Compartir
Publicidad

Car-D-board: el coche de cartón

Car-D-board: el coche de cartón
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ahora más o menos un año publicábamos la noticia de un ingeniero que había desarrollado una bicicleta hecha totalmente de cartón. Pues ahora, se conoce la noticia de un profesor de plástica francés que ha diseñado un coche construido también con cartón y equipado con un motor híbrido.

Thierry Dumain, así es como se llama este profesor de 53 años, que da clases de plástica a niños y que está afincado en la ciudad francesa de Niza y que se presentó, a comienzos del año pasado, al concurso 2013 de diseño que convoca desde hace unos años Michelin bajo el nombre de Michelin Challenge Design.

El vehículo diseñado por El Sr Dumain y denominado car-D-board tiene una cierta apariencia de un Citroën Mehari. Su carrocería está elaborada totalmente en cartón, lo que la convierte en fácilmente reciclable. Esta carrocería está montada sobre un chasis construido en plástico reciclado. Al ser un concepto de coche minimalista no dispone de puertas ni techo duro.

car-D-board carga

En el interior del car-D-board no se ha incorporado salpicadero ni instrumentación alguna, si bien podremos, mediante una aplicación adecuada, gestionar todos los parámetros del vehículo utilizando una tableta o móvil de última generación.

Los neumáticos que equipa el car-D-board son estrechos y no disponen de cámara de aire. Las llantas están diseñadas en forma de palas de manera que trabajen como un molinillo y mediante una hélice independiente instalada dentro de cada rueda tengamos una fuente de energía adicional.

Este concepto no nos resultaba ajeno. Lo habíamos visto en el Ventile Car de 2011, y es que Thierry Dumain es el mismo diseñador de aquel "coche eólico". Quizás por ser profesor de plástica (sin ánimo de menospreciar su profesión, tan válida como cualquier otra) y no ingeniero mecánico, no parece aclarar su diseñador cuánta resistencia al avance implica esta generación eólica en las ruedas.

No debemos olvidar que tanto el rozamiento con el aire, como el rozamiento con el suelo, son los principales motivos que frenan el avance de un coche. De ahí que los vehículos más eficientes sean, además de más ligeros, más aerodinámicos y con neumáticos más estrechos y de menor coeficiente de resistencia a la rodadura. Alguien debería recordarle que las leyes de la física están presentes siempre y que no existe la máquina de movimiento perpetuo que realice trabajo sin consumir energía.

Estas ruedas "eólicas" no dejarían de funcionar de manera muy similar a unos frenos regenerativos: en el momento en el que quisiésemos generar electricidad, se frenaría el coche.

El propulsor propuesto para este diseño por el Sr Dumain es un motor híbrido gasolina-aire comprimido y energía eléctrica. En el caso que no hubiera suficiente presión de aire comprimido para mover el coche entraría en funcionamiento un motor eléctrico o un pequeño motor de gasolina de apenas 400 centímetros cúbicos.

car-D-board total

La batería necesaria para alimentar el motor eléctrico se iría recargando sobre la marcha mediante los generadores dispuestos en las ruedas. Se trata pues, de una mezcla de tres tecnologías combinadas que en total harían que este vehículo apenas pesara 300 Kg y que pudiera llegar a alcanzar los 120 km/h.

Michelin

Cada año Michelin Challenge Design propone un desafío distinto a los diseñadores que se presentan al concurso. A lo largo de los años los diseñadores participantes han sido desafiados a explorar sistemas de propulsión alternativa, enfrentarse a problemas de seguridad, abordar la movilidad urbana, etc. Para el año 2014 el desafío planteado es abordar el potencial de la conducción autónoma, ya que abre nuevas posibilidades en el diseño de los automóviles.

El desafío del concurso del año 2013 era explorar el desarrollo de vehículos ligeros mediante el diseño de un vehículo familiar. El vehículo diseñado debía de cumplir con las demandas de los consumidores en materia de seguridad y comodidad. Quizás haya sido por esto por lo que el car-D-board no ha estado entre los tres primeros premios, aunque sí ha estado entre los 15 finalistas del concurso.

Sin duda es muy difícil que una idea así pueda llevarse algún día a la práctica y que podamos tener coches a los que si se les estropea alguna pieza podamos coger y tirarla a la papelera, o al contenedor azul del cartón, o al amarillo del plástico, pero al menos esto nos debería hacer pensar en la necesidad de utilizar el máximo de componentes reciclables y en cómo aprovechar toda esa energía gratuita disponible en nuestro entorno.

Vía | Noticias de coches Más información | Michelin Challenge Design En Motorpasión Futuro | No sabrás lo que puede significar el reciclaje para una movilidad más limpia hasta que veas esta bici hecha de cartón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio