Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Electricidad a partir de hidrógeno 'solar', ¿por qué no?

Electricidad a partir de hidrógeno 'solar', ¿por qué no?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

La innovación tecnológica sobre los métodos alternativos de producir electricidad ya cuenta con una nueva posibilidad: el uso de paneles solares híbridos para aislar hidrógeno, algo que quizá en un futuro pueda ayudar en el desarrollo de los vehículos impulsados por este gas o en aquellos que emplean la pila de combustible como tecnología de almacenaje de la electricidad.

Esta vuelta de tuerca a los paneles fotovoltaicos convencionales ha sido presentada en la última Conferencia de Sostenibilidad Energética de la ASME por la Universidad de Duke con el investigador Nico Hotz a la cabeza, y basa su funcionamiento no en la electrólisis del agua sino en la catálisis de una mezcla de agua y metanol para aislar el hidrógeno con una gran eficiencia energética.

Hotz propone una opción híbrida en la que la energía solar calienta el agua y el metanol en un laberinto de tubos y, tras dos reacciones catalíticas, el sistema produce hidrógeno de manera más eficiente que la tecnología actual y sin impurezas significativas. El hidrógeno, una vez aislado, puede almacenarse en pilas de combustible que darán electricidad a los dispositivos que la precisen.

Eficiencia enérgetica

Esquema de catálisis del hidrógeno

La particularidad del sistema de Hotz está en la configuración de los tubos por los que fluyen el agua y el metanol. Son de cobre recubierto con una fina capa de aluminio y óxido de aluminio, están sellados y cuentan con una parte de nanopartículas catalíticas que provocan una primera reacción en la mezcla de líquidos consiguiendo temperaturas de más de 200 ºC frente a los 70 ºC que se alcanzan con las placas solares convencionales, lo que supone un aprovechamiento de la energía solar del 95 %.

Cuando el agua y el metanol se convierten en vapor se añaden pequeñas cantidades de un segundo catalizador, lo que aísla las moléculas de hidrógeno. Esta combinación de altas temperaturas y catalizadores marca la diferencia con respecto a otras maneras de producir hidrógeno que son menos eficientes y, precisamente por eso, causan reticencias de todo tipo, sobre todo cuando se las mezcla con el mundo de la automoción.

¿Podrá utilizarse alguna vez esta tecnología para abastecer las necesidades energéticas del automóvil? Seguramente es cuestión de tiempo, pero una cosa está clara: si la demanda de electricidad aumenta por el uso de esta energía en la automoción, van a ser necesarias muchas y muy variadas fuentes alternativas para satisfacer toda esa demanda, y cuanto más eficientes sean, tanto mejor. En ese sentido, la propuesta de Hotz es más que interesante.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos