Compartir
Publicidad
Publicidad

Casi a punto los radares detectores de alcohol

Casi a punto los radares detectores de alcohol
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La idea es muy simple, detectar a distancia mediante un radar, similar a los que se emplean para detectar el exceso de velocidad, si en el interior de un vehículo que circula por un determinado punto hay presencia de alcohol en el ambiente y que podría ser como consecuencia de los vapores que podría emitir el conductor al respirar.

La posibilidad de detección de vapores de alcohol a distancia no es una idea descabellada. Hoy en día ya se utilizan diversos sistemas para detectar explosivos u otras sustancias químicas o peligrosas a distancia mediante dispositivos láser sin poner en riesgo la vida de los policías que los manejan, por lo que tan solo había que intentarlo con el alcohol.

Ya en el año 2010 los rusos empezaron a hacer algunas pruebas sobre ello, pero se encontraron con numerosos problemas a la hora de ponerlo en práctica. Ahora científicos del Instituto de Optoelectrónica de la Universidad Militar de tecnología de Varsovia, en Polonia, han conseguido perfeccionar el dispositivo lanzando rayos laser a través de las ventanillas laterales del vehículo y realizando análisis espectroscópicos de la luz reflejada. Estos rayos no afectan a la visión, ni a los ojos, ni al organismo de las personas del interior del coche.

2

Para la realización de la prueba es necesario un emisor de rayos láser que debe de situarse en posición perpendicular a la carretera, de forma que pueda lanzar el rayo laser a través de las ventanillas laterales del vehículo. Este rayo láser se reflejará en un espejo colocado en el lado opuesto de la calzada y después de atravesar de nuevo el coche será recogido por un foto detector situado al lado del emisor.

La luz recogida debe ser analizada mediante pruebas espectroscópicas por un potente ordenador. Teniendo en cuenta que el alcohol disperso en el ambiente incidirá sobre los rayos de luz desviándolos y produciendo en ellos ciertas alteraciones no solo se podrá detectar si existe algún tipo de concentración alcohólica en el ambiente interior del coche sino incluso hasta la concentración aproximada existente.

Este radar no analiza al conductor sino al interior del vehículo

Claro está que este sistema no será capaz de detectar si el alcohol procede del conductor o de otro pasajero, o incluso de alguna botella abierta que se encuentre en su interior, por lo que será necesario que la policía reciba un aviso del radar y detenga al vehículo que ha dado positivo para realizar la prueba de alcoholemia al conductor.

3

Mediante este sistema se evitaría parar y molestar a aquellos vehículos en los que no se aprecien niveles de alcohol en su interior, pudiéndose centrar más la policía en aquellos en los que si lo haya y por lo tanto aumentar no solo la efectividad en los controles de alcoholemia, sino también el miedo de los conductores a ser parados, y por lo tanto disminuiría la ingesta de alcohol a la hora de ponerse manos al volante.

En el coche, el alcohol no tiene sitio

Los investigadores han pensado en aquellas situaciones que le pudieran dar problemas a su detector, como por ejemplo el sistema de ventilación o el aire acondicionado con su renovación de aire, pero han calculado que esa renovación no es lo suficientemente rápida como para poder distorsionar de forma alarmante los datos. También han pensado en los conductores que van con las ventanillas abiertas, cada vez menos, pero esa situación es detectada fácilmente por el radar, por lo que puede avisar a la policía sobre esa situación y que ella misma decida sobre la detención del vehículo o no.

4

En los próximos meses concluirá la última fase del proyecto, consistente en disminuir el peso de todo el equipo, miniaturizar al máximo todos los componentes y conseguir las homologaciones necesarias para su puesta en funcionamiento. Una vez esto este conseguido la policía dispondrá de un arma más para poder defendernos de todos aquellos que todavía no han comprendido que en el coche el alcohol no tiene sitio.

Vía | SPIE Digital Library
En Motorpasión Futuro | Conducir y manejar un smartphone conlleva más riesgo vial que el consumo de alcohol o cannabis al volante, BreathalEyes, o cómo medir la alcoholemia con un iPhone, El Reino Unido prohibirá fumar en los coches que lleven niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos