Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Wakarimasen o cómo volverse loco conduciendo por Japón

Wakarimasen o cómo volverse loco conduciendo por Japón
Sin comentarios

El país del sol naciente es una visita obligada para muchos por su exotismo e inmensa belleza. El otoño es además la época más bonita del año para contemplar sus almendros en flor y toda la magia que reside entre las paredes de sus templos.

Si ya estás comenzando a planificar tu viaje, es probable que te hayan surgido un sinfín de dudas. Al fin y al cabo, la cultura japonesa es muy diferente a la nuestra y, con respecto a la conducción, podemos volvernos locos antes incluso de haber aterrizado en las islas.

El vocablo “wakarimasen” en japonés significa “no entiendo nada”. Así, si te ves obligado a gritar ¡wakarimasen! (分かりません) a los cuatro vientos, este es tu artículo.

No sin mi permiso internacional de conducir

Este es el primer paso antes de coger el vuelo a nuestra aventura. Para circular en coche por Japón es necesario obtener el permiso internacional de conducir que expide la DGT en sus delegaciones provinciales. Tiene una validez de un año desde la fecha de expedición y te acredita como conductor fuera de la Unión Europea. Lógicamente, para obtenerlo es necesario disponer de un permiso de circulación vigente y seguir los siguientes pasos:

  • Reserva de cita previa en las oficinas de la DGT a través de su web o llamando al número de teléfono 060.
  • Lleva a la cita tu DNI o pasaporte, una fotografía actual y en color a tamaño carnet y una fotocopia del permiso de conducir en vigor.
  • Descarga el impreso oficial a través de la web oficial de la DGT.
  • Pago de la tasa (10,30 €) con tarjeta de crédito en la Jefatura de Tráfico, de forma online o en efectivo en tu banco.

También es posible canjear el permiso de conducir extranjero por uno japonés, en caso de que vayas a ser residente allí.

Wakarimasen3

Y una vez en la agencia de alquiler...

¡Ya hemos aterrizado! Los nervios a flor de piel y las ganas de visitarlo todo se hacen notar, pero primero nos toca conseguir nuestro vehículo. Alquilar coche en Japón no es tan fácil, sobre todo, si no tienes dominio del idioma, por lo que la mejor opción es haberlo hecho por internet antes de comenzar el viaje, al igual que hacemos con los vuelos y el alojamiento.

Si vas a circular por autopistas de pago, valora la posibilidad de adquirir una tarjeta ETC con tarifa plana de telepeaje

Siempre es buena idea acudir a proveedores de confianza, dado que existe un amplio número de compañías de alquiler y no todas disponen de servicio de atención en inglés. Toyota Rent a Car es una de las agencias de alquiler más populares en el país nipón, con más de 1.200 sucursales y una larga flota de modelos que van desde los compactos a los SUV o minivans.

Lleva siempre contigo una tarjeta de crédito, tu pasaporte y tu carnet internacional de conducir, pues son los documentos imprescindibles para firmar el contrato de alquiler. Si viajas con niños, solicita un asiento de retención con antelación dado que su uso no es tan habitual en la cultura de conducción japonesa. ¡Y no te olvides de programar el GPS en inglés!

Es probable que en la agencia te ofrezcan un ETC. ¿Wakarimasen? El ETC es una tarjeta de telepeaje con tarifa plana para pasar por todos ellos sin detenerte a pagar, al igual que el Via-T en España. En Japón hay muchas autopistas de pago, así que es recomendable que valores la opción de contratar un ETC en función de la ruta que vayas a seguir.

¿Por qué el volante está al otro lado?

Wakarimasen2

Vaya, vaya… Acabas de subir a tu nuevo vehículo de alquiler y no tenías ni idea de este detalle. Que yo sepa, repasando la historia, Japón nunca ha sido colonia inglesa, ¿no? ¿Y qué tienen que ver los británicos en esto? El primer tren que llegó a Japón fue construido por los ingleses y, como es lógico, lo pusieron a circular por la izquierda. Los japoneses mantuvieron este sentido de la marcha para el resto de medios de transporte, al igual que ya ocurría con los trenes.

El primer tren en Japón era de origen inglés, lo que provocó que el sentido de la marcha sea hoy por la izquierda

Es por ello que, durante las primeras horas de conducción y al utilizar el cambio de marchas, puede que te lleves unos cuantos golpes en la mano derecha contra la puerta, pero es algo a lo que te acostumbrarás rápidamente. Ten precaución al conducir por la izquierda porque puede ser bastante inquietante y provocarte cierta inseguridad.

Por otro lado, casi todos los vehículos japoneses son de transmisión automática lo que hace que conducir sea fácil y cómodo: P para aparcar, D para conducir (driving), R para retroceder y N para el punto muerto.

El maravilloso mundo de las señales de tráfico

Wakarimasen5

Una de las ventajas de conducir por Japón sin saber japonés es que la mayoría de las señales de tráfico son gráficas y con poco texto, por lo que es fácil entenderlas. En cambio, sí existen algunas importantes como la del «ceda el paso» que están escritas y conviene conocerlas para no correr ningún riesgo. En la agencia de alquiler puedes solicitar un manual básico para seguir las normas de circulación sin llevarte las manos a la cabeza.

Dado que Japón no fue uno de los países firmantes de la Convención de Viena sobre Señalización Vial de 1968, algunas de sus señales pueden diferir de las que estamos acostumbrados a ver en Europa. En general podemos clasificarlas en:

  1. Señales de prohibición: la mayoría son circulares con un aro rojo externo y fondo blanco. El símbolo que indica el tipo de restricción se sitúa en el interior y es de color azul: carretera prohibida a camiones; prohibido adelantar; no dar la vuelta; cerrado a peatones; límite de velocidad máximo; prohibido aparcar o detenerse, etc.
  2. Señales de indicación: son circulares, cuadradas, rectangulares y triangulares pero siempre con caracteres e imágenes en blanco sobre fondo azul: solo bicicletas; giro obligatorio a la derecha; vía de único sentido; carril exclusivo de bus; señales de párking.
  3. Señales de precaución: siempre tienen forma de rombo y son de color amarillo. Indican algún peligro o riesgo inminente: curva cerrada a la derecha; intersección próxima; obras en carretera; precaución; 10% de desnivel; caída de rocas; zona escolar, etc.

No es nada extraño encontrarse también con señales escritas en caracteres romanos. Por último, recuerda que los semáforos se ubican al otro lado de la intersección, por lo que siempre mira más allá para no confundirte.

Wakarimasen4

Cómo es la conducción japonesa

Aunque en el país nipón los límites de velocidad son bajos y, a priori parece que la circulación es lenta, los japoneses conducen bastante rápido y al volante son acelerados. No es raro que los locales se pasen 20 km/h por encima de estos límites, algo que tiene en alerta siempre a los radares de la policía, por lo que nunca te dejes llevar por la fluidez del tráfico. Además, conducir lento te permite disfrutar más de los bellísimos paisajes mientras cruzas el país.

Los límites de velocidad actuales son:

  • 40 km/h en los centros urbanos.
  • Entre 60 y 80 km/h en carreteras nacionales o secundarias.
  • Entre 80 y 110 km/h en autopista y autovía.

De todas formas, la norma difiere unos 10 km/h según la prefectura en la que te encuentres, por lo que has de estar atento a las señales en cada instante de tu trayecto.

No te dejes intimidar por cierta agresividad que puedas encontrar entre los conductores japoneses y ten siempre precaución y paciencia para acostumbrarte a la conducción por la izquierda y a otra cultura en un país extranjero. Normalmente, las agencias de alquiler te ofrecerán una pegatina para el parabrisas trasero de un simpático animalillo que avisa al resto de usuarios de que eres turista, para que tengan mayor consideración.

¡Pero dónde se aparca el coche en este país!

Por fin has llegado a tu destino tras largas horas de conducción, pero todavía queda lo más difícil. ¡Aparcar! En líneas generales el aparcamiento libre no existe, salvo en zonas rurales, por lo que casi siempre habrá que pagar parquímetro. Tampoco está permitido bajo ningún concepto detenerse en doble fila, encima de la acera o en un vado, además de que las sanciones pueden alcanzar los 2.000 yenes.

En Japón no existen aparcamientos gratuitos y las multas por estacionamiento pueden alcanzar los 2.000 yenes

Por ello y para no tener sustos con tu coche de alquiler, te recomendamos que busques siempre los aparcamientos habilitados y estacionamientos públicos oficiales cuando llegues a tu próximo lugar de estancia. Aunque tengas que rascarte algo el bolsillo, eso te asegurará que tu coche estará esperándote en el mismo sitio al día siguiente.

Disfrutar Japón en coche es una experiencia muy rica que te permitirá conocer el país en toda su esencia y a través de los ojos de sus habitantes. Sigue todas las recomendaciones, circulando con precaución y con una conducción a la defensiva, para que tu viaje sea seguro e inolvidable.

Imágenes | Sala de Prensa de Toyota iStock/taka4332 LowaRoar recep-bg bee32 krblokhin

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios