Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Despierta! La somnolencia es igual de peligrosa que el alcohol al volante

¡Despierta! La somnolencia es igual de peligrosa que el alcohol al volante
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Está muy bien eso de "si bebes con conduzcas", pero ¿alguna vez te han recomendado que si tienes sueño, no te pongas al volante? Lo cierto es que quedarse dormido mientras se conduce puede resultar mortal, pero pocas personas se declararían culpables, amén de la dificultad de reconocer y perseguir los síntomas de la somnolencia a no ser que sean evidentes.

Un estudio de la Asociación de Seguridad en Carreteras estadounidense (GHSA), que representa las oficinas de seguridad vial del Estado, ha puesto de relieve la peligrosidad de conducir con sueño. 18 horas sin dormir equivaldría al 0,05 % de alcohol en sangre. En Estados Unidos, el límite legal es del 0,08 %: 21 horas sin dormir.

Abre los ojos

Sheep 1822137 960 720

Según el estudio, el 50 % de los accidentes se producen por conductores somnolientos de 25 años para abajo. Esto significa que un buen pellizco de la población estadounidense no duerme las horas necesarias (entre siete y ocho) para mantener un nivel de atención adecuado al volante.

Y hay más: un total de 328.000 accidentes se producen por esta razón, de los cuales 6.400 resultan fatales. Estos accidentes suelen tener unas características concretas: ocurren a altas horas de la noche, con un solo vehículo que pierde el control en una autopista, y cuyo conductor viaja solo. No suele haber evidencias de frenado y acaban con serias heridas e incluso la muerte.

Ghsa Fuente: GHSA.

Los cada vez más acelerados ritmos de vida no parece que puedan mitigar esta lacra. Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades descubrió que más de un tercio de los adultos en Estados Unidos no tienen las siete horas de sueño necesarias por día para una "salud óptima".

Solo Arkansas y Nueva Jersey han promulgado leyes al respecto, pero es difícil implantar una normativa a cabo: cuando un conductor fatigado es detenido por la policía, la adrenalina generalmente se activa y no parece tener sueño.

Una de las autoras del estudio, Pam Fischer, afirma que "es difícil enjuiciar, difícil de defender y difícil de aplicar a menos que el conductor lo admita". El hecho de no tener un medidor de sueño al estilo del alcoholímetro hace que sea muy difícil localizar la fatiga, a menos que se identifique en el momento de comenzar a dar bandazos.

En España, el artículo 18 del Reglamento General de Circulación especifica:

  1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos (artículo 11.2 del texto articulado).

Las infracciones a este precepto tendrán la consideración de graves conforme se prevé en el artículo 65.4.f) y g) del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Recordemos que entre las infracciones más graves se encuentra la conducción temeraria y aumentar en más del 50 % los tiempos de conducción o minorar en más del 50 % los tiempos de descanso establecidos en la legislación sobre transporte terrestre (Artículo 120). Las infracciones a lo dispuesto en este precepto se califican de muy graves.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos