Compartir
Publicidad

El Autopilot de Tesla ya no necesitará la confirmación del conductor para cambiar de carril

El Autopilot de Tesla ya no necesitará la confirmación del conductor para cambiar de carril
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tesla acaba de lanzar una actualización de la función Navigate de su Autopilot: desde el pasado miércoles 3 de abril, los modelos de la marca podrán utilizar este sistema de conducción semiautónoma sin necesitar la confirmación de cambio de carril por parte del conductor.

Hay que señalar, sin embargo, que la actualización se ha hecho efectiva en EE.UU, pero no así en el resto de mercados, lo que incluye el europeo, ya que la marca está a la espera de que el sistema reciba luz verde a nivel de regulaciones.

La función de navegación fue incluida en el sistema Autopilot el año pasado. Y hasta la fecha, cada vez que el sistema detectaba que se podía realizar el cambio de carril de forma segura, requería que el conductor ratificara la acción activando el intermitente.

Tesla Autopilot

Por el momento, esta función no podía desactivarse, algo que acaba de cambiar con la llegada de esta última actualización. Según Tesla, su tecnología estaba preparada para no requerir la confirmación de los usuarios, pero la marca ha preferido seguir recabando datos a fin de perfeccionarla.

Tal y como afirma la firma californiana, desde la llegada del Navigate los dueños de modelos Tesla han recorrido un total de 106,2 millones de kilómetros haciendo uso de esta función en los que el Autopilot ha sugerido y efectuado con éxito el cambio de carril en más de 800.000 ocasiones.

No lo convierte en un coche autónomo

El Autopilot de Tesla ya no necesitará la confirmación del conductor para cambiar de carril

De esta manera, a partir de ahora, el menú de configuración del Autopilot ofrecerá tres nuevas opciones: habilitar Navigate al inicio de cada trayecto, requerir la confirmación de cambio de carril y notificar el cambio de carril mediante una señal acústica y visual o, en caso de los modelos fabricados desde agosto de 2017, también con una ligera vibración del volante.

Así, esta actualización permitirá activar el Navigate por defecto, o no, así como accionar o desactivar tanto la confirmación de cambio de carril como las notificaciones. Tesla explica que, en estos dos últimos casos, ambas funciones están activadas de forma predeterminada, por lo que los conductores, si así lo desean, deberán desactivarlas a través del nuevo menú de configuración.

Por otro parte, Tesla advierte que esta nueva funcionalidad, pese a realizar cambios de carril de manera automática sin aprobación previa, no convierte a los coches de la marca en modelos autónomos: en ningún caso, el Autopilot realizará el cambio de carril si detecta que el conductor no lleva las manos sobre el volante.

Asignaturas pendientes del Autopilot de Tesla

El Autopilot de Tesla ya no necesitará la confirmación del conductor para cambiar de carril

Si bien Tesla asegura que el feedback por parte de los clientes en lo que toca a las funciones del Autopilot han sido satisfactorias, el fabricante afirma que seguirá recabando datos a fin de seguir mejorando su sistema de conducción semiautónoma.

Y es que es cierto que esta tecnología aún cuenta con algunas 'asignaturas pendientes'. En este vídeo las explica Saúl López (vicepresidente del Club Tesla España), con quien hemos hablado.

López analiza la última versión del Autopilot, antes de la llegada de esta última actualización, señalando varios defectos. Uno de ellos tiene que ver precisamente con el cambio de carril, ya que el vehículo no lo efectúa si hay mucho tráfico, incluso cuando la maniobra es completamente segura.

Esto ocurre en el caso de la variante europea que, por legislación, es diferente a la de EE.UU. Por el contrario, la americana sí que permite configurar niveles de ‘atrevimiento’ del Autopilot para el cambio de carril. “Tesla está trabajando con los reguladores europeos para desplegar aquí esa misma versión cuanto antes”, nos comenta Saúl López.

Por otro lado, se suma el hecho de que monitoriza continuamente si el conductor sujeta o no el volante: si pasados 15 segundos, la presión es muy leve, salta una alarma que nos recuerda que debemos coger el volante; y si es demasiado fuerte, entiende que estás conduciendo y desconecta el sistema de control de dirección (aunque mantiene el control de crucero).

Hay quien afirma que incluso puede engañar al sistema, aunque el último vídeo que lo demostraba tiene ciertas lagunas...

Además, según López, algunas veces el Autopilot de Tesla detecta obstáculos que no existen, por ejemplo al entrar en un túnel, por lo que el sistema frena sin tener que hacerlo comprometiendo en ocasiones la seguridad.

Y, por último, si a su paso encuentra un vehículo que circula lentamente por un carril situado a la izquierda, no lo rebasa, independientemente de que el otro no circule a una velocidad adecuada a dicho carril (aunque solucionar esto genera un problema, ya que ha sido ajustado así por la normativa vial europea).

Actualización:
Este artículo ha sido editado con posterioridad a su publicación, tras contactar directamente con Saúl López, vicepresidente del Club Tesla España, el cual nos ha hecho unas aclaraciones que considerábamos debíamos incluir.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio