Compartir
Publicidad
No, Renault no va a dejar de fabricar diésel en 2020, pero sí cree que es el principio del fin para el diésel
Industria

No, Renault no va a dejar de fabricar diésel en 2020, pero sí cree que es el principio del fin para el diésel

Publicidad
Publicidad

Las normas sobre emisiones de los vehículos cada vez más duras y el declive de las ventas de motorizaciones diésel en Europa hacen que el grupo Renault se cuestione el futuro de los motores diésel.

¿Es el fin de los diésel? Un año después del escándalo de Volkswagen, este tipo de motores parecen tener los días contados. Y no es algo que nos preguntemos nosotros, las marcas también se lo están planteado seriamente. En el caso de Renault, al menos, admiten que el diésel podría desaparecer a medio plazo.

La agencia Reuters recogía las palabras de Thierry Bolloré, director delegado de la competitividad en el grupo galo, que predicen el fin del diésel: "Las normas cada vez más duras y los métodos de homologación son tales que los costes de esta tecnología harán que el diésel salga del mercado".

A pesar del titular tendencioso de Reuters, Bolloré se ha limitado a decir que los costes de desarrollo irán en aumento debido a la presión de los poderes públicos -"las normas cada vez más duras y los métodos de homologación" (lo cual deja abierta la pregunta sobre lo nocivo y barato que podría ser un diésel si no fueran por esas normas)-. Renault, lógicamente, repercutiría el coste del desarrollo en el precio final del coche, con la consecuencia caída en ventas de estos motores y su "salida del mercado".

Renault no va a dejar de fabricar diésel en cuatro años

Dejémoslo claro, Renault no va a dejar de fabricar ni de vender coches diésel en 2020. Primero porque este tipo de motores representan actualmente el 60 % de las ventas del fabricante francés y ningún empresario -y menos Carlos Ghosn- va a dejar de vender un producto que le funciona de un día para otro. Y en la industria del automóvil, cuatro años es mañana.

Renault Twingo

Las declaraciones de Bolloré se entienden en el contexto político francés y europeo, donde las autoridades locales apuntan al diésel como el principal causante de la contaminación en la ciudades. El pasado otoño, el primer ministro francés, Manuel Valls, explicó en rueda de prensa que "favorecer el diésel durante años ha sido un error". La ciudad de París, por su parte, quiere pura y llanamente erradicar los diésel de su municipio.

La apuesta a medio y largo plazo es el coche eléctrico

Es más, en el caso de Renault no abogan por el fin del diésel, sino directamente del motor térmico. Y es la postura oficial de la marca, por la sencilla razón que algún día el petróleo se acabará. La Alianza Renault Nissan invierte 4.000 millones de euros en desarrollar vehículos eléctricos. Entre ellos, un Nissan Leaf con 400 km de autonomía (norma NEDC) y un nuevo Renault ZOE con con también 400 km de autonomía.

Renault Zoe

Volkswagen, que ya tenía previsto la electrificación progresiva de sus modelos, acelera este proceso tras el Dieselgate. Para lavar su imagen, especialmente en Estados Unidos, el grupo lanzará de aquí a 2025 30 modelos eléctricos o híbridos enchufables. Y no es el único grupo alemán que se ha lanzado en la electrificación de sus modelos. BMW, por ejemplo, además de los i3 e i8, cuenta con una gama híbrida, la iPerformance, recién estrenada.

En Motorpasión | Vivir en las afueras, tener un coche eléctrico y estar feliz de la vida

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos