Compartir
Publicidad

Rolls-Royce también necesita una motorización alternativa, pero no la veremos pronto

Rolls-Royce también necesita una motorización alternativa, pero no la veremos pronto
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A principios de año os comentábamos que Rolls-Royce coqueteaba con la posibilidad de fabricar un híbrido enchufable pensando esencialmente en China. Cada vez se extienden más los intentos, sobre todo en términos de híbridos enchufables, por demostrar que el lujo y la movilidad alternativa no están reñidos. Aún así, el fabricante inglés no lo tiene tan claro.

Es lógico que los proyectos de electrificarse queden en un segundo plano, especialmente después de dar la vuelta al mundo con el prototipo Rolls-Royce 102EX Phantom a modo de experimento, y encontrar un interés nulo. No obstante, no todo está perdido, porque su CEO, Törsten Müller-Ötvös, ha insistido en que Rolls-Royce necesita un tren de tracción alternativo.

rolls-royce-102ex-tranvia.jpg

Sus palabras sobre qué ocurrió con el 102EX Phantom son muy aclaratorias. Hablando de prototipos, cuenta que algunos clientes les da lo mismo el coche que les pongan delante, sueltan el puñado de billetes mientras señalan el modelo en cuestión y piden al sastre automotriz que les fabrique el modelo. Eso no pasó en el caso de su eléctrico.

Una autonomía eléctrica que se adapte a las necesidades

En el fondo y en la superficie, es complicado que un cliente así se sienta seducido por una autonomía de 200 kilómetros y un tiempo de recarga de 20 horas. Por eso, el siguiente paso de Rolls-Royce es olvidarse de los eléctricos puros, pero no de los enchufables.

Müller-Ötvös ha acercado algo más el proyecto en el que estarían pensando de híbrido enchufable, al desvelar que su autonomía estaría entre los 50 y 80 kilómetros (en la línea, por ejemplo, de los eléctricos de autonomía extendida Chevrolet Volt o Cadillac ELR). Esta vez parece que el fabricante ha analizado algo más las necesidades los requisitos de sus clientes, que suelen vivir en áreas rurales y eso provoca que sus desplazamientos sean más largos.

rolls-royce-espiritu-electrico.jpg

Del mismo modo, sabemos que no conviene hacerse demasiadas ilusiones, y así lo indica el propio CEO de Rolls-Royce al recordar que no aceptan ningún tipo de compromiso al respecto. Igualmente, no hay prisa excesiva por ver al espíritu del éxtasis flotar sobre un motor silencioso. De llegar a verlo sería a lo largo de los próximos cinco años.

Vía | Autoguide
En Motorpasión Futuro | Bentley lanzará primero un modelo híbrido enchufable, luego uno diesel, Adiós al Rolls-Royce Phantom EV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio