Compartir
Publicidad
Publicidad

2008 Cheetah Coupe

2008 Cheetah Coupe
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La supremacía de los AC Cobra de Carroll Shelby en la competición norteamericana de la década de los ‘60 llegó a ser casi obscena, así que alguien tenía que plantarle cara. Así que Bill Thomas, en un proyecto personal, decidió crear el Cheetah Coupe, un rival digno para la Cobra de Shelby.

Una vez más, se demuestra que la rivalidad Ford vs Chevy ha estado presente en casi todos los bandos. Aunque ciertamente ninguno de ambos proyectos fuesen productos oficiales de ambas marcas, ambos creadores, estuvieron ligados a las altas prestaciones de cada marca. El trabajo de Carroll Shelby es bien conocido y Bill Thomas era, digamos, su equivalente en Chevrolet.

Con tan sólo 23 ejemplares construidos antes de que un incendio destruyese la factoría de Bill, se han convertido en ejemplares de colección. Pero ya no hace falta desembolsar enormes cantidades de dinero, ya que la empresa Cheetah Continuation Collectible ha puesto a la venta nuevas unidades, licenciadas por el propio Bill Thomas.

2008 Cheetah Coupe

No hay datos de su precio ni de sus prestaciones, pero según he podido encontrar en la Wikipedia, las cifras del original superaban a las de los AC Cobra. Estas nuevas unidades (que no réplicas) están equipadas con un motor Chevrolet V8 350, como no podía ser de otra forma.

Pero no sólo construyen el Coupé, sino que el Cro-Sal Cheetah también está en el catálogo. Y vosotros diríes, ¿y qué es eso de Cro-Sal? Tranquilos, se explica fácil.

De la factoría de Bill Thomas y las manos de Don Edmunds sólo salieron 23 Cheetah Coupe, como he dicho antes. El Cro-Sal Cheetah es un ejemplar único, con carrocería roadster, creada a partir de las necesidades de su piloto y su ingeniero, Ralph Salyer y Gene Crow, que tuvieron que extirpar el techo debido al sobrecalientamiento al que se veía sometido el piloto dentro de la cabina por la cercanía del motor.

Pero además, dicen por ahí que esta drástica medida también se vió obligada a realizarse porque la aerodinámica del coche hizo que el techo y las puertas volasen a más de 300 km/h por las diferencias de presión entre el interior de la cabina y el exterior. Una locura…

Vía | Serious Wheels

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos