Compartir
Publicidad

Análisis técnico de Istanbul Park

Análisis técnico de Istanbul Park
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vuelve la F1 tras las dos semanas de rigor y disputado el GP de Mónaco. De las tortuosas e imposibles calles de Montecarlo, a las vertiginosas e imposibles curvas que tiene el escenario made in Hermann Tilke que acoge el GP de Turquía de F1. Llegamos al largo e inmenso circuito de Istambul Park. 5,338 km de pista, 14 curvas en su gran mayoría rapidísimas pero difíciles de trazar por la descomunal anchura y extensión de pista que tiene este circuito, lo cual dificulta "orientarse" entre ellas.

8 curvas a izquierdas por 6 a derechas que los monoplazas recorrerán en sentido antihorario y en apenas 1:25 (el récord actual lo tiene Juan Pablo Montoya en 1:24.770 desde 2005). Las velocidades punta que marcarán en la larga semi-recta trasera rondarán los 330 km/h. Los pilotos soportarán el giro más brutal, largo y rápido de todo el mundial con fuerzas G laterales altísimas en la endemoniada curva 8: cuatro curvas a izquierdas con un radio amplísimo, trazadas como si fueran una sola en sexta velocidad y a fondo.

Entrarán en ella en torno a 270 km/h no bajando de 260 y pico en ningún momento para salir a más de 280 km/h. Mientras tanto la física se empeñará en que el piloto se estampe literalmente contra el costado derecho del cockpit, durante un tiempo aproximado de 5 segundos. A más de uno se nos cortaría la respiración seguro.

El resto del circuito los monoplazas lo recorren entre la tercera y séptima marcha que llegan a engranar al menos en dos ocasiones en cada vuelta, no siendo ninguna de ellas la recta principal. Rara vez usarán la segunda velocidad, sólamente en la curva 4 y en las tres del final. La mayor parte del tiempo rodarán entre cuarta y sexta.

Gran problema éste, pues los monoplazas requerirán alcanzar altas velocidades como en Monza pero Estambul tiene muchas más curvas a alta velocidad que aquel, además de más pronunciadas. Comparado este circuito con Spa-Francorchamps también se muestra como bastante más rápido que aquel por lo que la mayor o menor carga aerodinámica que les apliquen les dará la cara para bien o para mal en un punto o en otro. Lo normal será ver que la gran mayoría opte a una configuración intermedia.

Es un circuito tragón en todos los aspectos, tanto en combustible como en neumáticos. La temperatura suele ser muy alta no pocas veces han comparado Istambul Park con una olla a presión. La estrategia equilibrada y de compromiso es a dos paradas, pero tampoco es descabellada una estrategia a tres. Y si Bridgestone elige un compuestos blando demasiado blando, podemos esperar una estirada con los neumáticos blandos muy corta.

De nuevo habrá que vigilar a los que equipen KERS pues aquí pueden dar mucho que hablar. Como uno de ellos acierte en la puesta a punto y ofrezca un rendimiento a al altura, puede ser Turquía un escenario en el que centro de gravedad algo más alto respecto a los sin KERS no sea tan relevante. ¿Veremos a Brawn GP y compañía en apuros? Voy a ser realista... lo dudo. Primero tendrán que pasar todos el embudo de la primera curva y su fuerte frenada para tomar la curva dos gas a fondo en quinta y subida. Las salidas de pista, toques y abandonos en este punto están a la orden del día. A partir de ahí veremos quiénes siguen y como se desarrolla la carrera.

Sitio oficial | Formula 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio