Compartir
Publicidad
Publicidad
Goodyear Eagle-360. ¿Y creías que lo habías visto TODO en cuestión de neumáticos?
Tecnología

Goodyear Eagle-360. ¿Y creías que lo habías visto TODO en cuestión de neumáticos?

Publicidad
Publicidad

¿Puede un neumático ser esférico? El Goodyear Eagle-360, un prototipo presentado por la firma de Ohio en el Salón de Ginebra, lo es. Según explica la marca, el Eagle-360 "refleja la visión que Goodyear tiene del futuro", y además aporta una solución que hasta la fecha es única, centrada en los coches autónomos.

El matiz no es gratuito. Este neumático, realizado con impresión 3D para el Salón, es esférico para dar salida a varios problemas que pueden abordarse en un futuro de conducción autónoma.

Una apuesta revolucionaria por un futuro de conducción autónoma

Coches Autonomos
Según un estudio de Navigant Research, en 2035 habrá 85 millones de coches con capacidad de conducción autónoma.

La forma del Eagle-360 de Goodyear se presenta como una garantía de mejor seguridad y manejabilidad. Se trata de neumáticos multidireccionales, lo que reduce el deslizamiento que puede sobrevenir en situaciones de determinados riesgos potenciales, como el hielo negro o los obstáculos imprevistos, potenciando la seguridad.

Por otra parte, la forma esférica del Eagle-360 de Goodyear permite una mayor suavidad en la conducción, al crear un movimiento lateral fluido. Y, no menos importante, como este neumático permite realizar giros de 360 grados, se podrá hacer frente a los posibles problemas de aparcamiento del futuro, ya que los coches equipados con neumáticos esféricos necesitarán menos espacio para estacionar en las plazas de aparcamiento.

Un neumático que se inspira en la naturaleza y funciona conectado por levitación magnética

Gy Eagle 360

La banda de rodadura del neumático imita la forma de un coral, y la distribución y forma de sus bloques y surcos multidireccionales contribuyen a asegurar una buena superficie de contacto. Por su parte, el fondo de los surcos cuenta con los mismos elementos que una esponja natural, que se vuelve rígida cuando está seca y se ablanda al mojarse, para ofrecer unas buenas prestaciones de conducción en cualquier condición, así como una mayor resistencia al aquaplaning.

Para conectarse con la carrocería del automóvil, el Goodyear Eagle-360 emplea levitación magnética. El neumático se une al coche mediante campos magnéticos, de forma similar al funcionamiento de los trenes de levitación magnética, lo que aumenta la comodidad de los pasajeros y reduce el ruido.

Transrapid 1979

Goodyear ha tenido en cuenta también la conectividad, a la hora de optimizar la conducción de los vehículos autónomos, de manera que esta se materializa en tres características:

  1. Los sensores que se encuentran en el interior del prototipo Eagle-360 rastrean las condiciones de la carretera y comunican esta información al coche y a otros vehículos, para mejorar la seguridad.
  2. Los sensores registran y regulan el desgaste del neumático para incrementar el kilometraje.
  3. Como la banda de rodadura se produce con una impresora 3D, es posible personalizar el neumático en función del lugar de residencia del conductor.

Sin duda, estamos ante un diseño revolucionario. ¿Quién sabe si en unos años no será un estándar?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos