Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Un año marcado por la pandemia: cómo ha influido la COVID-19 en la movilidad

Un año marcado por la pandemia: cómo ha influido la COVID-19 en la movilidad
Sin comentarios

Estamos a punto de cerrar un año 2020 que nos ha traído acontecimientos que, seguramente, nadie esperaba. El pasado 14 de marzo, en nuestro país se publicaba el Real Decreto 463/2020 por el cual se declaraba el estado de alarma. Su objetivo fundamental consistía en limitar la movilidad de las personas como medio para frenar la propagación de la pandemia por COVID-19.

Una medida adoptada por la mayoría de los países de todo el mundo y cuya vigencia se mantuvo durante largos meses. En ese periodo, los ciudadanos no podían circular por la vía pública a excepción de la realización de aquellas actividades que cubrieran las necesidades básicas. La movilidad se vio afectada y, desde entonces, podemos decir que ha cambiado de forma considerable el modelo de transporte urbano que habíamos concebido.

Nuestros hábitos de desplazamiento, la reducción del uso del transporte público, el teletrabajo y el aumento de nuevas alternativas de movilidad han marcado un 2020 muy diferente.

El transporte público se ve afectado por el distanciamiento social

El confinamiento generalizado de los meses de marzo y abril, lógicamente, provocó una caída de hasta el 90 % en el volumen de pasajeros del transporte público. Pero fue la llegada de la “nueva normalidad” durante el periodo de desescalada que inauguró el verano cuando convivimos con una norma esencial que pretendía mantener controlados los contagios: el distanciamiento social.

Pandemia2

El miedo al contagio provocó una caída del transporte público del 85 % en favor del vehículo privado

No es difícil imaginar que esta medida ejerció un impacto significativamente negativo en el uso del transporte público urbano. En el mes de julio, en Madrid se registró una caída del 47 % de viajeros en comparación con el año anterior. Cifras similares podemos encontrar en otras grandes ciudades como Barcelona y Valencia (46 %).

A pesar de que el conjunto del transporte urbano e interurbano es utilizado por millones de personas en todo el mundo y supone la única opción viable para muchos trabajadores, las caídas de la demanda en nuestro país alcanzaron en torno al 90 % (según datos de la CNT). En este sentido, y con el objetivo de realizar acciones inmediatas para su recuperación progresiva, se propone:

  • Ampliar las frecuencias, sobre todo en horas punta.
  • Limitar el aforo en vagones, estaciones y accesos.
  • Limpiar y desinfectar los espacios, además de distribuir mascarillas en las instalaciones.
  • Establecer protocolos de entrada y salida, ampliar el personal de atención e incluir una correcta señalización.
  • Acelerar el servicio público de bicicletas compartidas y VMP (vehículos de movilidad personal), así como incentivar su adquisición a través de planes de financiación.

El miedo al contagio aumenta la confianza en el vehículo privado

En la otra cara de la moneda, –y a pesar de las restricciones al tráfico para limitar la contaminación que veníamos experimentando– la confianza en el vehículo privado se elevó tras la crisis. La elección del transporte se ha basado en el riesgo de transmisión; por ello, el miedo al contagio y la “estigmatización” del transporte público provocaron un trasvase hacia la movilidad unipersonal.

Según el Ayuntamiento de la capital, esto provocó un aumento de su uso en Madrid de hasta diez puntos porcentuales (de 42,09 a 52,11 %). Mientras en Cataluña, desde el inicio de la pandemia, los desplazamientos en coche particular se han incrementado en un 29 %.

El distanciamiento social, el teletrabajo y la bicicleta son algunos de los factores clave en la movilidad de este 2020

En este sentido, el objetivo para conseguir una correcta convivencia de todos los vehículos y peatones en el entorno urbano es fomentar un uso racional tanto del coche particular como de los taxis y servicios de carsharing. Al año mueren cerca de 380 peatones en nuestro país, por lo que una de las medidas que se defienden es la disminución de la velocidad de circulación en las calles, así como unos nuevos diseños con luces LED que mejoren la visibilidad en los pasos de peatones y en los semáforos.

