Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

No le eches protector solar a tu coche, mejor apárcalo a la sombra

No le eches protector solar a tu coche, mejor apárcalo a la sombra
1 Comentarios
Publicidad


image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Queridos veraneantes, tenemos un mensaje para vosotros: tu coche también tiene calor. Sol, playa, 39ºC, crema solar, arena, salitre, bichos, radiación solar, en definitiva, tu vehículo puede no estar preparado para soportar los inconvenientes del clima veraniego y por ello debemos prestarle especial atención.

Si tú te echas crema... ¿Por qué no echarle a tu coche? Vale, no literalmente, pero se entiende. Que nuestro vehículo luzca impecable en cualquier época del año nos obliga a dedicarle nuestros mejores cuidados, y el verano es un momento muy exigente para la carrocería de tu coche. Si no quieres volver al taller antes de tiempo, pero sí poder disfrutar de la conducción sin sudar la gota gorda, coge un buen bote de protección solar. Seguro que todos salís ganando.

El sol, un enemigo desconocido en carretera

El peligro que suponen las altas temperaturas en verano se maximiza aún más en el interior de un vehículo, aunque a veces se relativice en exceso. Según un estudio del RACC, el sol puede elevar hasta los 80ºC la carrocería exterior y hasta los 72ºC el interior de un vehículo parado y aparcado a la intemperie durante el día. El aire acondicionado es, sin duda, nuestro verdadero aliado en este sentido pues, sin él, el habitáculo podría alcanzar los 55ºC con la irradiación directa en tan sólo una hora, incluso cuando fuera no se estén superando los 30ºC.

protector solar

La exposición continua al calor no sólo afecta a tu coche sino también a tu cuerpo y mente. Cuando no eres capaz de compensar la temperatura corporal, tus capacidades y habilidades al volante se ven afectadas por mareos e insolaciones que pueden requerir de asistencia hospitalaria de emergencia. El efecto de una temperatura de esta magnitud al contacto con la piel del ser humano puede conllevar daños en la piel en tan solo unos segundos. Además, tocar brevemente la superficie de un coche expuesto al sol únicamente durante diez minutos puede provocar quemaduras graves en la piel.

El sol puede elevar hasta los 80ºC la carrocería exterior y hasta los 72ºC el interior de un vehículo parado

Para este estudio, los expertos utilizaron dos coches con pintura de color diferente, uno blanco y otro negro, teniendo en cuenta la marcada diferencia existente en la absorción del calor que ofrece cada uno de los colores. Así se determinó respecto a la carrocería que después de haber expuesto ambos vehículos a la radiación solar durante una hora 60 minutos, se ha podido medir una diferencia de casi 20 grados entre ambos coches, 80 el de color negro y 63 el blanco.

¿Estás seguro de saber cómo combatirlo?

protector solar

Un parasol colocado de forma correcta en el parabrisas del vehículo puede reducir de forma significativa la temperatura del salpicadero, como mínimo once grados. Un dato que nos invita a la reflexión y, sobre todo, a sacarlo del maletero para usarlo más a menudo. Pero si quieres proteger tu coche de los rayos del sol, lo primero será comenzar por buscar aparcamientos en zonas de sombra o, incluso, en zonas interiores.

Parasoles, protectores de volante y láminas polarizadas para evitar la entrada del calor y la radiación

La radiación ultravioleta daña todo tipo de superficies, desde nuestra piel hasta la pintura del coche, como hemos visto, y una exposición continua al sol y a los cambios de temperatura afecta al brillo y a la intensidad de la carrocería. Si no tienes más remedio que dejarlo al sol un largo tiempo, puedes cubrirlo con una lona, de esta manera conseguirás evitar la degradación de la pintura, la oxidación de la chapa y la decoloración.

Los protectores de volante también te evitarán quemaduras imprevistas al subirte al coche y las láminas polarizadas en las ventanillas traseras te evitarán la entrada de luz, radiación ultravioleta y calor. Bien es verdad que muchas veces es realmente difícil evitar que se caliente el habitáculo, pero estos trucos pueden ser de gran utilidad para enfriar un coche rápido (comprobado, baja la temperatura un par de grados).

Viento, sal y arena, un tridente con mucho peligro

protector solar

El mar, la playa y la brisa fresca en ocasiones pueden tornarse en fuertes rachas de viento que arrastren consigo sal y arena. Tu coche, entre otras cosas tendrá que enfrentarse a estos elementos que, además de colarse entre los elementos internos mecánicos (incluido el motor), arañan y deterioran progresivamente el exterior.

