Síguenos

Chevrolet Volt

Según se acerca la comercialización del Chevrolet Volt y el Opel Ampera se van conociendo más detalles técnicos que pueden interesar mucho a los consumidores. ¿Qué pasa con aquellos dueños que se muevan casi siempre con electricidad y que hayan puesto los cuernos a las gasolineras de forma radical?

Recordemos que cuentan con una autonomía eléctrica de unos 64 km, los que no la agoten, en principio no necesitan gasolina para nada, no para obtener las máximas prestaciones del coche. La gasolina que queda dentro del depósito supone un pequeño problema, sobre todo si no se consume.

La gasolina tiende a evaporarse a temperatura ambiente, y se va degradando por la condensación de agua y por la oxigenación. Para evitar que el combustible vaya perdiendo sus propiedades, en vez de tener un depósito de plástico ligero, tiene uno reforzado de acero, que protege de la corrosión el preciado caldo.

Además, el depósito de 35 litros se sella automáticamente, impidiendo que la gasolina evaporada escape. Cuando se quiere repostar, hay que esperar a que un sistema de válvulas libere la presión del depósito. De todas formas, sigue habiendo otro problema, el mantenimiento del motor de combustión interna.

Si a las seis semanas de uso no se ha gastado una gota de gasolina, se nos informará que el motor va a pasar a modo de mantenimiento. Esta decisión puede retrasarse 24 horas. En este modo, el motor de gasolina quema combustible durante 10 minutos para asegurar su buen funcionamiento y que no vengan reclamaciones de garantía por averías.

Si no hacemos un recorrido de al menos 10 minutos, el mantenimiento se volverá a intentar hasta que se complete. El tablero de instrumentos informa del progreso de esta tarea con un medidor porcentual. Si en un año sigue sin haberse gastado la gasolina que quedase desde el último repostaje, el motor se la tragará toda o habrá que volver a llenar.

Opel Ampera

Según General Motors, si cada 15.000 millas (24.140 km) se bebe un depósito, sale una media de 0,15 l/100 km. No han aclarado si el modo mantenimiento ayuda a recargar las baterías, me imagino que con ese consumo no, que se tratará solo de hacer girar ese motor en vacío y a pocas revoluciones. No obstante, el propietario podrá elegir voluntariamente cuándo ir con gasolina si lo desea.

La mayoría de los usuarios del Volt o Ampera seguramente utilicen el motor de gasolina alguna vez cada seis semanas, pero habrá unos pocos usuarios que hayan cortado su dependencia con el petróleo. Más adelante, el motor permitirá usar biocombustibles, con lo cual la dependencia del petróleo bajará al 15% (E85).

GM tiene motivos para creer que habrá usuarios que apenas usen el motor de gasolina, y de esta forma se aseguran de que cuando sea necesario, el motor funcionará adecuadamente. Si no, sería el equivalente a tener un motor parado mucho tiempo, y eso no es bueno para ninguna mecánica, sobre todo a efectos de lubricación.

En Motorpasión | Así funcionan los modos de conducción del Opel Ampera, El Opel Ampera podría permitir elegir cuándo funcionar con electricidad y cuándo con gasolina

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios