Compartir
Publicidad
Publicidad
Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015: mil y una historias de carreras
Otras competiciones

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015: mil y una historias de carreras

Publicidad
Publicidad

Es viernes y acabamos de llegar al circuito de La Sarthe en Le Mans, Francia, para disfrutar de un fin de semana de carreras muy especial: las 24 Horas de Le Mans. Hemos sido invitados por Nissan para descubrir su apuesta en la máxima categoría y vamos a tener la posibilidad de pasar muchas horas con Marc Gené, el anfitrión estrella de la casa, quien nos va a contar mil y una historias sobre las carreras y en especial sobre ésta que nos ocupa.

Como sabéis, Marc ha trabajado para diferentes marcas durante los últimos años, como Peugeot o Audi, pero sigue teniendo obligaciones con Ferrari, ya que está volcado en los programas para clientes de la firma de Maranello. No obstante, este año ha querido comprometerse con el equipo Nissan NISMO, a los que ha echado una mano de cara a Le Mans, carrera que él mismo ha ganado y en la que tiene mucha experiencia como piloto.

En principio se habló de que Gené iba a ser piloto oficial de Nissan NISMO en LMP1, pero después supimos que finalmente no tendría asiento en el equipo, ya que su papel iba a ser otro, el de ayudar al equipo con su experiencia y, sobre todo, a los jóvenes pilotos NISMO, muchos de ellos experimentados (como Krumm o Ordóñez) y otros no tanto.

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015

Durante una amena charla antes de la carrera, junto a compañeros de la prensa española, Marc nos cuenta que "Lucas es un caso único en el mundo de los pilotos. Conduce monoplazas, turismos, LMP1... Se adapta a todo", comenta Gené mientras Ordóñez atiende con sonrisa cómplice. "Yo, sin embargo, necesito carga aerodinámica. Un Fórmula o un LMP1, pero no quiero conducir un GT. No me gusta", concluye el catalán.

1001 historias de Marc Gené

Después de muchos años al pie del cañón durante el fin de semana de Le Mans, Gené por fin va a poder descansar la noche de la carrera, puesto que no tiene que pilotar. Además, pasará con nosotros muchas horas a lo largo de estos tres días, así que vamos a tener ocasión de aprender mucho de él y de preguntarle cientos de curiosidades sobre las carreras.

Ganador de las 24 Horas de Le Mans en 2009 con el Peugeot 908 HDI FAP y podio en 2008 (2º) y 2013 (3º), este español es el único en haber conseguido la victoria en la categoría reina de Le Mans. Además, tiene una gran experiencia gracias a sus siete participaciones, todas ellas en LMP1, con Peugeot y Audi. Sólo en el primer año y en 2010 su coche hubo de retirarse antes de finalizar la carrera.

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015

Comenzamos a hablar sobre la carrera en sí y Marc nos cuenta que una de las cosas que más tensión genera para quien conduce un coche puntero es la cantidad de tráfico pero, sobre todo, el hecho de que algunos pilotos de GT sean pilotos amateur (hay categorías Pro y Amateur). "Nunca cambio mi trayectoria hasta que no veo el coche al que adelanto por el retrovisor, porque a veces no estás seguro de que te hayan visto", afirma Marc. "A veces se ven tan superados que no miran los retrovisores, y el problema es que normalmente tú no sabes quién está llevando el coche (en algunos equipos hay mezclas Pro y Am) así que nunca estás seguro de a qué te enfrentas".

El llevar un coche "lento" de GT (uno de los Ferrari 458, Porsche 911 o Aston Martin) y que cada vuelta te arranquen las pegatinas un montón de prototipos, es algo que genera un gran estrés al piloto, y más aún al que no es profesional. Como piloto, "siempre quieres no molestar, y apartarte, pero es que tú también estás en una carrera y acabas perdiendo segundos por estar todo el rato pendiente de los demás", continúa.

"Los pilotos más profesionales siempre intentan que sepas de alguna forma que te han visto. Algunos incluso rozan el freno a modo de señal, para que les adelantes con total tranquilidad", nos cuenta Marc. Mientras, nosotros pensamos lo que debe ser conducir durante la noche, con luces echándose encima de tu coche a velocidades de vértigo. Y es que la diferencia entre los LMP1 y el resto, son impresionantes. Se meriendan a los demás en aceleración pura y dura con una facilidad pasmosa.

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015

Y hablando de la noche, Marc nos cuenta que los stints más bonitos son precisamente los de transición entre el día y la noche, y viceversa, que con mucha frecuencia le han tocado a él. Una luz mágica hace de estos momentos algo muy especial, aunque nos confiesa que a veces el sol molesta tanto cuando está a la altura del horizonte, que se ha visto obligado a soltar una mano del volante para usarla de parasol, a lo Ari Vatanen.

"Durante la noche, en la recta de Hunaudieres, estás tú sólo con tu coche. Es algo muy especial", comenta Gené, quien nos habla de algo muy curioso: los olores de las carreras. Y no nos referimos a olor a goma y frenos. "Por la noche, sobre las 9 ó 10, desde el coche puedes oler las barbacoas de los aficionados y, por la mañana, te llega el olor del café que se preparan los comisarios".

Por muy bonito que pueda ser el momento, la noche es especialmente dura para los pilotos, sobre todo cuando a la oscuridad se suman otros factores como la niebla o la lluvia, que aceleran el agotamiento mental del piloto y provocan hasta mareos. "En alguna ocasión he pensado que había caído la niebla en algunas zonas del circuito, pero era el humo de las barbacoas", dice el piloto.

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015: mil y una historias de carreras

¿Hay comunicación constante entre piloto e ingeniero?, le preguntamos. "Eso depende de cada piloto. Yo soy de los que no hablan salvo que sea necesario, puesto que voy centrado. En alguna ocasión he salido en mi stint y tras varias vueltas el ingeniero me ha preguntado si estaba bien, porque no había dicho nada en un buen rato". Y ya que nombramos al ingeniero, hay que saber que estos buenos hombres se pasan las 24 horas completas en vela, puesto que son responsables de su coche y trabajan con los tres pilotos, sin pausa.

En un momento dado del fin de semana, hablando con Marc sobre su papel en Ferrari, nos asegura que le gusta mucho lo que hace, que es trabajar con clientes de la marca, de los que poseen Fórmula 1 (de los buenos, V10 y V12) y coches muy especiales como el Ferrari FXX o el nuevo FXX K, sobre el que Marc es rotundo: "en aceleración las sensaciones son como en un Fórmula 1 o un LMP1. Es brutal".

Lo que mantiene vivo (de espíritu) a este piloto catalán, es el poder trabajar con rapidísimos coches de carreras cuando tiene oportunidad. No piensa en retirarse, porque cree que aún le quedan unos años en los que podría dar mucha guerra en el mundo de la resistencia, pero asegura que no necesita la competición como tal. Él es feliz con poder pilotar coches punteros de vez en cuando y disfruta mucho de su trabajo.

Disfrutamos junto a Marc Gené de las 24 Horas de Le Mans 2015: mil y una historias de carreras

Antes de despedirnos de él, tras su compañía durante prácticamente todo el fin de semana, no puedo resistirme a preguntarle sobre su circuito favorito. "Le Mans es uno de los mejores, pero Spa también es increíble. Y me gusta Suzuka...". Ojalá todos los pilotos fueran tan cercanos, amables y abiertos como Marc. Un placer, señor Gené.

En Motorpasión | Nissan NISMO y sus 24 Horas de Le Mans 2015: las vivimos para contarte por qué acabar la prueba ya es un éxito

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos