Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Capota, techo solar, panorámico…, ¿qué opción es mejor para el verano?

Capota, techo solar, panorámico…, ¿qué opción es mejor para el verano?
Sin comentarios

Quizás estés buscando un coche nuevo. O quizás estés pensando en alquilar uno para tus vacaciones. Sea como fuere, en verano es fácil dejarse llevar por la emoción del sol y el calor e imaginarse conduciendo un descapotable con la melena al viento.

O escoger un modelo “con techo” y con el climatizador más revolucionario. O buscar una opción intermedia: algún modelo con techo solar o panorámico. En el siguiente artículo vamos a repasar las opciones que tenemos y sopesar los pros y los contras de cada una de ellas.

Descapotable para disfrutar del aire libre

Mr2
Toyota MR2, el descapotable nipón por excelencia.

Un coche descapotable es, como su propio nombre indica, uno al que se le puede quitar la capota. Bajo este término suele englobarse de forma burda a todos los automóviles a los que se les puede retirar el techo para dejar el habitáculo al aire libre.

Pero lo cierto es que es una palabra muy limitada porque solemos definir la “capota” como una cubierta plegable textil o plástica (también para coches de caballo o cochecitos de niño). Y, sin embargo, existen “descapotables” con techos rígidos metálicos, bien desmontables (más habituales en la década de los 50 y 60) o retráctiles (más comunes en la actualidad).

Independientemente del material, cuando buscamos un coche descapotable, también nos podemos encontrar términos alternativos como convertible, cabriolet, roadster… Aunque en ocasiones suelen utilizarse como sinónimos, lo cierto es que cada uno guarda sus peculiaridades técnicas que es conveniente que tengamos en cuenta:

  • Convertible: es como denominan a los descapotables en general en los países angloparlantes, pero también como préstamo lingüístico en muchas regiones de América Latina.
  • Cabriolet o cabrio: este es un término derivado del francés y, aunque también sirve para denominar a los descapotables en general, se suele utilizar con modelos de 4 plazas y versiones con capota de vehículos ya existentes con techo fijo.
Century
Versión cabrio del Toyota Century, fabricado para la coronación del emperador Naruhito.
  • Roadster o spider: a diferencia del anterior, son términos que se refieren principalmente a biplazas de carácter más deportivo. Roadster es más usado por fabricantes británicos, mientras que spider (o spyder), por italianos y alemanes.
  • Targa, T-Top, phaeton, laundalet: aquí ya hablamos de configuraciones estructurales muy específicas, diseñadas a menudo para modelos concretos y heredadas en ocasiones de los antiguos carruajes. Por ejemplo, mientras que un targa conserva los pilares B y C y solo deja descapotar las plazas delanteras, un landaulet permite descapotar solo la parte trasera del vehículo.
Toyota Gr Supra Sport Top
Toyota GR Supra Sport Top, una versión de tipo targa.

Como podemos imaginar, la mayoría de estas configuraciones están asociadas a modelos deportivos y de lujo. Con todo, hoy en día podemos encontrar versiones descapotables muy asequibles.

Aygo Descapotable
Versión cabrio del Toyota Aygo con capota de lona.

Lo cierto es que la tendencia ha sido muy variable a lo largo de la historia del automóvil, pues los primeros modelos que se fabricaron (allá por el siglo XIX) eran completamente descubiertos y solo incluían capotas plegables a la usanza de los antiguos carruajes tirados por caballos (como el landau, el phaeton o el coupé de ville).

A partir de 1920, con la fabricación en masa de las carrocerías de acero, es cuando empezaron a imponerse los vehículos con techo fijo. Los coches también alcanzaban mayores velocidades y los compradores buscaban propuestas que los protegieran mejor del viento y del ruido.

El descapotable y convertible que hoy tenemos en mente tuvo su apogeo entre los años 40 y 60, cuando los soldados americanos que habían luchado en Europa durante la II Guerra Mundial comenzaron a demandar los coquetos biplazas que habían conocido allí. En cambio, la demanda cayó en los 70 debido a una mayor preocupación por la seguridad de los ocupantes.

Hoy, sin embargo, podemos disfrutar de descapotables igual de seguros que los coches con techo fijo, que nos permiten disfrutar de la conducción al aire libre y contar con un techo cuando así lo preferimos.

Techos solares y panorámicos, para dejar entrar el sol en tu coche

Toyotaproacecityverso17
Toyota PROACE CITY VERSO con techo solar panorámico.

Otros de los motivos de la caída de las ventas de los descapotables fue la popularización de los de los techos solares. Es cierto que podemos encontrar algún antecedente en los años 20, y sobre todo en los años 60 con los techos descapotables por secciones (como el targa). Sin embargo, fue durante los 70 y 80 cuando los techos solares se hicieron más populares.

Landcruiser13 3
Techo solar en el Toyota Land Cruiser.

El techo solar se planteó como una quinta ventana practicada en el techo, que posibilitaba la entrada de más luz y aire fresco al interior del habitáculo. Por supuesto, la gracia de esta ventana es que pueda abrirse y cerrarse a nuestra conveniencia, para lo cual podemos encontrar principalmente tres sistemas:

  • Pop-up: se trata generalmente de un panel de cristal tintado sujeto por una bisagra, por lo que, además de dejar pasar la luz, puede abrirse parcialmente para dejar entrar algo de aire del exterior.
  • Deslizante: el panel se desliza sobre unos rieles para que la apertura sea mayor y permita la entrada directa de luz.
  • Spoiler: a medio camino entre ambos, se inclina hacia afuera y se desliza hacia atrás, dando ese aspecto de “alerón” sobre el techo.
Toyotacorollahybridtouringsports3
Toyota Corolla Touring Sports Híbrido Eléctrico con un amplio techo solar practicable.

Con el paso de los años, los techos se han ido haciendo más sofisticados, pasando de ser manuales a eléctricos y de un solo panel a compuestos: por un lado, el panel de cristal, tintado o no; por otro, un panel opaco deslizante que sirve para bloquear el paso de luz.

Aunque nos pueda gustar mucho eso del viento ondeando nuestra melena, la gran ventaja que aporta un techo solar (y de ahí su nombre) es la mayor cantidad de luz que vuelca al interior. Gracias a ello, se consigue crear una sensación de mayor amplitud y una estética un tanto deportiva que favorece a cualquier utilitario.

Por eso, el techo solar ha ido creciendo en tamaño con el paso de los años hasta convertirse en lo que conocemos como “techo panorámico”. Este tipo de techo extiende el panel de cristal hasta las plazas traseras e incluso abarca todo el techo, como podemos ver en los modelos más actuales. Se consigue así una sensación de mayor espacio similar a la que se logra con un descapotable, pero evitando, eso sí, los inconvenientes de estar a la intemperie.

Touring sports
El Toyota Corolla Touring Sports combina los conceptos del techo panorámico con solar de tipo spoiler.

De hecho, y aunque podemos encontrar sistemas de todo tipo, es frecuente ya que los techos panorámicos sean fijos y no ofrezcan abertura alguna. No en vano, en los países anglosajones este tipo de techo es conocido como moonroof (“techo lunar”) porque permite ver la luna sin dejar pasar el frío de la noche.

Los techos panorámicos actuales ofrecen, de esta manera, un nivel de seguridad y aislamiento prácticamente idénticos a los normales y aportan a cualquier tipo de vehículo un toque de distinción y exclusividad.

Techo fijo, para esconderte de los rayos solares

Toyota Corolla Hatchback 2019
Toyota Corolla Hatchback. Aunque cuente con techo fijo, las amplias lunas garantizan mucha luminosidad en el interior.

Por supuesto, también podemos ir a tiro fijo y optar por el tipo de techo tradicional, que los expertos han convenido en llamar “techo rígido fijo”. Sus ventajas son indudables, tanto en materia de seguridad como en confort. Por eso, es la tendencia predominante en automoción desde hace un siglo. Puede no resultar tan llamativo como un descapotable o un techo solar, pero actualmente en algunos coches es posible escoger un color e incluso patrón diferente para esta parte de la carrocería.

Para el calor del verano es una alternativa igualmente válida. La opción más sostenible es bajar las ventanillas, pues aunque no quede tan glamuroso como bajar una capota, es igual de efectivo. Y siempre es factible hacer uso del climatizador, que han evolucionado a sistemas realmente innovadores. Obviamente, un techo fijo siempre va a ofrecer un mejor aislamiento térmico que cualquiera de las otras opciones.

2018-toyota-c-hr
Toyota C-HR con carrocería bicolor.

Como vemos, tenemos posibilidades para todos los gustos. Si estamos en el proceso de compra de un nuevo coche, quizás adoptemos una actitud más conservadora en nuestra elección. Pero, si estamos en situación de alquilar un coche o adquirirlo a través de renting, no deberíamos descartar ser más atrevidos.

También te puede gustar

Inicio