Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Probamos el Toyota Corolla GR SPORT, con suspensión AVS y un extra de picante

Probamos el Toyota Corolla GR SPORT, con suspensión AVS y un extra de picante
Sin comentarios

Toyota está recuperando ese pasado deportivo que tanto añoran los fanáticos de la marca. Dio el pistoletazo de salida con el genial Toyota Yaris GRMN, seguido del Yaris GR SPORT Electric Hybrid, una variante con chasis deportivo del Yaris Electric Hybrid que pudimos probar hace tiempo. Luego llegó el GR Supra, el mítico deportivo japonés que también hemos podido conducir.

Ahora toca poner en circulación las versiones deportivas del resto de modelos de la gama, con especial atención al Corolla Electric Hybrid, que luce espectacular con el acabado GR SPORT y que, aunque no lo parezca a simple vista, esconde cosas muy interesantes, como la suspensión AVS (Adaptive Variable Suspension).

Es la primera vez que Toyota ofrece este sistema en el mercado español. Se trata de un sistema que permite variar la respuesta y la dureza de los amortiguadores en función del estado de la carretera y de las acciones del conductor.

Este, además, puede configurar el tarado a su gusto mediante el mando situado delante del selector del cambio, el cual también afecta al funcionamiento general del tren motriz. Es quizá uno de los mejores apartados del coche y, sin lugar a dudas, el que más marca el carácter y el tacto general del conjunto.

¿Por qué lo decimos de forma tan contundente? Porque la marca nos ha cedido un Toyota Corolla GR SPORT Electric Hybrid equipado con el mencionado sistema de suspensión y es algo que ha subrayado las diferencias respecto al modelo que toma como base de partida: el Corolla 180H Electric Hybrid. Si cuando probamos aquel nos pareció un buen coche, muy ágil en curva y con un tacto general más que correcto, con el acabado GR SPORT va un paso más allá.

Mismo motor que el Corolla 180H Electric Hybrid, pero una actitud más guerrera

Toyota Corolla Gr Sport 2

Desde que Toyota decidió apostar por la hibridación, su evolución ha ido creciendo casi exponencialmente. Primero se ofrecía una versión con grupo propulsor híbrido dentro del catálogo de opciones, como un motor más entre los gasolina y diésel. Después, se postuló como la única opción en determinados segmentos, como el de los utilitarios y los compactos.

Los SUV también se han visto afectados por la hibridación y, por el momento, solo quedan con motor de combustión algunos modelos concretos de Toyota: AYGO, GT86, GR Supra, Land Cruiser, Hilux, PROACE y PROACE CITY. Muchos de ellos son diésel, aunque en un futuro seguramente terminen siendo híbridos eléctricos o incluso 100% eléctricos.

El mayor exponente en cuanto a hibridación actualmente en la gama del Toyota Corolla Electric Hybrid (y del Toyota C-HR Electric Hybrid ) es el nuevo grupo propulsor híbrido de 184 CV. Ya lo hemos visto en otras versiones del modelo que hemos probado en dos oportunidades, una con el Corolla Electric Hybrid de cinco puertas y otra en el Corolla TREK Electric Hybrid.

Son modelos en los que demostró sobradas capacidades para cumplir con cualquier exigencia, incluso si lo que buscas es respuesta al acelerador y buenas prestaciones. Con esta es la tercera vez que podemos disfrutar del motor Dynamic Force y, ciertamente, creemos que casa a la perfección con las intenciones del nuevo Corolla GR SPORT Electric Hybrid.

Toyota Corolla Gr Sport 3

La gama de los GR SPORT busca ofrecer un toque extra de picante, un poco más de deportividad haciendo hincapié en la renovada apuesta de la marca por este apartado. No es que sea un coche espectacularmente deportivo, se trata más bien de un conjunto que presenta mayores aptitudes dinámicas, una imagen diferenciadora y más equipamiento.

Con todo, exhibe las mismas característica híbridas de cualquier otro Corolla Electric Hybrid, es decir, buena respuesta y usabilidad diaria, con bajos consumos y un agradable tacto general en todo momento. Objetivos todos ellos presentes en el grupo propulsor Dynamic Force, única opción posible con esta terminación.

No hay muchos cambios en el Corolla GR SPORT Electric Hybrid, pero los pocos que hay son muy acertados y ofrecen una personalidad diferente al resto de la gama

Estéticamente cambian algunas cosas en el Corolla  GR SPORT Electric Hybrid respecto al 180H. Las llantas de 18 pulgadas, por ejemplo, tienen el mismo diseño con un acabado diferente. No hay elementos en la carrocería adicionales, pero sí una parrilla específica, de diseño de panal de abeja, y un nuevo color llamado "Gris Ascari" que, según incida la luz, parece blanco o gris. Es exclusivo de esta versión y no le queda nada mal con el techo en contraste en color negro.

También vemos pequeños detalles que buscan aumentar la deportividad estética sin recurrir a alerones, entradas de aire gigantes u otros elementos no siempre acertados.

Para el habitáculo el tratamiento es similar, tanto en cuanto a soluciones como en resultado. Se presentan nuevos acabados, como la tapicería mixta en dos tonos en contraste y costuras en rojo para volante y selector del cambio, al tiempo que se aprecia en algunos detalles de los asientos de diseño deportivo. El habitáculo se remata con un techo forrado en negro, que ayuda a ofrecer una sensación general bastante buena. Es menos luminoso que un techo en tonos claros, pero bonito en todo caso. Desde nuestro punto de vista, sería un elemento de serie.

La magia de este coche está en las suspensiones

Toyota Corolla Gr Sport 4

Recogimos el coche, como de costumbre, en la sede de la marca en Alcobendas (Madrid) y pusimos rumbo hacia la sierra. No disponíamos de la ficha de la unidad, por lo que no sabíamos que iba equipada con la nueva suspensión adaptativa, así que nuestras primeras sensaciones eran un tanto contradictorias.

Comparado con el Corolla 180H Electric Hybrid "normal", el GR SPORT era mucho más cómodo y no debería ser así. En teoría, el GR SPORT comparte todo con el 180H, incluído el bastidor, así que no tendría por qué haber diferencia. Pensamos que se debía a los pocos kilómetros que había recorrido la unidad y a que hacía mucho tiempo que condujimos el Corolla de 184 CV.

Al ir a seleccionar uno de los modos de conducción (solemos poner el ECO para circular por poblado casi siempre), fue cuando nos dimos cuenta de que había muchas más opciones de lo acostumbrado. Hasta siete opciones en total: Normal, EV, ECO, Comfort, Custom, SPORT y SPORT+, con varios programas que no están presentes en otras versiones del Corolla.

Esto nos hizo detenernos en la primera gasolinera que encontramos en el camino y bajar a mirar en el hueco de la rueda. Efectivamente, ahí estaba, la suspensión adaptativa AVS.

Este equipo, que hay que pagar aparte si uno lo quiere en su Corolla (de serie tiene columnas McPherson delante y doble horquilla detrás sin regulación), ajusta la dureza de los amortiguadores en función del firme, permitiendo al mismo tiempo una dirección más precisa. La suspensión cuenta con hasta 650 posiciones diferentes y es capaz de responder en solo 20 milésimas.

Conocido el hecho de que circulábamos con la suspensión "prémium", entendimos el porqué de esa comodidad extra. Ciertamente, este equipo es totalmente recomendable por encima de otras cosas como el navegador. De hecho, si nos compraramos un Corolla Electric Hybrid sería con toda seguridad un GR SPORT para acceder al sistema AVS.

Toyota Corolla Gr Sport 5

El funcionamiento general es muy bueno, tienes un coche distinto para cada situación y los modos están bastante diferenciados entre sí. Cuando seleccionas el Comfort, el coche es realmente confortable; cuando eliges SPORT, la suspensión se nota dura; y, si te decantas por SPORT+, es mejor que el asfalto esté en buen estado.

El modo SPORT+ es el más firme de todos y, como cabe esperar, afecta tanto a la respuesta del motor como a la asistencia del propio motor y al funcionamiento del cambio. En combinación con los neumáticos de perfil bajo, no resulta lo más recomendable en asfalto degradado.

Con él activo se puede ir realmente rápido si el piso está en condiciones. En cambio, si está roto, el coche se mueve, intenta seguir todas las irregularidades que se encuentra y, al final, acabas por bajar el ritmo. En estas circunstancias el modo SPORT "a secas" es la mejor elección. Aun así sorprende lo ágil que se puede ir con el modo Comfort en esas carreteras. No obstante, este último aísla al pasaje de todo lo que ocurre entre las ruedas y el asfalto.

Si te lo puedes permitir, la suspensión adaptativa AVS es una obligación

Al final, acabamos utilizando tres programas por defecto, dejando el resto según la ocasión. De este modo, por ciudad y en desplazamientos diarios el Comfort era el habitual, a no ser que hubiera muchas detenciones (muchos semáforos, tráfico lento...). En ese caso, poníamos el modo ECO. Por carreteras secundarias con buen piso y en busca de diversión, el programa SPORT+ resultaba perfecto, optando por el SPORT cuando el asfalto no estaba en buenas condiciones.

El Comfort nos gustó tanto que casi era el único modo usado, además del SPORT, relegando a un segundo plano los modos EV y normal. Hay otro llamado Custom que permite personalizar las preferencias de cada uno, pero creemos que las propuestas de conducción preconfiguradas disponibles son muy adecuadas y no hace falta estar configurando nada.

Según la web oficial de la marca, el Toyota Corolla GR SPORT Electric Hybrid tiene un precio que arranca en 31.450 euros. La pintura Gris Ascari cuesta 200 euros adicionales y la suspensión AVS son algo más de 1.000 euros. Todos los precios son sin descuentos ni ofertas.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios