Sigue a Motorpasión

ferrari-testarossa-portada.jpg

Ferrari Testarossa

Si tuviera que elegir un coche que simbolizara los deportivos de los 80, sin duda el Ferrari Testarossa sería uno de ellos. El precioso e intimidante diseño de Pininfarina, unido a la fiera de 12 cilindros que llevaba por motor, convirtieron este magnífico Ferrari en uno de los ídolos de su época.

Este modelo levantó todo tipo de pasiones y su enorme popularidad se debe a varios factores externos al modelo. Se produjo en un número muy elevado para deportivos de sus características, ha sido protagonista de muchos juegos y fue llevado a la pantalla en una magnífica serie de televisión: Corrupción en Miami (Miami Vice).

Si además de lo anterior, pensamos en su elevado precio, las carreteras de los 80, los 390 CV de potencia y la capacidad de rozar 300 km/h, no es de extrañar que el mito Testarossa haya trascendido el tiempo y su fama sigue presente en nuestros días.

El sucesor del Ferrari BB 512i

Ferrari fabricó las más de 7.100 unidades del Testarossa entre 1984 y 1992. Este modelo fue el sucesor natural dentro de la gama Ferrari de otro modelo mítico, el BB 512i, cuya producción abarcó el periodo 1981 – 1984. El Ferrari Testarossa se presentó oficialmente en el Salón de París de 1984.

testarossa-negro-posterior.jpg

La carrocería, diseñada por Pininfarina, rompió con los moldes estéticos de la época. La canalización del aire hacia la toma lateral arrancaba en las puertas, conjugando funcionalidad y diseño. Esta característica, así como la enorme parte posterior, eran los distintivos del modelo.

Un motor sin precedentes

El motor también supuso una novedad para la época. El bóxer de 12 cilindros evolucionado de su predecesor, fue el motor más potente que se había montado en un vehículo de producción jamás, en el momento de su lanzamiento.

Un inciso, todas las características que voy a nombrar del Ferrari Testarossa, son conforme a las especificaciones del fabricante en el momento de la presentación. Como muchos de vosotros ya sabéis, hubo evoluciones posteriores enfocadas al mundo de la competición.

Ve el video en el sitio original.

Volviendo al motor, va colocado en posición longitudinal trasera, cilindrada 4.943,04 cc, diámetro por carrera 82 × 78 mm, índice de compresión 9,3:1 (modificado respecto del motor del BB 512i), 390 CV a 6.300 rpm. Monta una culata con doble árbol de levas en cabeza por bloque, cuatro válvulas por cilindro.

La alimentación es de tipo inyección mecánica Bosch K-Jetronic, encendido electrónico Marelli Microplex, con una única bujía por cilindro. La lubricación es por cárter seco y el embrague, de dos platos. Ofrezco todos estos datos para que tengáis conciencia de la innovación tecnológica que supuso este coche, prácticamente un Fórmula 1 cubierto, con matrícula. Comparad con modelos de su tiempo.

Diseño de la carrocería

Uno de los problemas de su predecesor, el Ferrari BB 512i, es que el interior era literalmente un horno. El radiador estaba montado en la parte delantera, pasando las canalizaciones del agua por debajo del habitáculo y no disponía de aire acondicionado.

Pininfarina solucionó el problema en el Testarossa colocando dos radiadores más pequeños en la parte posterior. Con esa disposición había que canalizar el aire hasta los radiadores. Debido a que en algunos países las tomas laterales debían ir protegidas por rejillas, para eludir este problema diseñó las branquias laterales que a la postre han sido la seña de identidad del Ferrari Testarossa.

ferrari-testarossa-canalizacion.jpg

Otro aspecto a considerar era la sustentación aerodinámica. Pinifarina recurrió a dos soluciones de gran eficacia. Por un lado, el cristal delantero, muy inclinado hacia atrás, hacía las funciones de alerón central.

Por otro, se redujo la distancia al suelo y el fondo del Testarossa, completamente plano, ejercía el conocido “efecto suelo”. De todos modos, en el vídeo siguiente puedes ver la tendencia del Testarossa a “ponerse de manos” cuando se pisa el acelerador.

Ve el video en el sitio original.

Y es que la aceleración de este pequeño monstruo es brutal, de 0 a 100 km/h, 5,8 s, los 400 m con salida parada los recorre en 13,6 s y el kilómetro en las mismas condiciones, en 24,1 s, con un peso en orden de marcha de 1.600 kg aproximadamente. El peso oficial en seco es de 1.506 kg.

Joya exclusiva

Respecto del precio, ha variado dependiendo de los países y los años. Tengo referencias de precios en EEUU de 1984, en cantidades que oscilan entre los 50.000 y los 71.000 dólares, siendo más creíble la segunda, ya que el precio oficial de salida en Londres fue de unos 83.350 dólares. Más de lo que costaba una casa de clase media en un buen barrio de Madrid.

Imágenes | Motoyen, carpictures.com, Oneras
Vídeo | YouTube (1,2)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios