Compartir
Publicidad

Australia hará realidad un corredor con electrolineras de casi 2.000 kilómetros, pero solo por la costa

Australia hará realidad un corredor con electrolineras de casi 2.000 kilómetros, pero solo por la costa
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El futuro de la movilidad en Queensland pretende ser eléctrico, y así se ha decidido en el Parlamento de Brisbane, su capital. A través de una nota de prensa, el gobierno australiano ha anunciado el lanzamiento de la 'Súper Autopista Eléctrica de Queensland', una vía dotada con puntos de recarga eléctrica a lo largo de la costa este.

Desde la Costa Dorada en la frontera sur del estado hasta Cairns, en el extremo norte, este corredor contará con 18 estaciones de recarga que permitirán a los vehículos cargarse con energía verde en 30 minutos. Aún así, no supera a nivel tecnológico a la pionera eHighway que inauguró Suecia en 2016.

Un interior inhóspito a nivel electrificación

road

El gobierno de Queenlsand quiere incentivar el uso de esta autopista permitiendo su uso libre en la fase inicial, y afirma que este ambicioso proyecto permitirá en los próximos seis meses conducir desde la frontera sur del estado hasta el Norte, pero por la costa.

Para que te hagas una idea, la ruta que seguirá esta autopista irá desde la Costa Dorada en la frontera sur del Estado hasta Cairns, en el extremo norte y a través de 2.000 kilómetros. A lo largo de ella se extenderán 18 electrolineras que suministrarán energía de fuentes renovables adquiridas a través de créditos o compensaciones.

En Queensland hay menos de 1.000 vehículos eléctricos en un estado con casi cinco millones de habitantes.
Australia

Estos puntos de recarga ya están disponibles en los primeros 18 pueblos y ciudades que conforman la primera fase.

En Australia, la mayor parte de los puntos de recarga se concentran en Sidney, Victoria y Brisbane. Es decir, la costa este del continente. En el otro extremo del país encontramos Perth, con una media de 26 estaciones de recarga, quedando un mapa centro continental a nivel eléctrico bastante inhóspito.

australia

El objetivo del gobierno es promover el uso de los vehículos eléctricos en un país con 7.700 millones de km² y una baja densidad de población: poco más de 24 millones. Las enormes distancias hacen necesaria una red de estaciones de carga que permitan una menor dependencia de los combustibles fósiles y una mayor autonomía para los desplazamientos. Más aún en el desértico interior del continente.

road

Según Electrek, en Queensland hay menos de 1.000 vehículos eléctricos en un estado con casi cinco millones de habitantes.

Suecia, Canadá y Estados Unidos también

Las carreteras se comienzan a adaptar a la electrificación en todo el mundo, y encontramos el ejemplo más bestia en Canadá. La Autopista Transcanadiense viaja a través de las diez provincias de Canadá desde el Océano Pacífico al oeste hasta el Atlántico al este.

Carrerag

La ruta principal se extiende a lo largo de 8.030 kilómetros y está en marcha un plan para instalar 32 estaciones de carga a lo largo de 3.000 kilómetros.

Estados Unidos también tiene alrededor de 20.000 km de carreteras eléctricas, con 16.118 estaciones de carga y 43.876 puntos de recarga en todo el país.

Suecia por su parte ha sido pionera en esto de electrificar las carreteras de forma literal. La eHighway se conviritió en 2016 en la primera carretera eléctrica del mundo.

SUECIA

Unos pantógrafos inteligentes retráctiles instalados sobre las cabinas entran en contacto con la catenaria y se alimentan de energía eléctrica, desconectando los motores térmicos a velocidades de hasta 90 km/h.

Aunque en España aún estamos a años luz de países como Noruega, vamos poco a poco renovando uno de los parques móviles más antiguos de Europa.

españa

Uno de los principales problemas es la falta de infraestructuras. Mientras en Estonia, por poner un ejemplo, hay puntos de recarga para vehículos eléctricos cada 40 ó 60 kilómetros, en España hay pocas y muchas cuelgan el cartel de "fuera de servicio". Y esto, obviamente, es una importante traba para el desarrollo de la movilidad eléctrica.

En enero de 2017 había 8.252 vehículos eléctricos y, según datos de la plataforma colaborativa Electromaps, 2.137 puntos para realizar recargas, ya sea de manera privada o pública. Los expertos coinciden en que la red de carga es dispersa en España y está poco integrada, y son necesarios más cargadores interprovinciales.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos