Publicidad

Un motor V-8 que está para chuparse los dedos

Un motor V-8 que está para chuparse los dedos
17 comentarios

Si os creíais apasionados del motor, lo de Sarah Karger ya es para nota. Se casa, y como pastel de boda encarga una reproducción del motor GM V-8 LS1 igualito al que monta su Mustang, un 6 litros de hierro fundido de fundición reconstruido desde cero por la pareja al que también le incorporaron un turbocompresor Borg Warner S400 T6.

Sí, eso que veis ahí es un pastel de boda, y aunque por la pinta uno podría tener ciertos reparos a hincarle el diente, seguro que estaba como para celebrarlo. Seguramente este V-8 no emitiría más sonido celestial que los halagos que profirieran los invitados al banquete nupcial, pero por falta de detalles no sería. Yo me quedo con los cables de las bujías, que tienen pinta de golosina de fresa. El bloque, la culata, el cárter y todo lo demás, para vosotros.

La autora de esta obra de arte es una pastelera aficionada a crear dulces espectaculares, pero creo que ninguno iguala a esta maravilla de la reproducción de motores con base de harina, agua, huevos y azúcar. Un 10 para la novia por pensar con esta pasión por el motor, otro 10 para el novio por tener una mujer como esta a su lado, y otro 10 para la artista por motivos más que evidentes.

Vía | Jalopnik

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios