Compartir
Publicidad

Helsinki intenta revolucionar el transporte público para convencer a la gente de que no necesita coches privados

Helsinki intenta revolucionar el transporte público para convencer a la gente de que no necesita coches privados
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La ciudad finlandesa de Helsinki está pensando en una solución para que a sus habitantes ya no les interese tener un coche en propiedad. No se está hablando de agrabar tasas e impuestos para eliminar los automóviles de las calles como se quiere hacer en otros lugares como Londres, sino de ofrecer alternativas mejores y más baratas para que los ciudadanos se inclinen por estas.

Helsinki quiere ofrecer un servicio integral de movilidad. La idea es que con una sola tarjeta de transporte y pagando una cuota unificada, se podrá acceder al transporte público clásico (autobús y tren), al servicio de préstamo de bicicletas, al servicio de ferris y a un servicio de préstamo de coches. La cosa es racionalizar y optimizar el uso de los coches para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Todo esto está en fase de diseño, pero para que la cosa funcione hay que contar con el civismo y la buena voluntad de los usuarios. Si todos eligiesen coche todos los días al final el servicio sería impracticable. Siendo francos, hace tiempo que los coches han dejado de ser el medio de transporte ideal para ciudad. Es un hecho, está ahí. Ahora sólo habría que hacérselo ver a los usuarios del servicio si es que no lo saben ya.

1

Si la idea cuaja y la gente deja de comprar coches personales para decantarse por algunas de las interesantes alternativas que se ofrecen con ese servicio, la consecuencia más directa es que habría menos coches por las calles y quedaría más espacio para las personas.

La idea no es eliminar el coche sino racionalizar su uso. Una persona puede tener su coche particular parado el 99% del tiempo en el garaje y solo lo usa durante una mínima parte del tiempo en relación a lo que está aparcado. Sería preferible contar con menos coches, pero que estos se utilizasen de una forma mucho más intensa. La idea va un poco por ahí también.

Como todo, está muy feo que un gobierno o un ayuntamiento nos diga a los ciudadanos como tenemos que hacer las cosas o en qué debemos de gastar nuestro dinero. Nadie debería decidir por nosotros si queremos tener coche en propiedad o no, pero si las autoridades finlandesas se lo montan bien y crean un servicio que le ofrezca a los ciudadanos lo mismo o incluso más que el coche privado a cambio de un menor precio, entonces esto seguro que acaba cuajando entre la gente.

Vía | Navigant Research Blog
En Motorpasión Futuro | Finlandia pone a prueba al autobús eléctrico eBusco YTP-1, ¿Sería provechoso que el transporte público fuera gratuito? En Tallin lo tratan de averiguar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio