Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Toyota nos avisa: no basta con conducir coches eléctricos, hay que ir más allá

Toyota nos avisa: no basta con conducir coches eléctricos, hay que ir más allá
1 comentario

El pasado 15 de junio se celebró en la Universidad de Huelva la II Conferencia Sectorial-Jornada del Transporte. Una cita que reunió a expertos y profesionales del sector del transporte y la movilidad para desgranar cuáles son los retos de cara al futuro.

Toyota, como empresa proveedora de servicios de movilidad, participó de la cita dando a conocer su visión ‘Beyond Zero’. Y para ilustrarlo puso a disposición de los asistentes una unidad del Toyota Mirai, el vehículo llamado a protagonizar esa visión del futuro de la movilidad.

Vale pero, ¿qué significa ‘Beyond Zero’?

Toyotamirai Iiconferenciasectorial Jornadadeltransporte4

Todas las empresas tienen una visión, un objetivo marcado a largo plazo o un escenario futuro en el que se ven involucrados como organización. La que Toyota se marcó hace ya varios años se denomina ‘Beyond Zero’, que significa literalmente “más allá del cero”, y que en el contexto de la automoción en la que estamos hace clara referencia a los vehículos eléctricos.

Teniendo en cuenta la carrera frenética de la mayoría de fabricantes por lanzar coches electrificados (algo que, recordemos, Toyota viene haciendo desde hace ya 25 años), lo que viene a decir  ‘Beyond Zero’ es que de nada sirve conducir un coche ecológico si para cargarlo usamos electricidad de centrales térmicas, o si para fabricarlo producimos toneladas de CO2.

Toyota ha apostado por el hidrógeno verde como base energética

Para lograr convertirnos en una sociedad realmente sostenible, tenemos que aplicar la electrificación a todos los ámbitos de la movilidad. Y no de cualquier manera, pues la electricidad debe ser también ecológica y sostenible, para lo cual Toyota ha apostado por el hidrógeno verde como base energética.

Para alcanzar la visión de ‘Beyond Zero’, el fabricante nipón ha diseñado una hoja de ruta que corre en paralelo con los grandes acuerdos internacionales en materia de medioambiente: la Convención de Río de Janeiro de 1992, el Protocolo de Kioto de 1997, la XXI COP de París de 2015, etc. Y para cumplir con ella, el fabricante nipón se ha basado en cuatro pilares fundamentales:

Infografia
  1. Liderar el proceso de electrificación: Toyota es pionera en la automoción eléctrica desde el lanzamiento del Prius en 1997 y del Mirai en 2014, lo que le concede un conocimiento y un bagaje valiosísimo para liderar la transición.
  2. Ofrecer experiencias memorables: Toyota logra la mejor experiencia de cliente posible a través de vehículos de gran calidad y fiabilidad (algo en lo que ya sabemos que es líder), servicios digitales y humanos que cubran todas nuestras necesidades, y tecnologías ADAS que garanticen nuestra seguridad.
  3. Contribuir a una mejor sociedad: Toyota explora las posibilidades de una sociedad conectada y sin emisiones, basada en el hidrógeno, que se pondrá a prueba en la Woven City, la gran ciudad-laboratorio construida a los pies del monte Fuji (un adelanto en el siguiente video).

4. Movilidad para todos: Porque ‘movilidad’ no es solo el coche particular, coger el metro o circular en bici. Por eso Toyota fabrica robots de asistencia para enfermos y personas mayores, y desarrolla programas de accesibilidad para personas con movilidad reducida.

La transición energética empieza por uno mismo

Toyota Paneles Fotovoltaicos

Vale, pongamos que la pelota está ahora mismo en el tejado de Toyota. ¿Qué puede hacer un gigante de la automoción para ser más responsable y sostenible? Para lograrlo, Toyota se ha comprometido con la hoja de ruta medioambiental de las principales instituciones mundiales, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU o el Plan ‘Fit to 55’ de la Unión Europea.

En 2015 Toyota emprendió su propio 'Desafío Medioambiental 2050'

En base a ellos, en 2015 desarrolló su propia batería de medidas medioambientales, poniendo en el punto de mira sus propias fábricas, talleres, concesionarios, etc. Y el fabricante ha querido llamarlo ‘Desafío Medioambiental Toyota 2050’, marcándose ese año como fecha en la que deben haber logrado las cero emisiones en todas sus fábricas a nivel global.

Este ‘Desafío’ se compone principalmente de seis grandes ‘Retos Medioambientales’:

  1. Cero emisiones de CO2 en vehículos nuevos. Reducir paulatinamente las emisiones de CO2 de los nuevos vehículos vendidos, de acuerdo a las directrices de la UE.
  2. Cero emisiones de CO2 en las fábricas. Hacer más eficiente y sostenible el consumo energético asociado a todas sus instalaciones.
  3. Cero emisiones de CO2 en el ciclo de vida. Compartir e involucrar a los clientes con los logros o acciones medioambientales de la compañía.
  4. Optimizar el uso de agua. Reducir paulatinamente el consumo de este recurso que cada vez es más escaso en nuestro planeta.
  5. Construir una sociedad basada en el reciclaje. Tejer una red de alianzas con organismos y asociaciones de reciclaje, gestión de residuos y economía circular.
  6. Construir una sociedad en armonía con la naturaleza. Fomentar la convivencia con el entorno, con medidas como minimizar la contaminación acústica y lumínica de los centros Toyota o realizar actividades de conservación en las zonas de influencia.

Para que podamos entenderlo mejor, Toyota ha lanzado a modo de ejemplos los muy interesantes vídeos de ‘Beyond Zero Stories’:

Estos ‘Retos Medioambientales’ se llevan a cabo a nivel global, pero también a nivel local. Por ejemplo, Toyota España se suministra con energía 100% renovable con garantía de origen, evitando 49 toneladas de CO2 al año. Lo consigue con la instalación de paneles solares en su sede corporativa en Madrid o la electrificación de su flota corporativa con híbridos, enchufables, eléctricos de batería y de pila de hidrógeno.

¿Por qué el hidrógeno como base para la sociedad del futuro?

Central De Hidrogeno

Como decimos más arriba, Toyota apuesta en el hidrógeno como base energética para su sociedad de cero emisiones. ¿Por qué este elemento y no cualquiera de las fuentes de energías renovables?

La compañía realmente cuenta con todas ellas, pero la eólica, fotovoltaica o hidráulica no son fuentes cien por cien estables, es decir, dependen de que haga viento, sol, cauce en los embalses… Es en este punto donde entra el hidrógeno como vector energético, pues usa energías renovables para su producción. De esta forma, podemos “almacenar” energías renovables y garantizar un suministro estable y constante de ellas.

Toyota desea crear un ecosistema que nos conecte a través del hidrógeno

El punto fuerte del hidrógeno como base energética para una sociedad de cero emisiones es su versatilidad. Estamos hablando de un elemento que ya usamos industrialmente desde hace más de dos siglos, en múltiples sectores y en un sinfín de aplicaciones: climatización, generación energética o propulsión de aeronaves.

El hidrógeno se usa en prácticamente cualquier actividad que demande energía (no solo eléctrica), con unos niveles de eficiencia muy superiores a los combustibles fósiles y con un impacto medioambiental prácticamente nulo. El objetivo de Toyota es crear un ecosistema único en el que todos y todo (personas, vehículos, infraestructuras) estemos conectados a través del hidrógeno.

Mirai 2

En cierto modo, Toyota tiene asumido su papel de ‘evangelizador’ y dinamizador de la sociedad del hidrógeno. Así, desarrolla desde hace años un gran número de tecnologías y proyectos que, más allá de su comercialización, busca compartir y poner al servicio de la industria y la sociedad.

Tenemos el ejemplo del Módulo FC de pila de combustible que ha ofrecido a otros fabricantes, el motor de combustión de hidrógeno que desarrolla junto a Yamaha, o la pequeña estación de generación y suministro SimpleFuel que ha puesto a disposición de las autoridades de su país. Su última innovación, las bombonas de hidrógeno con las que podremos alimentar nuestro vehículo y nuestro hogar.

También te puede gustar

Inicio