El teletrabajo reduce la movilidad laboral

Pandemia3

Los desplazamientos “in itinere” también se han visto afectados por la pandemia, principalmente, por la consolidación del teletrabajo tras el confinamiento. Las nuevas tecnologías y la reciente ley de teletrabajo han permitido mantener el contacto laboral a través de videoconferencias y aplicaciones de mensajería, sin necesidad de realizar desplazamientos y manteniendo el nivel de riesgo por contacto al mínimo.

En 2019, casi el 5 % de empleados teletrabajaban; un año después, ha ascendido de media al 34 %

La incidencia del teletrabajo en España pasó del 5 % al 34 % durante la pandemia, modificando así el modelo laboral de muchos empleados, sobre todo, del sector de la banca y el empresarial. En comparación con el año anterior, las personas que trabajaban en casa no alcanzaban el 5 %.

Otro aspecto importante tiene que ver con los jóvenes. Con muchas universidades impartiendo docencia online y la dificultad que supone hoy en día encontrar un puesto de trabajo, muchas personas de entre 18 y 29 años han tenido que regresar a casa de sus padres. En muchos casos, esta situación ha limitado aún más su vida social y sus desplazamientos por el miedo al contagio, algo que no solo supone un riesgo para el entorno familiar, sino que también afecta a la búsqueda de empleo.

¿Favorece el entorno urbano la movilidad activa?

El periodo de desescalada progresiva puso de relieve un asunto que quizá antes no se había tenido tan en cuenta. ¿Está la ciudad habilitada para realizar prácticas deportivas? Con la llegada de la Fase 0, las personas adultas podían salir a hacer deporte en las franjas horarias destinadas a ello, pero muchos ciudadanos se encontraron con dificultades para circular por calles atestadas de individuos y vehículos.

Pandemia4

La planificación urbana y la gestión del transporte influyó enormemente en la disponibilidad de espacios para realizar actividad física, algo esencial teniendo en cuenta los altos niveles de sedentarismo que se alcanzaron durante los meses de confinamiento. El deporte tiene un impacto positivo en la salud, y caminar o usar medios de transporte como la bicicleta en las ciudades mejora el tráfico y reduce el riesgo de transmisión del virus.

Por ello, otra de las conclusiones que podemos extraer de este año es que el espacio público debe adaptarse a unas necesidades que reclama la ciudadanía en cuanto a hacer uso de forma segura de estas alternativas a la movilidad. Reducir el sedentarismo como cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel global empieza por facilitar la movilidad activa de ciclistas y peatones.

Un año de acciones solidarias con Toyota

Los balcones de nuestras casas se convirtieron en un clamor popular en apoyo a quienes luchan y siguen luchando día a día con el virus. Pero las acciones solidarias no se quedaron ahí y descubrimos muchos gestos de humanidad con quienes más sufrieron los momentos críticos de la curva.

Muchas empresas de logística de vehículos se incorporaron a las entregas solidarias durante el estado de alarma, cediendo su flota a los servicios sociales, médicos y farmacéuticos. Toyota España, en el marco de la campaña #YoCedoMiCoche, puso a disposición de agrupaciones de Protección Civil y de otras entidades más de 70 vehículos corporativos, además de colaborar con la Fundación Aladina en el desplazamiento de los trabajadores sociales que acudían a realizar visitas domiciliarias.

Toyotahiace Ambulanciacovid 191

Otra de las actividades realizadas por la compañía fue la de adaptar una unidad de la furgoneta Toyota Hiace a las necesidades y requerimientos de los servicios médicos. Un modelo que permitía el aislamiento del paciente gracias a un sistema de control de las gotas exhaladas. También en Cataluña, junto al Banc de Sang i Teixits, se unió a la iniciativa que permitía donar sangre por primera vez en un concesionario de automóviles.

Ha sido un año muy intenso para la movilidad, no cabe duda.

Imágenes | Sala de Prensa de Toyota, iStock/Chansom Pantip/BartekSzewczyk/Moha El-Jaw/Noppasin Wongchum

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios