pistoletazo de salida para la que no pocos consideran el verdadero comienzo de la temporada. El retorno de la F1 a Europa, a los circuitos de toda la vida y en los que siempre suele haber sorpresas, más o menos desagradables. Será un gran punto de inflexión, pues como Niki Lauda ya ha declarado, Montmeló es una pista... lo voy a decir a las bravas, puñetera como ella sola. No perdona, es un trazado muy exigente tanto para mecánica como para piloto y equipo. Rápido a la par que lento. Aparentemente facilón en croquis como el que vemos (más viendo alguna de las genialidades de Hermann Tilke) pero que saca a relucir tanto lo mejor como lo peor de cada uno.

La pista de 4,655 km volverá a poner a prueba el consumo de los monoplazas, la resistencia a altas temperaturas, cuánto de efectivo es el agarre mecánico y aerodinámico de cada uno, la potencia, velocidad y aceleración, qué tal se comportan frenando o acelerando a fondo a altas velocidades en bajada y subida, afrontando curvas ciegas o esas de nuevo, aparentemente inocentes horquillas. También será un buen examen para el rendimiento y efectividad de los neumáticos en sus dos compuestos tan diferenciados este año por Bridgestone, y es que si por algo es famoso el Circuit de Catalunya es porque al paso de las vueltas su asfalto con tanto agarre es a la vez una lija que los castiga como pocos circuitos en el mundo.

Será el tercer año consecutivo que veamos una F1 girando considerablemente más lenta en este trazado, tras la última importante remodelación que se llevó a cabo: esa chicane que se introdujo en 2007 entre las dos últimas y rapidísimas curvas, Europcar y New Holland con idea de bajar la velocidad que alcanzaban ya en ese punto los monoplazas. Punto que pienso que puede ser crítico para los que cometan el error de fallar trazándola por los abultados resaltos pianos que la perfilan para evitar el recorte indiscriminado de la misma. Bueno, ya era crítico por el mismo motivo, pues no creo que la suspensión de un monoplaza aguantara coger semejantes baches sin dejarse la misma por el camino. Pero este año con los bigotes más bajos y anchos que estrenan los monoplazas, pueden ser más temibles si cabe.

El récord actual está en 1:21.670 establecido por Kimi Raikkonen en 2008, fin de semana que fue todo un hat-trick para el finlandés, algo que se antoja difícil de repetir este año por su parte. Aunque visto lo visto en pretemporada los F1 que deberían correr menos romperán ese tiempo fácilmente. Al menos durante entrenamientos y clasificatoria, en carrera... ya veremos. Todo es cuestión de saber darle al pedal (jejeje) pero sin pasarse, pues ya vimos el año pasado lo que pasa cuando un motor no aguanta las exigencias del Montmeló. La velocidad punta rondará con toda seguridad los 320 km/h (probablemente me quedo corto) aunque el punto de control registrará una inferior al estar ya muy cerca de la frenada para la primera chicane.

Hablando de darle al pedal, los coches que evidencien tener peor aerodinámica y con ello, peor agarre, serán todo un desafío el próximo fin de semana para los pilotos. Tendrán ante sí una mala combinación pues el circuit tiene curvas para poner en evidencia el control de los pilotos para aburrir. Como por ejemplo frenadas como la curva 7 en fuerte bajada, la siguiente curva Campsa a la que se llega en subida (ciega a derechas y a fondo), rápidas como Renault (en subida y larga, muy larga) o retorcidas como Repsol, cerrada en su comienzo con fuerte frenada pero que obliga a salir acelerando muy pronto para no ser carne de cañón antes de la siguiente horquilla, SEAT. Por si fuera poco, peor aerodinámica y peor agarre resultan en más inestabilidad a alta velocidad y mayor castigo de las gomas, con posibilidad de la aparición del graining.

Varias escuderías se presentarán a partir de mañana miércoles y el próximo jueves con novedades para sus monoplazas. Habrá que estar pendientes en cómo van Renault, Toro Rosso y BMW especialmente que llevarán paquetes aerodinámicos nuevos (y a saber si no algo más). Ferrari también llevará algunas novedades, aunque poco más se sabe. En McLaren están calladitos, pero a pesar de que el comienzo de temporada no es tan malo como preveían aún recuerdan los dolores de cabeza que les diera el monoplaza en la pretemporada, justo en este mismo circuito. Force India seguirá la evolución de su VJM02, aunque de momento sin KERS. Y para guinda de pastel, el coco de la parrilla también anuncia que llevará mejoras que tenían en estudio y en recámara. Este cóctel tiene todo la pinta de que el GP de casa dará qué hablar. Que por cierto, nuestro afortunado ganador del concurso estará por allí para saborearlo, y alguno más seguro que también.

Vía | Formula 1

En Racingpasión | Gran Premio de España.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos