Compartir
Publicidad
Publicidad

Los híbridos más selectos del mundo: Porsche 918 Spyder, LaFerrari y McLaren P1

Los híbridos más selectos del mundo: Porsche 918 Spyder, LaFerrari y McLaren P1
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Érase una vez el automóvil. En los inicios, competían entre sí distintas tecnologías: el caballo, el vapor, la electricidad y el motor de combustión interna. El vehículo a motor al principio fue algo de burgueses, nobles y monarcas: caros y exclusivos, inaccesibles a la gente corriente.

Entre los clientes más selectos el eléctrico triunfaba por sus ventajas: limpieza (no se manchaba uno las manos), silencio, confort... pero el motor de combustión acabó ganando. Un siglo después las cosas están empezando a cambiar. Los híbridos y los eléctricos reclaman su altar en la cúspide de la exclusividad.

Durante muchos años, el máximo lujo se ha asociado a los motores más potentes, a los coches más rápidos, a los más caros en materiales, a los más difíciles de adquirir por el 99% de la población. La eficiencia empieza a ser un factor diferenciador más, aunque sus clientes no lo tengan como factor principal.

Lohner-Porsche Semper Vivus

La nueva guerra de cifras

Porsche ha sido el primer fabricante en tirar el guante a otros fabricantes, y lo hizo en el pasado. En 1899 el fundador de la marca, con 24 años, hizo el primer híbrido enchufable que tuvo éxito comercial. Fue el "Lohner-Porsche Semper Vivus":https://www.motorpasionfuturo.com/coches-hibridos/porsche-semper-vivus-el-primer-hibrido-de-produccion-de-la-historia, del que ya os hemos hablado antes. Su digno sucesor es el "Porsche 918 Spyder":https://www.motorpasionfuturo.com/coches-hibridos/porsche-918-spyder-hybrid, otro híbrido enchufable.

El planteamiento de este coche es revolucionario. No solo es potente y capaz de reventar límites de velocidad en un par de chasquidos de dedos, también puede ser muy ecológico en distancias cortas y competitivo, incluso ser más limpio que los utilitarios Diesel más frugales del mercado.

Partamos de la base de quien se gasta la barbaridad de dinero que cuesta este coche no sufre por llenar un depósito por 100 ni por 200 euros. Eso es lo de menos. Hay otras cuestiones que impulsaron a los ingenieros a meterse en este asunto, y no son precisamente menores.

Porsche 918 Spyder

¿Qué razones justifican este tipo de coches?

Desde el punto de vista impositivo los coches de más altas prestaciones son como el diablo en persona, y en varios países están refritos a impuestos. Como se tenga en cuenta la potencia, algunos casos pueden ser escandalosos. Por ejemplo, en Italia, poseer un Lamborghini Aventador cuesta más de 8.000 euros al año.

También tenemos ejemplos como Londres, donde los dueños de determinados coches han de pagar la famosa congestion charge, y más ayuntamientos lo irán haciendo según necesiten dinero fresco o tengan problemas de contaminación. Poco o nada importará el ridículo efecto neto de la polución de ese tipo de coches.

También interesa hacer cambios respecto a las normativas de emisiones, cada vez más difíciles de cumplir si hablamos de motores muy potentes. Para no perder la exclusividad que dan los motores V8, V10 o V12, la hibridación es uno de los pocos caminos que quedan para que eso sea posible.

Ferrari LaFerrari

Consideremos también que los dueños de superdeportivos no van constantemente a 300 km/h. También se usan para ir a trabajar, al club de campo, viajes de placer, compras en ciudad y demás. Normalmente les sobra potencia, pero para ir por una ciudad, les sobra casi toda.

También hay que dejar el estereotipo de que el dueño de un superdeportivo es un piloto de Fórmula 1 y va con arnés y casco por la vida sin bajar de 180 km/h. También hay gente que solo quiere un coche exclusivo y le trae sin cuidado su velocidad máxima o sus capacidades. Quiere un coche que otros no se puedan permitir. Algunos ni les pisan.

Por eso podemos comprender la progresiva extinción del cambio manual en este tipo de coches, por agrado de uso de los automáticos y por hacerlos más domesticables. Si metemos en la ecuación propulsión eléctrica, lo mejoramos todo. Es el novamás del confort, ni ruidos, ni vibraciones, solo movimiento.

McLaren P1

Frente a la jugada de Porsche no se iban a quedar sus competidores quietecitos. McLaren y Ferrari, dos nombres eternos entre otras cosas por la competición, han presentado en el Salón de Ginebra dos transgresoras propuestas: "LaFerrari":https://www.motorpasionfuturo.com/coches-hibridos/ferrari-laferrari y "McLaren P1":http://m.motorpasionfuturo.com/coches-hibridos/mclaren-p1-hibrido-enchufable-fotos-sin-camuflaje. Son mejores que el Porsche, y más exclusivos si cabe, con precios astronómicos.

En otra ocasión os hablaré de los superdeportivos eléctricos, que merecen un análisis aparte. El híbrido es la tecnología de transición entre la gasolina y la electricidad, está en ambos mundos. Vendrán más modelos con otros fabricantes. Lamborghini se apuntará al carro, Maserati, Bentley...

Ya nos estamos metiendo en otro terreno, el del prestigio tecnológico. Solo en motores de combustión ya hemos visto avances en eficiencia insólitos. Ya hay coches de más de 400-500 CV que tienen consumos similares a una berlina gasolina de los años 80 (y de las más normalitas) contaminando mucho menos.

Porsche 918 Spyder

Fijémonos en el lado eléctrico de estos tres superdeportivos. El Porsche tiene una autonomía de 25-30 km sin necesidad del motor de gasolina, dentro de un abanico de velocidades legales. El McLaren es capaz de recorrer 10-20 km sin encender su monstruoso V8. En cuanto a LaFerrari, no dispone por el momento de esa capacidad.

Estos coches no se suelen usar para kilometrajes elevados, de hecho, algunos de ellos no harán ni 100 km en una década, serán maquetas 1:1 en casas de millonarios. Son autonomías razonables para el patrón de uso del dueño de un coche así. Y no son poca cosa, el motor convencional garantiza no quedarse tirado.

Según se vaya prohibiendo la circulación de vehículos convencionales --o entorpeciendo mucho su libertad-- en algunas ciudades, cobrará más sentido la hibridación. Los que puedan ir en modo eléctrico, sin contaminar, podrán pasar. Los que no, tendrán que irse a un aparcamiento disuasorio.

  918 Spyder LaFerrari P1
Motor térmico 4.0 V8 (500 CV) 6.3 V12 (800 CV) 3.8 V8 (737 CV)
Potencia eléctrica 218 CV 163 CV 179 CV
Autonomía eléctrica 25-30 km No tiene 10-20 km
Consumo homologado <3 l/100 km 14,2 l/100 km <8,6 l/100 km
Precio (aprox.) 767.555 euros 1.300.000 euros 866.000 libras
Aceleración 0-100 km/h 3,2 seg <3 seg <3 seg
Velocidad máxima 320 km/h >350 km/h 350 km/h
Potencia combinada 718 CV 963 CV 916 CV
Producción prevista 918 unidades 499 unidades 375 unidades

Por el interés te quiero Andrés

Querido lector, si has pensado en este dicho, has acertado. Ese es el verdadero motivo por el que los fabricantes van a meterse en esta guerra. No es por ahorrar gasolina. No es por ir de ecológicos por la vida. No es por amortizar a los tropecientos kilómetros. Es por interés.

En el estereotipo clásico del híbrido tenemos a coches que son diseñados para lograr una eficiencia energética superior, y planteamientos de tipo ecológico o económico, o ambos. En esta liga lo primario pasa a ser lo de menos, pero es un buen argumento de venta: lo último.

Es como lo de sacrificar animales para vestirse con su piel. No es por ecología (dejar de usar plástico), es por otros motivos. El leit motiv de la ecología es realmente lo de menos. Pero bueno, no deja de ser beneficioso para el medio ambiente, aunque sea como efecto colateral.

LaFerrari

No olvidemos que los consumos homologados de estos coches siguen siendo película de terror para la cuenta corriente de la mayoría de la población. El Ferrari homologa unos 14,2 l/100 km, el McLaren menos de 8,6 l/100 km y el Porsche 918 Spyder menos de 3 l/100 km. ¿Esto último es correcto? Sí, pero maticemos.

En el ciclo de homologación, los híbridos e híbridos enchufables, la mayor parte del tiempo, no usan los motores de combustión interna. Por eso pueden salir medias ridículas. Ahora bien, cuando esas baterías no estén repletas de carga, serán como híbridos normales, y entonces saldrían consumos más realistas.

Por eso el Porsche promete tan poco. Hecho el ciclo de homologación, hecha la trampa. En condiciones reales de 10 l/100 km no habrá quien los baje, 15 serán más realistas y 20 en manos de conductores que no vayan preocupados por el consumo, aunque no vayan tan deprisa como Benzemá.

LaFerrari

Esto es así por la naturaleza del híbrido enchufable. Cuando las baterías tienen poca carga, el motor eléctrico se alimenta del excedente de potencia del motor de gasolina (que se almacena), las frenadas y al soltar el acelerador. Esa energía se consume rápido, no es comparable a lo que le entra por el enchufe.

Aunque estos tres coches sean fundamentalmente imagen y no sean para salvar al planeta, siguen siendo positivos. Demuestran que cuando se quiere, se puede. Ha costado un dineral desarrollarlos, pero sus futuros clientes van a empapelar con billetes a los fabricantes, así que recuperarán la inversión.

No todos los fabricantes tienen la capacidad tecnológica de ser los primeros. Ferrari, McLaren y Porsche ya lo han hecho. Los demás lo harán cuando puedan. O lo hacen por las buenas o por imperativo legal, pero lo acabarán haciendo también. Aunque haya sido por puro interés, gracias por darles vida.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos