Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Usa bien los modos de conducción de tu híbrido durante tu viaje

Usa bien los modos de conducción de tu híbrido durante tu viaje
0 Comentarios
Publicidad


image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Un viaje a bordo de un vehículo híbrido puede ser muy similar a hacerlo en un vehículo convencional; o también muy diferente, tanto como queramos. A las propias peculiaridades que entraña este tipo de tecnología, se suman los diferentes Modos de Conducción, que pueden ofrecernos experiencias al volante muy diferentes las unas a las otras.

Los Modos de Conducción no son en absoluto exclusivos de los automóviles híbridos. Sin embargo, cobran todo el sentido del mundo con este tipo de vehículos tan versátiles, que gracias a sus dos tecnologías de propulsión y sus distintas opciones de circulación, ofrecen tantas posibilidades durante un largo trayecto. Veamos cómo podemos aprovecharlos en cada momento del viaje.

Modo Normal: Equilibrado en cualquier momento

Modos Conduccion 02

Podemos empezar nuestro viaje en Modo Normal , que es el que se suele activar por defecto cuando arrancamos nuestro automóvil híbrido. Es un modo muy equilibrado, con el que podremos conseguir unos niveles de consumo muy contenidos sin perder prestaciones en la potencia o el control. Por eso es muy adecuado para cualquier momento , pudiendo incluso hacer un viaje entero con él de manera muy eficiente y cómoda. Tan solo tenemos que tener en cuenta las recomendaciones básicas para cualquier híbrido: aceleración suave, velocidad constante y frenada con anticipación.

Cómo sabemos, en Modo Normal nuestro coche usará el motor eléctrico o el de combustión según la potencia que le pidamos con el pedal del acelerador; pero el sistema siempre buscará la combinación más eficiente en todo momento. La clave está en mantener la aguja del indicador del sistema híbrido en la zona ECO, algo muy sencillo si circulamos con suavidad por vías con escasa pendiente. Si entramos en una cuesta o tenemos que realizar un adelantamiento tendremos que subir hasta la zona POWER , donde notaremos cómo la fuerza combinada de ambos motores nos da la potencia que necesitamos.

Con el freno ocurre algo similar; el primer tramo del pedal frena con el motor eléctrico , con lo que tendremos una desaceleración tan suave que casi ni lo notaremos. Pero con el tiempo te acostumbras y aprendes a notar todas las sutilezas, pudiendo usarlo aún llevando un buen ritmo de marcha si nos anticipamos a las frenadas. Si por motivos de seguridad necesitamos más frenada, podemos pisar el pedal más a fondo y se accionarán los frenos mecánicos; la sensación puede ser un poco brusca, pero a la larga nos transmite mayor seguridad.

Modo Eco: Saliendo de la ciudad con la mayor eficiencia

Modos Conduccion 03

Cuando salgamos del casco urbano , una buena idea es activar el Modo Eco. Es un modo que prioriza el uso del motor eléctrico sobre el de combustión; si no aceleramos en exceso y mantenemos una velocidad media, conseguiremos unos niveles de consumo muy interesantes. Por eso es un must a la salida y entrada de las ciudades, donde la velocidad está más limitada. Pero también es muy recomendable en carretera; si por ejemplo en un Toyota Prius lo combinamos con el control del crucero y hacemos un uso eficiente del freno regenerativo, también tendremos un consumo muy contenido.

El Modo Eco nos ofrece una forma de conducir muy diferente; como usa preferentemente el motor eléctrico, necesitaremos pisar más a fondo si queremos activar el motor convencional. Así, al principio nos da la sensación de que el coche ha perdido potencia, pero con el tiempo aprendemos que basta con acelerar un poco antes de lo habitual para conseguir la fuerza deseada sin salirnos de la zona eficiente del indicador. Se trata de una experiencia distinta, acelerando y frenando con suavidad, que invita a conducir con calma y tranquilidad como si disipase cualquier atisbo de agresividad por nuestra parte.

Modo Sport: Exprimiendo toda la emoción de nuestro híbrido

Modos Conduccion 04

Ya hemos hablado en Espacio Toyota de que los híbridos no son extraños de conducir, sino que simplemente son diferentes. Y si pensamos que podemos aburrirnos de su conducción más pausada y suave, siempre podemos recurrir al Modo Sport. Esta opción combina la tracción de ambos motores (el eléctrico y el convencional) para dar un mayor empuje a nuestro automóvil, como cuando alcanzamos la zona POWER en el indicador del sistema híbrido. También se ajustan otros reglajes, como la suspensión que se endurece para ofrecer una mayor sensación de deportividad.

Realmente el Modo Sport no añade más potencia de lo que podemos tener con otras modalidades, simplemente hace más sensible el pedal del acelerador y aumenta la respuesta del tren motriz, lo que se traduce en una sensación de mayor empuje del motor. Por ello es ideal si durante nuestro trayecto queremos disfrutar de unos momentos de emoción, a bordo por ejemplo del siempre emocionante Toyota C-HR; pero también si circulamos por una carretera convencional y queremos realizar adelantamientos con firmeza y seguridad.

Modo EV: En ciudad sin consumir combustible

Modos Conduccion 05

Cuando llegamos a nuestra ciudad de destino , nuestra marcha cambia considerablemente. Pasamos de circular a velocidades por encima de los 80-90 km/h (como mínimo) a hacerlo a menos de 50 km/h. Además, encontraremos semáforos, rotondas y stops ante los que tendremos que parar; y si además tenemos que buscar aparcamiento, es muy probable que tengamos que dar varias vueltas por el mismo sitio. Es en situaciones como esta cuando nuestro consumo de combustible se dispara en un vehículo convencional; en uno híbrido aún podemos circular en Modo Eco, pero si lo que queremos es reducir a cero el consumo de gasolina, podemos recurrir al Modo EV.

El Modo EV es, efectivamente, la opción de conducción eléctrica de nuestro híbrido. Si lo activamos, nuestro automóvil será propulsado únicamente por el motor eléctrico , sin consumo de combustible, sin emisiones contaminantes y sin los ruidos propios del motor convencional. Circularemos exactamente igual que un vehículo eléctrico puro, con una gran salvedad: si las baterías se agotan, nuestro coche seguirá en marcha con el motor convencional. Otra gran diferencia de los híbridos de Toyota: Son autorrecargables, esto es, gracias a la frenada regenerativa, en poco tiempo contaremos de nuevo con energía en nuestras baterías.

Como vemos, los modos de conducción ofrecen experiencias al volante muy diferentes, pero sobre todo pueden exprimir todas las prestaciones y ventajas de la propulsión híbrida. Los viajes a bordo de un vehículo híbrido serán más confortables, económicos y eficientes.

Imágenes | Toyota | Espacio Toyota | Mills Toyota

Publicidad

También te puede gustar

Inicio