El salitre es esa especie de asesino silencioso de carrocerías que poco tiene que ver con la arena. Aunque no lo ves, existe y puede provocar importantes daños en la pintura del coche. En días de viento y oleaje, deberíamos buscar rutas alternativas a las carreteras paralelas a la costa, ya que, al romper las olas, el salitre acabará integrándose en la chapa y estropeando lentamente la pintura.

Un bañito refrescante para mantener tu coche siempre perfecto

Dedicarse a limpiar el coche cada cierto tiempo resulta imprescindible. No hace falta emplearse a fondo, pues, en unos minutos, podrás darle un lavado rápido que elimine la sal y la arena acumuladas. Limpiar con regularidad tu coche también eliminará los insectos que, inevitablemente, acaban pegados a su carrocería y las deposiciones de los pájaros. Es importante hacerlo siempre cuanto antes, ya que, el calor y la luz solar hacen que la corrosión de la pintura se acelere y que las manchas e imperfecciones se asienten con fuerza.

protector solar

Una ducha de agua fría nunca sienta mal en los días más calurosos. Y a tu coche tampoco. Un rápido 'manguerazo' o una visita al túnel de lavado semanal, es más que suficiente, aunque el lavado manual siempre sea más respetuoso que el automático con la carrocería. Las partes de cuero y vinilo del interior requieren también una limpieza especial para que no envejezcan rápidamente.

Limpiar el vehículo con regularidad ayuda a evitar la acumulación de sal y humedad en esta época del año

Limpia con más esmero especialmente los pasos de rueda, llantas y neumáticos, ya que son las parte que tienden a acumular una mayor suciedad y se encuentran más expuestas a la salinidad. Ten en cuenta que cuando recorremos las zonas costeras, la humedad del suelo se transfiere hacia esas partes y esta humedad, contiene la misma sal que el ambiente marino. También es importante utilizar un desengrasante, ya que te ayudará a ablandar la sal y retirarla más fácilmente. Los bajos del vehículo deben refrescarse con una manguera a presión para rascar la oxidación interior lo más posible. Y por último aplicar una cera o lubricante de grafito que impida la acumulación posterior de suciedad será más que suficiente para hacer un mantenimiento total.

¿Un asador en el interior? Olvídate del abanico

protector solar

Internet y Japón nos han descubierto un buen truco bajar hasta 10 grados la temperatura de un coche que ha estado a pleno sol. Y todo ello sin usar el aire acondicionado. Consiste en bajar una de las ventanillas del coche y abrir y cerrar 5 o 6 veces repetidamente la puerta opuesta a la de la ventanilla abierta. Este método está basado en la física de cambio de presiones que vacía el aire caliente del interior por empuje.

Superada la primera fase toca enfrentarse al calor del interior. Arranca el motor y conecta el sistema de refrigeración del coche, pero con las puertas abiertas y las ventanillas bajadas. Conecta el aire acondicionado a máxima potencia y temperatura y deja que el primer chorro de aire caliente emane las toxinas de los plásticos recalentados, de esta forma estos gases se evacuarán con más rapidez que si se quedan en el circuito cerrado de la ventilación del vehículo.

Nada más arrancar conectar el A/C a máxima potencia para eliminar las toxinas restantes hasta que salga el aire frío

Cuando notemos que el interior comienza a estabilizar la temperatura, cosa que puede llevar unos segundos o minutos a lo máximo, entonces sí, subiremos las ventanillas y dejaremos que el aire acondicionado haga su trabajo. Por supuesto que una revisión anual del sistema de aire acondicionado siempre es conveniente sobre todo para asegurarnos de que tiene suficiente carga de gas refrigerante. No dejes de mirar también los filtros de polen que la primavera los habrá dejado finos y por ahí no pasa ni la mitad de aire. Y con todo ello, tu y tu coche podréis disfrutar de unas vacaciones refrescantes y seguras, para que ambos volváis a casa con las pilas bien cargadas.

Más soluciones con los Toyota Tech Tip

protector solar

La nueva tecnología de Toyota también es una solución este verano. Esta vez llega para bloquear cualquier suciedad desagradable, añadiendo humedad en el aire que ayude a evitar que tanto los pasajeros como los materiales del interior sufran la sequedad en exceso. El humidificador de aire 'Nanoe E' utiliza un sofisticado panel diseñado con líneas elegantes sobre la pantalla digital que facilita su uso. El aire en cabina será de mayor calidad y hará tus viajes más agradables.

En Espacio Toyota | Sabemos cuál es la temperatura perfecta para poner el aire acondicionado en verano sin copiar a los pingüinos

En Espacio Toyota | Conducción en verano: seis puntos clave que deberás revisar antes de salir de viaje

Imágenes | iStock djedzura shanecotee claudiodivizia VanderWolf-Images eternalcreative LUNAMARINA

Publicidad

También te puede gustar

Inicio