Síguenos

Porsche 959 Rey de Espana

La semana pasada la ración de Dolorpasión™ la protagonizó un Porsche 959, uno de los mejores (por no decir el mejor) Porsche de la historia. Aquel superdeportivo nacido para homologar las versiones de carreras que competían en rallyes llegó incluso a vender el París – Dakar de 1986 tras recorrer 13.000 km.

En España el superdeportivo Porsche 959 tuvo un cliente muy especial. Se trataba de S.M el Rey Don Juan Carlos, que se hizo con una unidad al poco tiempo de ser presentado. Todos hemos escuchado hablar de la gran afición del monarca por el mundo del motor. En su garaje descansan joyas únicas del mundo de las dos y las cuatro ruedas.

El Porsche 959 de S.M el Rey Don Juan Carlos protagonizó una noticia en el año 1990 que bien podría formar parte de la sección Dolorpasión™. Por desgracia nosotros ni existíamos como medio de comunicación, pero tirando de la hemeroteca del diário ABC podemos conocer algunos detalles de aquella curiosa historia…

Porsche 959 No he encontrado fotos del Rey con el Porsche 959. Solo esta del otro rey, Walter Rohrl

¿Habéis leído la noticia con detenimiento? Merece la pena hacerlo. Aunque la fecha de publicación es el día 28 de diciembre, la noticia no se trata de una inocentada. El Rey Don Juan Carlos prefirió desplazarse desde Madrid hasta Baqueira conduciendo su propio Porsche 959, igual que haríamos cualquiera de nosotros.

Afortunadamente el accidente no tuvo consecuencias importantes ni para él, ni para la Infanta Cristina ni para el coche, que pudo continuar la marcha tras el impacto. He escuchado muchas historias sobre el Rey y su afición por los coches.

Hace poco leyendo el libro que recoge la historia del Circuito del Jarama, conocí varias historias de cuando el Rey todavía siendo muy joven iba al trazado madrileño para disfrutar al volante. He escuchado varias historias de moteros que, rodando por la Sierra de Madrid se han encontrado con él y con su escolta como si se tratase de un grupo de moteros cualquiera de los muchos que ruedan por allí cuando el tiempo lo permite.

Hoy en día su aspecto sigue siendo impresionante

Se dice que muchas noches, el Rey cogía sus coches y salía a disfrutar de ellos por las carreteras del Monte de El Pardo. Cuando paso por allí probando coches (es una de mis campos de pruebas habituales), me lo imagino estirando marchas en su Porsche 959 en plena noche cerrada, volviendo locos a los escoltas que, como es lógico, no consiguen seguirle el ritmo.

Él como nosotros es otro apasionado de los coches, aunque su afición podemos considerarla más real que la nuestra.

En Motorpasión | El Audi RS6 de Su Majestad Don Juan Carlos I de Borbón

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios