Ubervandalismo, la respuesta indeseada

Ubervandalismo, la respuesta indeseada
41 comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando los conflictos que genera la llegada de un servicio como Uber a las ciudades de nuestro país derivan en actos de vandalismo como los registrados en Barcelona, con la quema de varios vehículos tras una manifestación del sector del taxi, es cuando vemos hasta dónde pueden llegar los problemas cuando no se encauzan de la manera adecuada y cuanto antes. Entre la excesiva regularización y la ausencia de esta tiene que existir un punto medio en el que todos: usuarios, profesionales del sector y también nuevos profesionales del transporte, encuentren su espacio.

A la manifestación acudieron, coordinados por la agrupación Élite, unos 300 taxistas de las más de 12.000 licencias que operan en Barcelona. Y después de la manifestación llegó la respuesta indeseada. Esto nos puede ayudar a contextualizar un poco el problema y evitar de esta manera caer en la tentación de generalizar al hablar de unos actos que no deberían volver a producirse.

Que el sector del taxi se sienta históricamente agraviado no puede constituir una excusa para que el espíritu de la turba se abra paso. Ahora, urgen soluciones por parte de quienes están viendo cómo esta bola de nieve se hace más y más grande. Empezando por la Unión Europea, que fiel a su característico gusto por la inacción ya se apresuró a quitarse el problema de encima de un plumazo, pasando por los gobiernos de cada país y llegando a las autoridades locales.

Deben ser soluciones razonadas que permitan el encaje de quienes proponen una alternativa al transporte de viajeros tradicional, sin que esa alternativa suponga un mayor problema ni para el sector ni para el usuario. Para el sector, debería ser un competidor leal. Y para el usuario, un servicio con plenas garantías en cuanto a operativa y también en cuanto al seguro obligatorio de viajeros.

Todo eso difícilmente se conseguirá por la vía de la violencia.

Vía | El Mundo
En Motorpasión | Uber va contra todos: gobiernos, taxistas... y competidores

Temas
Comentarios cerrados
Inicio